Inici / Societat / Lluites socials / Acampada Refugiada: “Cuando la injusticia es ley, la desobediencia se convierte en norma”
Acampada Refugiada. Foto: Maria Camila Ardila
Acampada Refugiada. Foto: Maria Camila Ardila

Acampada Refugiada: “Cuando la injusticia es ley, la desobediencia se convierte en norma”

Una crónica de Camila Ardila e Iris Rodríguez

Una decena de tiendas de campaña irrumpen en el perfecto orden urbanístico de Passeig de Gràcia. En el cruce de la calle Provença la Pedrera no es lo único que se fotografia desde la tarde del sábado 14 de mayo. Es 15M, la nostalgia activista llama a la puerta, y de abrir y cerrar puertas va hoy la cosa.

Un grupo de brigadistas catalanas que ha sido testigo de la situación de las refugiadas en Idomeni se ha plantado delante de la sede de la Comisión Europea en Barcelona porque han visto “la necesidad de responder desde nuestras ciudades y pueblos la inactividad de nuestras instituciones” y han hecho un llamado a “compartir la lucha desde las calles: el espacio común”.

Rodeados de carteles pidiendo la apertura de las fronteras y el trato digno para las personas en busca de asilo y las migradas la solidaridad de diferentes colectivos no se ha hecho esperar.

Esta mañana, como cuando se ocuparon plazas a grito de “no nos representan”, se debatía sobre la privatización de un bien público, uno vital, el agua y su papel en las guerras. Libia como segundo país con las mayores reservas de agua dulce del mundo. Las llamadas Guerras del Agua de Bolivia, como ejemplo de resistencia. Una breve introducción a lo que ya son las guerras del siglo XXI, la instauración de democracias como punta de lanza: la lucha por el control del petróleo, el gas natural y el agua como verdadero objetivo.

Cartel de la Acampada Refugiada. Foto: Maria Camila Ardila

Este campamento pretende ser “un punto de inflexión en la contundencia y la constancia de las protestas y propuestas en demanda de la protección de los Derechos Humanos”, por todos aquellos que huyen de la guerra: no piensan seguir pidiendo por sus derechos, ahora los exigen. Las activistas denuncian el papel de la comunidad internacional en conflictos como el de Siria. Pero, sobre todo, condenan el Acuerdo de la Vergüenza y su política de cuotas porque “no son números, sino vidas”.

12.30h La esquina en la que los turistas normalmente se paran para fotografiar el edificio de Gaudí con perspectiva se llena de música. Aspencat empieza el acústico.

“Vull ser l’altaveu, i desfer les cortines de fum del poder,vull ser allò que no es veu, l’alegria dels pobles que s’alcen valents.”

La Acampada Refugiada reivindica el uso del espacio colectivo como lugar para construir alternativas de transformación social. De la misma manera, se comprometen a “hacer una apuesta clara por la desobediencia como vía de liberación social porque las personas tenemos la capacidad de parar guerras y también de abrir fronteras”.

Los actos continuarán como mínimo hasta el martes, cuando el edificio institucional abra sus puertas. Esta tarde habrá charlas, a las 19h el recibimiento de la manifestación convocada por el 5º aniversario del 15M y conciertos a partir de las 20h.

—-

La Columna se suma a esta lucha. Queremos retratar la vulneración de los derechos humanos que supone el acuerdo de la UE con Turquía así como profundizar en los motivos que llevan a Europa a cerrar la puerta a los refugiados. Para ello, toda colaboración por pequeña que sea es necesaria.  Ayúdanos a hacer realidad este documental.

Maria Camila Ardila
Colombo-valenciana con base en Barcelona. Estudiante de periodismo en la UAB.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*