Inici / Cultura / Cinema / Black Mass: mafia Irlandesa con toque de Kentucky
Fuente: telegraph.co.uk
Fuente: telegraph.co.uk

Black Mass: mafia Irlandesa con toque de Kentucky

Una crítica de Roy Obiols

La mafia es una puta mierda. De esas que hacen retorcer a la gente de dolor por el hedor, como cuando te hurgan con el dedo por dentro de una herida profunda y huele a sangre. Y por eso deduzco que hoy en día es tan morbosa. Black Mass es otra respuesta a esta demanda de género creciente, que probablemente pasaría sin pena ni gloria por nuestra cartelera si no fuera por Johnny Depp.

Retrocediendo al Boston de los 70, el director Scott Cooper recupera una historia real para sorprender al público con un beso en la boca lleno de ceniza. No voy a contaros la historia del “gran” Withey Bulger (J. Depp) y su organización criminal. Tan solo quiero explicar el porqué es una buena inversión para vuestras noches de cine.

“James “Whithey” Bulger, el de verdad. Terror de las nenas y de algunos hombres” Fuente: cruxnow.com

“James “Whithey” Bulger, el de verdad. Terror de las nenas y de algunos hombres” Fuente: cruxnow.com

En primer lugar, porque la cultura cinematográfica ya hacía tiempo que reclamaba una producción de este calibre en el género policiaco-mafioso. Entre The Wire”, “The Sopranos” o incluso la ‘hipermascadísima’ “Breaking Bad”, empezaba a creer que HBO y AMC se lanzarían a hacer películas de culto en breves, dejando a las grandes productoras cinematográficas con el culo al aire. Así que, pese a que el resultado no sea la joya de la corona, enhorabuena a Cooper y Warner Bross por tenerlos bien puestos y conservar ese don del “oportunismo” al reciclar algo muy repetido en series y llevarlo a la gran pantalla, saliendo airosos.

En segundo lugar, porque nos encontramos ante una pieza que sorprende. Johnny Depp ya nos tiene acostumbrados a aspectos estrafalarios para grandes lunáticos (Jack Sparrow, El llanero solitario, Willy Wonka…). Pero Withey Bulger, escondido en ese aspecto “draculiano” con sus grandes brotes de sadismo, es humano. Tan rápido ríe como llora, tan lento madura como envejece. Y es que a Depp le sientan bien los rasgos Irlandeses, pese a ser más de Kentucky que el KFC.

“Withey Bulger, escondido en ese aspecto draculiano, es humano” Fuente: fandango.com

“Withey Bulger, escondido en ese aspecto draculiano, es humano” Fuente: fandango.com

El hilo narrativo de la película se presenta tan paulatino que deriva en lo cotidiano. Por lo contrario, tan rápido te sorprenden las luces del árbol de navidad, como lo hacen cuatro balazos en toda la cara. Se trata de un discurso maduro de principio a fin, que consigue enganchar con sus altibajos sin parecerse a una montaña rusa. Bien se puede tratar de una película violenta, pero la gracia del largometraje recae en las escenas con las acciones menos espectaculares. ¿Cómo hablar de un secreto en una sala inmensa con eco, en la sede del FBI? ¿Cómo se discute con su mujer un mafioso?

Es verdad que el lenguaje audiovisual al que estamos acostumbrados suele quedar bastante huérfano de sentido por los torbellinos cinematográficos “made in Hollywood”. Pero lo que aguanta a la tormenta se convierte en una palabra, un guiño, un testimonio de lo que era la mafia irlandesa en los años 70. Una obra del séptimo arte que permite unir cualidades opuestas (primitivo, machista pero calculador y sensato) en un mismo personaje, generando empatía donde no la tendría que haber. Quizás por este motivo eligieron al amigo Johnny para este papel.

 “Jesse Plemons (visto por Breaking Bad) es la cara perfecta para un matón de primera”  Fuente: thedailybeast.com

“Jesse Plemons (visto por Breaking Bad) es la cara perfecta para un matón de primera” Fuente: thedailybeast.com

Quiero hacer un último hincapié en la madurez que desprende la atmosfera criminal del largometraje. Aunque no lo parezca, todos los protagonistas son bastante más jóvenes de lo que aparentan. Ya sea por la aureola de poderío que envolvía a los polis y matones de los setenta, por el maquillaje o por la crudeza de muchas escenas. Apunto un salto de calidad en la carrera de la mayoría de actores que aparecen en pantalla. Black Mass no solo envejece sino que también embellece (a base de ostias, pero embellece).

Si sois fans de las historias sobre la Mafia, indispensable ir a verla. Como ya he dicho, no considero que sea la película del año, pero sí de las mejores en cuanto a interpretación. Sería una muy grata y agradable sorpresa ver a Johnny Depp levantar la estatuilla dorada el febrero del año que viene. Y sino, que se vuelva a poner la peluca de Withey Bulger y le meta una paliza al que le robe el trofeo que tanto se le resiste.

Fuente: boothbayregister.com

Fuente: boothbayregister.com

Roy Obiols
Lleidatà barcelonitzat. Acabant Periodisme a la UAB com a hobbie, i altres formes d'estafa educacional. M'encanta gaudir de les agendes culturals de Barcelona i convidar a que hi participi la gent. Tinc snapchat i instagram, demanar a l'apartat de contacte. Absténganse swaggers.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*