Inici / Actualitat / CAN VIES: Resistencia ante un desalojo anunciado
Font: Alex Puig
Font: Alex Puig

CAN VIES: Resistencia ante un desalojo anunciado

Una crónica de Iris Rodríguez 

Fotoreportaje de Alex Puig

En lunes de resaca electoral a la 1 del mediodía las redes sociales servían de hilo transmisor para hacer llegar la noticia que, por desgracia, todos esperaban que llegase más pronto que tarde: Estaban desalojando Can Vies. Se convocaba con urgencia apoyo en las inmediaciones del edificio, rodeado ya por efectivos de los Mossos d’esquadra. En el interior, los últimos resquicios de la dignidad y la rabia hicieron resistir a 11 personas, alargando así el desalojo hasta las 7 de la tarde. Compañeros de La Directa difundían imágenes de uno de los resistentes, que se encontraba escondido tras una pared rodeado de bombonas de gas. Los vecinos rodeaban las inmediaciones del edificio, los refuerzos que llegasen en metro se topaban con los impedimentos de la policía, con cordones policiales e identificaciones aleatorias.

No fue suficiente, pasadas las 7 tapiaban las puertas. El desalojo había finalizado. TMB ganaba. Sin embargo, el barrio de Sants todavía tenía algo que decir. Acabar con su buque insignia, echar por tierra 17 años de historia del CSA no iba a ser tan sencillo, y la policía lo sabía.

Puertas de la Estación de Sants rodeadas de Mossos d'Esquadra. Àlex Puig - lacolumna.cat

Puertas de la Estación de Sants rodeadas de Mossos d’Esquadra. Àlex Puig – lacolumna.cat

Arcoíris durante la Manifestación. Àlex Puig - lacolumna.cat

Arcoíris durante la Manifestación. Àlex Puig – lacolumna.cat

Eran las 8 menos cuarto cuando a los alrededores de la estación de Sants empezaba a llegar gente. La plaça Joan Peiró iba a albergar la manifestación de apoyo convocada en el momento de conocerse la noticia del desalojo. Mossos d’esquadra -sin duda los protagonistas del día- rodeaban la estación barcelonesa. La mirada de todo turista que llegase a la ciudad condal era atónita. ¿Estado de sitio? ¿Estado policial? Más de 40 furgonas de la Brigada Móvil se repartían por el barrio. Dos puertas de la estación se encontraban cerradas, y diluviaba en Barcelona. La odisea de salir de Estació de Sants era digna de una película. Ancianos con andadores y familias con niños formaban parte del tránsito habitual de la estación, todos debían rodear la estación bajo la tormenta. Según el atuendo que llevases ya eras registrado antes de salir.

La lluvia daba una tregua, dejaba paso a un tímido arcoíris, y daba comienzo la marcha. Ni 30 minutos duró el trayecto que alrededor de 4000 manifestantes, que no temían a la lluvía, recorrían desde la plaça Joan Peiro hasta plaça de Sants. Una vez allí comenzaba la fiesta. La fiesta de las cargas policiales, pelotas vicoelásticas y los porrazos. Encapuchados que respondían haciendo arder contenedores, sucursales bancarias y hasta un coche de TV3. La rabia, el miedo y el desconcierto tiñeron el barrio de Sants ayer noche.

Cabecera de la manifestación Font: Alex Puig

Cabecera de la manifestación. Àlex Puig – lacolumna.cat

10300643_10204019162349553_72006367894033926_n

Mossos d’Esquadra durante las cargas. Àlex Puig – lacolumna.cat

Font: Alex Puig

Àlex Puig – lacolumna.cat

Paradas de  metro cerradas, persecución a los manifestantes, disolución de todo pequeño grupo que quedase en las calles y ataques a los que se encontraban en los interiores de algunos locales como por ejemplo la cooperativa La Ciutat Invisible y la sede del medio de comunicación La Directa.

Todo bajo la armoniosa melodía de helicópteros, combinado con un toque de sirenas y aderezado con advertencias desde los furgones de la intervención policial inmediata. Era cuanto menos curioso, anunciar una intervención con las calles medio desiertas.

Barricadas en una de las calles de Sants Font: Alex Puig

Barricadas en una de las calles de Sants. Àlex Puig – lacolumna.cat

Coche de TV3 ardiendo Font: Alex Puig

Coche de TV3 ardiendo. Àlex Puig – lacolumna.cat

Mossos d'Esquadra asaltando la sede La Directa en el carrer de Riego Font: Alex Puig

Mossos d’Esquadra asaltando la sede La Directa en el carrer de Riego. Àlex Puig – lacolumna.cat

Vuelta a la estación, mas de 30 policías secreta –eufemismo donde los haya- controlaban la estancia. Otros uniformados imponían respeto en la entrada del metro. ¿Pensará cualquier turista que la normalidad en la ciudad condal es encontrarse una batalla campal y a los cuerpos de policía armados para la guerra? Lo triste es que es más habitual de lo que se puedan imaginar.

Sants se hizo oír, acabar con el referente social del barrio y silenciar los 17 años del historia del 42 del carrer Jocs Florals no iba a ser fácil. El ayuntamiento, TMB y sus imponentes fuerzas de seguridad ganarón esta batalla a Can Vies, pero la guerra contra el movimiento reivindicativo y okupa de Sants y de la ciudad condal parece que todavía no ha terminado.

Font: Alex Puig

Àlex Puig – lacolumna.cat

10336686_10204019162789564_1709503580098283657_n

Àlex Puig – lacolumna.cat

Font: Alex Puig

Àlex Puig – lacolumna.cat

 

Redacció

2 comentaris

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*