Inici / Política / Catalunya / 12-O “El separatismo es el ébola de la política”
Fotografia d' Ester Roig
Fotografia d' Ester Roig

12-O “El separatismo es el ébola de la política”

 

Una crónica de Iris Rodríguez y fotoreportaje de Ester Roig

El 12 de octubre amaneció soleado en Barcelona. Es domingo y millones de españoles se lamentan de que este año el Pilar no cuadre en puente.

Mientras la capital del estado vuelve a engalanarse para celebrar la Fiesta Nacional, en la que los nuevos reyes presiden la marcha que ha costado al pueblo más de 800 mil euros, Barcelona se convierte en escenario de la mayor polarización de ideologías posible.

Alrededor de 300 personas pertenecientes a diferentes colectivos de extrema derecha se dieron cita en Plaça Espanya un año más. Con autobuses provenientes de diferentes puntos del estado consiguieron reunirse allí militantes de Democracia Nacional, Alianza Nacional, Nudo Patriótico Español, la División Europa y la Falange.

Fotografia d'Ester Roig

Fotografia d’Ester Roig

Mientras tanto en el barrio de Sants alrededor de medio millar de personas pertenecientes a colectivos antifascistas se reúnen para plantar cara a la extrema derecha. El dispositivo policial tuvo buena cuenta de ambas concentraciones no se cruzasen.  Cualquier persona con estética “antisistema”- entendiendo por ésta camiseta con eslogan político y pendientes- no podía cruzar las Torres hacia Montjuic.  En la marcha por el barrio se unieron los asistentes al cercavila de la Unitat contra el Feixisme i el Racisme con la Plataforma Antifeixista de Barcelona. 

Al mismo tiempo en Plaça Catalunya se reunían bajo la organización de Societat Civil Catalana, los militantes del PP, votantes y seguidores de Ciutadans y UPyD. La fiesta pacífica del unionismo.

Volvemos a Montjuïc. Los manifestantes no responden a una masa homogénea, predomina el género masculino, con variedad en la edad: desde jóvenes con indumentaria neonazi pasando por ancianos ex legionarios, dejando en medio a hombres de mediana edad, padres de familia.  Pero también hay mujeres, familiares de los encausados por el caso stroika y madres con sus hijos adolescentes.  Todos tienen algo en común, odio infernal al separatismo, miedo pavoroso a que el terrorismo separatista que busca la libertad de los pueblos acabe con la unidad de su patria española.  

Los asistentes  a la marcha fascista se pasearon desde las Torres de Montjuic hasta la plaza San Jordi – donde estaba previsto el acto organizado por España en Marcha y Democracia Nacional-. En el camino diversos cánticos se solapaban: España una y no cincuenta y una era el más aclamado, aunque los cánticos contra los dirigentes catalanes también tenían éxito “Pujol cabrón España es tu nación”. Entre las banderas e insignias que portaban se encontraba toda la simbología franquista y preconstitucional posible, aunque sin duda la rojigualda con el aguilucho era la más aclamada.

Fotografía Celia Castellano

Fotografía Celia Castellano

Fotografia d'Ester Roig

Fotografia d’Ester Roig

Fotografia d'Ester Roig

Fotografia d’Ester Roig

Una vez en la plaza Sant Jordi los militantes de extrema derecha colocados en formación quemaron una estelada y una estreleira (bandera independentista gallega) ante una multitud de periodistas. Un autobús lleno de turistas contempla atónito el espectáculo.

Entre la euforia unionista y los gritos de Viva España los asistentes se colocaban frente al escenario. En él se sitúan representantes de todas formaciones de extrema derecha- todo hombres excepto Anna castillo, perteneciente a Democracia Nacional de Cardedeu-  para comenzar el acto.  Pero antes, deben guardar el minuto de silencio por todos los muertos en honor a la patria. Se les olvidó recordar a todos los muertos a manos de ella.

IMG_1313

Fotografia d’Ester Roig

IMG_1300

Fotografia d’Ester Roig

IMG_12251

Fotografia d’Ester Roig

Pedro Pablo Peña, de Alianza Nacional,  se gana el aplauso de toda la masa con estas palabras “Hoy día de la hispanidad los descendientes de aquellos hombres que armados de una espada y una cruz deslumbraron al mundo con sus logros, tenemos que algo que decir a todos esas fuerzas oscuras que pretenden extinguirnos”. Y acaba su intervención dirigiéndose a todos esos descendientes de la España gloriosa, los cuales, dice, “han recuperado el orgullo por su pasado, viven con determinación su presente y lucharán por su futuro“.

El sol pesa en Montjuïc, las insignias preconstitucionales hondean con esplendor.  Manuel Canduela, líder de Democracia Nacional, hizo estallar el fulgor nacionalcatólico de los asistentes, haciendo gala de una verborrea demagógica espectacular, apeló a la unidad nacional, al valor y a la fe de los hombres españoles de bien. Cargado de xenofobia, también expuso su odio al separatismo e invitó a los asistentes a que fuesen águilas, que no traicionasen a España, y desafiasen el librucho creado en la rendición del 78.

El separatismo fue el tema más recurrido en los discursos, un abogado de extrema derecha exclamaba que el separatismo era el ébola de la política, seguido de un argumento puramente unionista. Algún asistente les incita a tomar las armas. Canduela acabó la intervención con un aviso de que Democracia Nacional ya cuenta con el dispositivo necesario para hacer frente al 9-N e invitó al resto de formaciones a hacer lo mismo.

El futuro es nuestro y lo escribiremos nosotros. Acabaremos con vuestras mentiras y manipulación, puntualiza el representante de Nudo Patriótico Español mientras alzaba el brazo y se despedía con un Arriba España.

Fotografia d' Ester Roig

Fotografia d’ Ester Roig

IMG_1345

Fotografia d’Ester Roig

Fotografia d'Ester Roig

Fotografia d’Ester Roig

Fotografia d'Ester Roig

Fotografia d’Ester Roig

 

Todos los manifestantes se enfilaron a besar la bandera al acabar el acto. Son las dos de la tarde y el sol aprieta fuerte en la capital catalana. Un 12 de octubre más, cada cual celebra la hispanidad que le interesa. Los que hablan de manipulación de la historia, son los mismos que dejaron a miles de personas en cunetas, de los cuales ningún gobierno se ha hecho todavía cargo.  Dejan entrever la cara más oscura y temible del nacionalismo español, el sentimiento irracional de pertenencia a una patria, colonialista, racista y antidemocrática y siguen queriendo imponer que somos un solo pueblo con una sola historia, la historia que ellos han querido hacernos creer.

Iris Rodríguez
Galega emigrada. Estudio periodismo en la UAB y Ciencias Políticas en la UNED. Intento escribir sobre cultura política, movimientos sociales y especialmente sobre feminismos.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*