Home / Fotoperiodisme / Plaza España Cara al Sol

Plaza España Cara al Sol

Crónica y fotoreportaje de la manifestación fascista del 12-O

 Son las 11 de la mañana y el sol comienza a apretar en la manera en la que puede hacerlo un día de principios de otoño. Es 12 de octubre. Según el calendario, tal día como hoy ha de celebrarse la Fiesta nacional de España. Cuál es mi sorpresa al descubrir que en la mayoría de los medios de comunicación el término usado para designar este acontecimiento es ni más ni menos que Día de la Hispanidad –denominación franquista derogada con la ley de 1987-. Ya saben, cosas de la modélica Transición.

1393125_10201620778314708_983431211_n

Nada especial acontece, nada que no haya ocurrido otros años. Quizá la noticia del día reside en que no será el rey don Juan Carlos quien presida el desfile militar, sino que don Felipe será el encargado de estar al frente de ese acto que costará a los españoles 823.000 euros.

Las manifestaciones y concentraciones son el caldo de cultivo para un día como hoy. Concretamente en Barcelona tendrán lugar diez de ellas, que discurrirán desde las 8 de la mañana hasta las 12 del mediodía. Plaça Catalunya será la protagonista del acto unionista organizado por PP, Ciutadans y UPyD, y Plaça Universitat y Urquinaona recibirán la respuesta antifascista.

Son las 11 de la mañana y el sol comienza apretar en la manera en la que puede hacerlo un día de principios de otoño, en Plaça Espanya. Al salir por la boca del metro se vislumbra a lo lejos lo que los periódicos llevaban avisando toda la semana. La manifestación fascista convocada por Democracia Nacional, Nudo Patriótico Español, Falange y Alianza Nacional está teniendo lugar tras una pancarta que reza: “12 de octubre de 1492. No nos avergonzamos de nuestro pasado”.

Alrededor de 150 personas miran al horizonte mientras jalean cánticos que bien podrían escucharse en un campo de fútbol. Portadores de banderas españolas con el águila de San Juan impresa, cruces célticas y el yugo y las flechas falangistas, comienzan a gritar “Revolución nacional” mientras la abundante prensa –casi más abundante que los congregados- saca fotografías e intenta acercarse tanto como el dispositivo de Mossos d’Esquadra les permite.

Algunos curiosos se acercan a observar el panorama y sacan su smartphone para inmortalizar aquel momento. Otros, luciendo una camiseta de la selección española, no se atreven a subir las escaleras y a unirse a sus compañeros. Quizá por verse demasiado moderados sin lucir ningún símbolo preconstitucional. Quizá por miedo a ser fotografiados por los medios de comunicación.

1377097_10201620796635166_1291126911_n

Los manifestantes, hombres en su inmensa mayoría, no son una masa homogénea en lo que a edad se refiere. Desde chavales que no llegan a los veinte años –con estética neonazi- hasta señores que probablemente hayan vivido la guerra civil, sus voces se aúnan en ataques contra lo que, ellos consideran, separatistas terroristas. También Mariano Rajoy y Artur Mas se convierten en la diana de los insultos de los fascistas.

El director de Democracia Nacional Juvenil, Pedro Chaparro, se acerca a la prensa para responder a algunas preguntas. “No somos criminales, somos gente normal, la clase media”- afirma el joven de extrema derecha implicado en las agresiones de Blanquerna. “Vosotros, los jodidos medios de comunicación, habéis conseguido que con vuestra manipulación la moral de los españoles se haya levantado y hayan salido hoy a la calle. Parte de nuestra marcha ha sido ilegalizada sin sentido. Si hay algún partido que debería estar ilegalizado, ese es Izquierda Unida, que sale a la calle con la hoz y el martillo, símbolos que han matado a mucha gente. Nosotros no”, dice Pedro Chaparro, rodeado de banderas preconstitucionales. Es interrumpido por un hombre robusto cuya camiseta reza División Europa, quien le coge por los hombros amistosamente. Ya ha hablado suficiente.

1391632_10201620788994975_244073807_n

Después de una hora de espera, los autobuses provenientes de Madrid llegan a la plaza tras los controles y registros a 50 km de la ciudad. Los manifestantes que viajaban en su interior, alrededor de 100, son recibidos con aplausos y vítores. Una vez reunidos todos en lo alto de las escaleras, los gritos y las consignas se hacen cada vez más audibles. Un joven acompañado de un carricoche se acerca y, estupefacto ante lo que está presenciando, grita: “Hijos de puta, iros a vuestro país”. Algunos parecen no haberle oído, otros entran en cólera y hacen amago de ir a por él. Nada ocurre finalmente.

