Inici / Les Columnes / Déjenme que les cuente

Déjenme que les cuente

Una columna de Bea del Corte

Déjenme contarles que Canarias no es sólo playa, sol, y buen tiempo. Que más allá de las vacaciones, hoteles, resorts, restaurantes y el turismo que nos dan de vivir, se esconden muchos otros encantos. Canarias son más de 2 millones de habitantes, que con su pasividad y parsimonia, busca hacerse un hueco en el intento de cambiar los errores de nuestra sociedad para la transformación que persigue, siempre con el bienestar como principal fin y alegría como primer arma.

Déjame contarte que es una comunidad que no vive con los mismos impuestos del resto del país al que pertenece, aquí no se trata el IVA. Nos movemos con el Impuesto General Indirecto Canario (conocido como el IGIC), con la gran diferencia de que nuestros tipos impositivos rondan el 7% y en algunos casos incluso el 0%, frente al 21% que existe en el resto de la península.

Déjame que te explique mi situación geográfica. No estoy al oeste de Portugal, ni debajo de las Islas Baleares. No me encuentro en el Mar Mediterráneo ni cerca de Andalucía. Estoy en el Océano Atlántico, a 1.200 kilómetros de la península Ibérica, entre la frontera del Sáhara Occidental y Marruecos, de la que me separan 90 kilómetros. Geográficamente, en territorio africano. Viven personas de todas partes del mundo pero las influencias sociales y similitudes culturales son mucho más semejantes a las latinas o sudamericanas que a las del resto del continente europeo. Y desde millas se aprecia que el dialecto canario tiene muchas más semejanzas con el cubano o venezolano. Pero déjame salir de la obviedad sin entrar en la discusión, hablar canario no es hablar mal.

Callejeros y otros reportajes televisivos, déjenme contarles que no nos caracterizamos por esa imagen tendenciosa, lesiva y basta que dais de nosotros, pero como buenos programas de infoentretenimiento y espectacularización que sois, bien buscáis como atraer el morbo. Hasta difundir esa errónea idea de que la apatía y la ignorancia caracterizan a un canario. ¡Qué relativo! Pero gracias, el turismo no ha cesado.

Déjenme que les cuente, a ustedes, Cataluña y País Vasco (sí, aquí decimos ‘ustedes’ y no ‘vosotros’), que nos encontramos en vuestra cola en cuanto a la autonomía de nuestro país. Que en nuestro gobierno lleva 17 años ininterrumpidos gobernando el partido nacional-independentista, Coalición Canaria, fundado por partidos como Iniciativa Canaria Nacionalista y Agrupaciones Independientes de Canarias. Que con ello no quiero decir que esté bien ni mal, sólo que está.

Déjame contarte también, la etimología de mis nombres. No me llamo Palma ni Palma de Gran Canaria. Una de mis islas es La Palma y una de mis capitales, Las Palmas de Gran Canaria, porque nuestras 7 islas están regladas por dos capitales, la segunda, Santa Cruz de Tenerife. Y así, déjenme hacerles saber, a ustedes, queridas agencias de viajes, que no sólo son estas dos capitales los principales destinos turísticos del archipiélago y que el resto de las 5 islas albergan la misma magia que vendéis para los turistas. También quiero aclararles (sin ofender, chicharreros) que las Dunas de Maspalomas no se encuentran en Tenerife y que el Teide es el pico más alto del país, pero no el único atractivo de la isla en la que se encuentra.

Déjenme hacerles saber que ser canario es ver lo más pequeño como lo más grande, porque la vida se vive exagerada, la vida se vive a lo grande. Es saber que a 1.500 km² tienes tu pequeño continente en miniatura. Ser canario es saber que desde cada isla puedes ver a tu isla vecina cuando el cielo te lo permite. Es saber que cada montaña, cada playa, cada rincón y cada isla son únicas, y al mismo tiempo, hermanas.

Tenerife con El Teide desde Gran Canaria. Fuente: juancalo.org

Redacció

Un comentari

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*