Home / Cultura / Arts & Disseny / Barcelona Bridal Week 2014

Barcelona Bridal Week 2014

Un artículo de Eugenia Basauli

Una sala de dimensiones grandes resta en la oscuridad. Las luces de emergencia de las escaleras por las que llegan los últimos invitados es el único trecho de luz del que la sala dispone. A estas luces de emergencia se le suma una pantalla débilmente iluminada al final de la pasarela. En este caso, las letras de Hannibal Laguna son las protagonistas.

Música instrumental empieza a sonar. Los operarios de los focos están en sus puestos, dispuestos a iniciar el baile de luces que cualquier desfile requiere. Y entran. Las modelos. Cuerpos lánguidos, cabellos pegados con gomina y apariencia seria. E inician su recorrido por la pasarela al ritmo de la música, mientras en el front row los espectadores más exigentes están listos para criticar o alabar al diseñador de turno.

Telas, bordados y complementos son examinados hasta el más ínfimo detalle por los expertos en moda nupcial de la sala. Por otra parte, algunos espectadores (la mayoría mujeres) observan con ojos brillantes cómo esos vestidos desprenden una cierta áurea mágica, resultado de un laborioso trabajo de diseñadores y modistas.

La Barcelona Bridal Week (BBW) cierra hoy las puertas de la que ha sido su 24ª edición. Este certamen de renombre internacional, celebrado en el recinto de Gran Via de la Fira de Barcelona, engloba la Pasarela Gaudí Novias, donde 22 prestigiosas firmas españolas muestran sus propuestas para el 2015, y por el Salón Internacional Noviaespaña, que expone las novedades nupciales de más de 200 firmas, la mitad de ellas internacionales.

La vigésimo cuarta edición del evento ha reunido en la Pasarela Gaudí a grandes diseñadores del sector, como la catalana Rosa Clará (una de las más aplaudidas), Victorio & Lucchino o Hannibal Laguna. Por su parte, también se ha contado con modelos de altura (y nunca mejor dicho) como Malena CostaKarolina Kurkova o Godelieve Van der Brant.

Malena Costa Font: Lacolumna.cat

Malena Costa para Hannibal Laguna Fuente: Eugenia Basauli – Lacolumna.cat

10007529_10152363835405783_5428308975279099351_n

Godelieve Van der Brant para Hannibal Laguna. Fuente: Eugenia Basauli – Lacolumna.cat

El broche final lo ha puesto el desfile de Pronovias, único celebrado en el Pabellón Italiano del recinto de Montjuïc. A diferencia de los demás desfiles, éste contaba con un trasfondo escénico de cuento, de un aforo de gran capacidad y de un front row repleto de invitados de lujo, como Bar Rafaeli, Petra Nemcova, la Blogger Gala González ‘Amlul’ o Stacy Keibler.

AnaBoyer_BarRefaeli_CamilaAlves

Ana Boyer, Bar Rafaeli y Camila Alves en el Front Row de Pronovias
Fuente: atelierbackstage.com

karolina_kurkova_para_pronovias

Karolina Kurkova para Pronovias Fuente: zeleb.es

 La moda nupcial española está de celebración. España es el segundo país exportador de trajes nupciales a nivel mundial, según datos del Centro de Información Téxtil y de Confección (CITYC). Una de cada diez novias de todo el mundo escoge un vestido diseñado en el país. El total de exportaciones de moda nupcial españolas generó en 2013 un total de 436 millones de euros, posicionando a este sector como uno de los más potentes.

El evento en cuestión tuvo una repercusión internacional, tanto por los invitados, las modelos (llegadas de todas las partes del mundo) así como de los compradores, dispuestos a invertir en el mercado nupcial español. Según declaraciones de Miquel Serrano, director del evento, “en el caso de la BBW, esta apuesta se ha traducido en iniciativas de promoción y de captación de grandes compradores realizadas en Italia, Alemania o Latinoamérica entre otros; todos mercados “focus” de las marcas expositoras debido a su elevado potencial de negocio”.

La reducción de enlaces católicos en España no ha sido un factor de riesgo para el sector nupcial nacional: según datos del INE, si en 2006 las bodas laicas eran de un 43% del total, en 2013 fueron un 70%. Rosa Clará, en declaraciones para El País el año 2011 afirmaba de las tendencias de la novia española: “Ni las que se unen por lo civil renuncian a un vestido como Dios manda”.

Y es que según la Federación de los Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), la media de inversión que supone un traje de novia es de 500 euros. Materiales exquisitos, bordados imposibles y lujosos ornamentos  son las variables responsables de los precios astronómicos que han adquirido los vestidos (así como el renombre del diseñador que lo haya creado).

Por último, y para concluir, me es imposible esquivar el tema de la delgadez extrema de las modelos. En esta edición de la BBW han destacado modelos sanas y alegres, pero también lo han hecho para mal otras, esqueléticas e insanas.

Si el propósito de los diseñadores es homogeneizar a su equipo de modelos imponiendo unos parámetros estéticos de maniquí, para así focalizar el interés en el vestido, van equivocados. Desluce totalmente el diseño, da mala imagen del diseñador, y contribuye a seguir cristalizando unos cánones de belleza femeninos torturadores con la misma.

Font: lacolumna.cat

Fuente: Eugenia Basauli –  Lacolumna.cat

Font: lacolumna.cat

Fuente: Eugenia Basauli –  Lacolumna.cat

 

Y es así como la 24ª edición de la Barcelona Bridal Week cierra sus puertas a lo grande, esperando que novias de todo el mundo den este año el “sí quiero” a las colecciones nupciales españolas para el 2015.

 

Periodistejant quan em deixen, i quan no també. Treballo amb amb persones amb discapacitat, i la/els gaudeixo. Creixent i aprenent a Barcelona, sempre contenint multituds.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*