Inici / Societat / Fenòmens actuals / Cine Migrante: género y resistencias feministas
encabezado

Cine Migrante: género y resistencias feministas

Un artículo de Iris Rodríguez

Barcelona acoge esta semana la segunda edición de CineMigrante. Este festival aparece para poner luz y dar voz a todos los que sufren las consecuencias de la gestión de las políticas migratorias, que están dejando en evidencia a la Unión Europea y en la que el cumplimiento de los derechos humanos es discutible.

CineMigrante Barcelona apuesta por “ir construyendo junto y con las organizaciones sociales un espacio de empoderamiento mutuo desde una perspectiva decolonial que creemos sea la única vía de acceso a un cambio de los paradigmas migratorios.”

El festival se define como una combinación de cine con una reflexión a través del debate y la búsqueda de un intercambio de pareceres sobre la movilidad de las personas, los derechos humanos y la situación de las personas migrantes. Dentro de las mesas de debate organizadas, la migración, el género y las resistencias feministas ocuparon la tarde del viernes en el Centre Civic Pati Llimona.

Representantes de Prostitutas Indignadas, del colectivo madrileño de trabajadoras del hogar, nacido en 2006, Territorio Doméstico y del Sindicato de trabajadoras del hogar de Barcelona (Sindillar), fueron las voces de las diferentes luchas de mujeres  y migrantes.

Se unieron, por tanto, en el debate, dos espacios en el que coinciden una mayoría de mujeres migrantes y en el que sufren una triple opresión como mujeres, migrantes y precarizadas laboralmente. Trabajos invisibles, mundos laborales con una importancia sustancial en nuestra sociedad pero que se ven aislados de cualquier tipo de reconocimiento o consideración. En los discursos de las participantes podemos ver como es intrínseca la lucha feminista en un sistema patriarcal, la lucha contra la precariedad y la indefensión laboral de estos sectores. “Que nosotras estemos en este extracto del mercado permite a otras mujeres ocupar diferentes espacios del mercado laboral, con su correspondiente opresión y precariedad, por ello la lucha debe ser conjunta” afirma la representante de Sindillar.

Prostitución y trabajadoras del hogar tienen frentes comunes, sectores mal o no regulados, con una lucha común a través del feminismo como forma más profunda de enfrentarse a la desigualdad y además incorporando el cariz decolonial a su lucha.

Es la prostitución el ámbito donde más discursos patriarcales se justifican. Las mujeres no podemos decidir, afirma Erika Trejo de Prostitutas Indignadas.Nuestro trabajo es o invisible o estigmatizado, de primeras se nos niega la posibilidad de decidir, de tener voces propias para ejercer la profesión y estar amparadas por unos derechos laborales, y de segundas se nos engloba en el discurso hegemónico”. Un discurso que cuenta con un cariz eurocéntrico y que estigmatiza a la mujer como persona y como sujeto migrante.

Lo cierto es que expresar una fortaleza y una organización social de las prostitutas choca con la mirada victimista que ofrece la sociedad. Quieren escapar de esa idea de victimas y conseguir procesos de empoderamiento colectivo de las trabajadoras sexuales que en Europa son mucho más complicados por el hecho de ser migrantes. Las participantes en el debate exponen una lucha entre la mirada europea del sector y su capacidad de empoderarse en un contexto de violación de derechos humanos y falta de protección.

En definitiva las trabajadoras del hogar sufren una invisibilización social y una falta de protección legal, por ejemplo se encuentran en un régimen laboral especial y no tienen opción de cobrar el desempleo. Y las trabajadoras sexuales además de una marginalidad social, sufren la estigmatización moral y patriarcal. Todas las participantes de la mesa redonda coincidieron en lo beneficioso de actividades como esta,  sirven para articular una legitimidad y una visibilización de sujetos pasivos marginados en nuestra sociedad.

Organizado en colaboración con la Fundació Guné y NOVACT, cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, del Centre Cívic Pati Llimona o Institut Français – que ofrecen sus espacios para las proyecciones- además de Moritz o los más de 100 mecenas que han hecho posible esta 2ª edición de CineMigrante Barcelona a través de una financiación colectiva en la plataforma Verkami.  Este espacio de difusión de cinematografía internacional que intenta crear CineMigrante ha contado con proyecciones desde el pasado martes 27  y seguirá hasta este domingo.

Iris Rodríguez
Galega emigrada. Estudio periodismo en la UAB y Ciencias Políticas en la UNED. Intento escribir sobre cultura política, movimientos sociales y especialmente sobre feminismos.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*