Inici / Actualitat / Cap de creus: “ayúdame a ser lo que era”
El antes y el después de la zona. Bea del Corte
El antes y el después de la zona. Bea del Corte

Cap de creus: “ayúdame a ser lo que era”

Artículo y fotografías de Bea del Corte 

Cada año, nuestras costas están más y más edificadas. Tenemos un buen clima y unas buenas playas, con lo que el turismo se convierte en una de nuestras principales actividades económicas. Para ello, el litoral se convierte en un negocio turístico en el que la explotación ambiental es el principal abastecedor de dinero fácil. Todo consiste en la construcción de hoteles, resorts, apartamentos, complejos deportivos y un sinfín de edificaciones a primera línea del mar. Las idílicas playas, tranquilas, apacibles y naturales se convierten en parajes agobiantes con turistas que buscan un pequeño hueco para achicharrarse al sol; las bahías, en auténticos charcos sucios de gente a rebosar y las orillas en el vaivén de un agua impura y contaminada. La Costa Brava, con toda su braveza, no deja de ser un claro ejemplo de ello.

Bungalows del Club Med antes de su deconstrucción. Fuente: elpaís.com

Bungalows del Club Med antes de su deconstrucción. Fuente: elpaís.com

Este increíble rincón de la Costa Brava, el Paraje de Tudela, se había mantenido virgen hasta la llegada del club de vacaciones: Club Med, inaugurado en 1962. El club consistía en un poblado con diferentes bungalows, pistas de tenis, piscinas y demás edificaciones turísticas, basado en la combinación de vida natural y actividades lúdicas. Fueron construcciones que rompieron con la belleza de este mágico lugar. Durante casi 40 años funcionó a la perfección, seduciendo cada año a miles de turistas. Pero por desgracia para unos pocos, la ley de 1998 que declaraba a Cap de Creus como área protegida en Parque Natural, obligó a este club a sentar las bases para su desaparición. Aunque no fue hasta 2004 cuando el paraíso turístico cerró sus puertas.

En el 2007 se puso en marcha el proyecto de demolición basado en la rehabilitación ambiental que consiguió demoler las 440 edificaciones que integraban el pequeño cabo. El proyecto logró la recuperación de la flora autóctona, permitió devolver el protagonismo a la roca, el mar y el viento a esta zona de alto interés geológico, con estructuras y afloramientos que lo convierten en un espacio único a nivel mundial, abriendo el acceso al público en 2010.

El antes y el después de la zona. Bea del Corte

El antes y el después de la zona. Bea del Corte

Esta postal es una auténtica muestra de restauración de la naturaleza, del regreso a lo natural. Hoy, es una reserva natural integral llamado Paratge de Tudela, dentro del Parque Natural del Cap de Creus. Es el resultado de una sencilla orden de demolición, que ha permitido la recuperación del hábitat y la restauración de un paisaje de una forma creativa. Ahora, los visitantes pueden disfrutar de un bonito recorrido por este emblemático parque a través de nuevas rutas y un conjunto de elementos totalmente acordes con el entorno como miradores, pequeñas señas y barandillas que van definiendo el recorrido, para buscar transformar el turista en explorador y reducir la distancia entre paisaje y personas. Reafirma los derechos del paisaje y de un medio ambiente de un valor incalculable.

Lleno de curiosas rocas con formas que permiten disfrutar de un arte natural, hacen que el paseo del turista sea un viaje hacia la imaginación. Sirvieron de inspiración al mismo Salvador Dalí, quien antes de la construcción del paraje decía: “Esta parte comprendida entre el Camello y el Águila, que tú conocías y quieres tanto como yo mismo, es y debe continuar por siempre siendo geología pura, sin nada que pueda mixtificarla; lo convierto en una cuestión de principios. Es un paraje mitológico que está hecho para dioses más que para hombres y es necesario que continúe tal como está ”

La inspiración de Salvador Dalí para su obra: El Gran Masturbador

La inspiración de Salvador Dalí para su obra: El Gran Masturbador

El proyecto de restauración del paraje de Tudela, llevado a cabo por 45 personas, ha sido galardonado con varios premios. Entre ellos, el VII Premio de Paisaje Rosa Barba, entregado en el 2012 y el premio de la Asociación Americana de Arquitectos Paisajistas, elegido como uno de los mejores proyectos de ordenación paisajística del mundo, el único europeo entre los nueve

El camello. Bea del Corte

El camello. Bea del Corte

elegidos. El veredicto del jurado es elocuente: ‘‘Esto es integración artística en el paisaje. No se trata de salvar el mundo, solo quiere ser lo que es’’.

Evidentemente, esta pequeña ciudad de vacaciones pasó a ser ilegal por la Ley de Costas de entonces, la Ley 22/1988, que ilegalizaba todas aquellas construcciones que estuvieran a 100 metros tierra adentro desde el límite del mar. La mayor parte de edificaciones del litoral quedaban como ilegales, por lo que se abrieron casos en los juzgados para su demolición. Cosa que no ocurría. La solución del PP de Rajoy fue abrir un poco más el coladero de pecados urbanísticos que tanto se estila en el litoral, modificando la Ley de Costas en el 2013, con la que la servidumbre de protección de la costa se rebajó de 100 a 20 metros. Una reforma que legalizó la corrupción, protegiendo sus propios chalets de verano en zonas que sólo unos pocos pueden edificar. Así dimos

La morsa. Bea del Corte

La morsa. Bea del Corte

un paso más hacia la privatización de la costa española. Y como no, a retroceder años luz en el pasado.

 La huella del Club Med se ha borrado del maltrato de la costa española. Debemos ser capaces de ayudar a la naturaleza a ser lo que era y tomar ejemplo de ello. Porque como declararon sus restauradores:  ‘‘fíjense en cualquier postal, el reclamo de cualquier sitio turístico es siempre el paisaje’’.

El conejo a la izquierda y el camino que permite el recorrido. Bea del Corte

El conejo a la izquierda y el camino que permite el recorrido. Bea del Corte

Bea del Corte

Bea del Corte

Fotos Bea del Corte

Fotos Bea del Corte

 

Redacció

Un comentari

  1. Todo lo que el ser humano añade a la naturaleza, está de más, incluido el mismo.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*