La Marcha por España ya puede comenzar. Resguardados por veinte furgones de los Mossos d’Esquadra, los jóvenes y no tan jóvenes fascistas recorren el trecho que les separa de la Plaza Sant Jordi, en Montjuic. Ahí es donde se realizará el acto por la españolidad de Cataluña y ahí es donde esperan cuatro stands con todo tipo de parafernalia rojigualda. Desde libros sobre el fascismo en la actualidad hasta llaveros, banderas y pegatinas para el coche. Un anciano reparte orgulloso trípticos con simbología franquista y la letra del himno por antonomasia, el Cara al Sol.

En el acto intervienen dirigentes de las organizaciones de ultra derecha convocantes- todo hombres- y se lleva a cabo un minuto de silencio por los caídos en el nombre de la patria. Es el discurso de Manuel Canduela, dirigente de Democracia Nacional, el que se lleva el mayor reconocimiento del público, haciendo hincapié en la necesidad de frenar la inmigración, abolir las autonomías, prohibir el aborto y la eutanasia y seguir con la moral y valores cristianos.

1381943_10201620791715043_1399495738_n

Ya finalizado el acto, caminando por los alrededores de  la Plaza de Sant Jordi, uno parece tener que mirar el calendario para asegurarse de que es 12 de octubre, año 2013. Son las dos de la tarde y el sol aprieta en la manera en la que puede hacerlo un día de principios  de otoño.   Una chica de tez morena y rasgos indígenas espera el paso de peatones con sus dos hijos. Desde lejos, siguen oyéndose los gritos exaltados de los manifestantes. “Inmigración, repatriación”. Coge a los niños de la mano y les sonríe. Quizá piense en lo que puede estar celebrando su país en un día como hoy, el Día de la Resistencia Indígena. Quizá detrás de esa sonrisa amarga se esconda la rabia del genocidio cultural sufrido por su pueblo, tal día como hoy, hace más de quinientos años.

1391551_10201620787114928_1651947119_n

1385377_10201620769594490_1077243894_n

1385259_10201620803795345_915639338_n

1383914_10201620798995225_714727835_n

1383295_10201620779914748_1486360314_n

1381923_10201620782234806_2124251167_n

1380170_10201620772514563_474625893_n

1378343_10201620767914448_579060629_n

1375895_10201620801435286_95000855_n

1069197_10201620793235081_1052287080_n

524074_10201620775314633_929127405_n

 

Una crónica de  Cristina Barrial

Fotografía de Ester Roig

Todas las imágenes están protegidas con sus respectivos derechos de autor.

Asturiana en Argentina. Entre disparar y escribir elegí lo segundo: no entiendo el periodismo si no es militante. Sur y Este como puntos cardinales.

9 comments

  1. Impresionantes las fotografías.

  2. Si nada más saben hacer lo de siempre podrian invertir el tiempo en algo mas positivo, que tal cuidar enfermos, o ancianos, o dedicarse a ser positivos y aceptar que igual que pasa la vida pasan la historias, y nada resucita.

  3. Bon fotoreportatge gent! Moltes felicitats per l’inici d’aquest projecte, que esperem que encara ens doni molts i molt bons reportatges! 🙂
    Abraçada

  4. Magnífiques fotos. El millor reportatge d’aquests energumens (per anomenar-los d’alguna manera) que he vist aquests dies. Els retrata fins al moll de l’os. Enhorabona, valenta-

  5. Magnífica crònica del 12 d’Octubre i excel·lents fotografíes. Realment fa vergonya que encara hi hagi gent que faci servir una dictadura i el dolor com a bandera, felicitats per la feina tan ben feta 🙂

  6. y estos tíos están en la calle?
    Donde vamos a parar , en Alemania por algo así te meten a la cárcel y que te den por culo , vamos , este país esta cada día peor .
    Libertad de expresión si , pero no apologías a movimientos asesinos :S

  7. El pueblo tiene miedo, y necesita algo a lo que atenerse, igual que la gente cree en dios por el miedo a la muerte.

  8. No confundas fascismo con franquismo, por favor. Infórmate, “estudiante de periodismo”.

    Por cierto, existe la tolerancia, y la libertad de expresión en este país.

    Por lo de la gente que no quiere salir con la manifestación por las fotos, la culpa la tienen los periodistas; que se gastan los carretes enfocando a símbolos. Los símbolos son para los Simbéciles.

    Y por último no creáis que estoy a favor de la apología al franquismo, sólo me faltaría que me metierais en ese saco. Soy inmigrante.

    • Querida Glorià:

      ¿No fue la manifestación convocada por, entre otros, La Falange? ¿No es la Falange un partido fascista? Su creador, José Antonio Primo de Rivera, nunca negó su vinculación con el fascismo y tener a Mussolini como referente. De ahí que La Falange adoptase el yugo, las fechas, el saludo romano… símbolos obviamente fascistas.
      Gracias, de todas formas, por la crítica. El periodismo es una profesión de constante formación. Y en ello estamos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*