Inici / Cultura / Diari de Viatge / Alaska: Viaje a la última frontera
Ester Roig - LaColumna.cat

Alaska: Viaje a la última frontera

Una de las mejores opciones para viajar en Alaska es la autocaravana: ya existen muchos recintos habilitados perfectamente para sus necesidades y podemos encontrarlos en cualquier parte. Además nos ofrece libertad a la hora de decidir nuestra ruta y horarios.

Una de las máximas expresiones de grandeza del estado es el Parque Nacional y Reserva de Denali. Atravesada por la cordillera de Alaska, despliega grandes llanuras de tundra y alberga la montaña más alta de los Estados Unidos, el Monte McKinley (6.194 m). Los numerosos ríos que cruzan el parque sacian la sed y alimentan a los animales que allí habitan: osos, caribús, linces, águilas, zorros… Una oportunidad única de observarlos en su hábitat natural.

Otra joya de Alaska es el parque de Katmai, al cual solo se puede acceder en avioneta desde el pueblo de Homer. Desde el aire se ven los ríos de color rojo, por la piel de los salmones que saltan a contracorriente hacia el nacimiento del río donde, como explica el piloto, ponen los huevos y mueren. En Katmai se observa a los osos a pie de río, desde donde se los puede ver cazar con sus crías a unos pocos metros de nosotros. Estas salidas se hacen en grupos pequeños y siempre con el principal objetivo de no alterar la vida de la fauna, lo que ha permitido proteger y mantener la zona virgen.

Uno de los puntos culminantes del paisaje interior de Alaska es la Bahía de los Glaciares, una salida más relajada pero no menos impresionante. Cubriendo 3’3 millones de hectáreas de montañas escarpadas, glaciares constantemente cambiantes, costas salvajes y profundos fiordos habitados por una cantidad enorme de fauna marina. Orcas, nutrias, ballenas y focas son muy fáciles de ver desde los barcos que rodean la bahía, mientras también se puede contemplar la gran cantidad de glaciares que allí confluyen.

En definitivas cuentas, Alaska tiene una monumentalidad que nos hace sentir insignificantes. Pero eso es Alaska, “grandes tierras”, tierras sin horizonte. Nosotros contra la inmensidad. En una de las paredes de un mirador de Denali había escrita una cita que describe su esencia:

Es un lugar para escapar de la civilización, 

para aprender no solo sobre la naturaleza sino sobre uno mismo.

Un lugar donde la gente puede descubrir la verdad 

en sus formas más bellas y simples

Alicia W., Rock Island, Illinois

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Font: Ester Roig – www.lacolumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Font: Ester Roig - www.lacolumna.cat

Ester Roig – LaColumna.cat

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*