Inici / Les Columnes / La hipocresía de Coca-cola no tiene límites
Fuente: La Voz Libre
Fuente: La Voz Libre

La hipocresía de Coca-cola no tiene límites

Una columna de Iris Rodríguez

Hoy ha salido a la luz que la conocida multinacional decidía ayer mismo retirar su última campaña publicitaria por desconocer el “currículum” y el “contexto político” del actor de la última.  El intérprete en cuestión es Gotzon Sánchez; el gravísimo antecedente político del actor vasco es haberse posicionado en contra de la dispersión de los presos etarras, apoyando manifiesta y públicamente a la organización Herrira. Esta plataforma de apoyo a los presos nació tras la ilegalización de los colectivos que anteriormente se dedicaban a este objetivo, como las Gestoras pro-Amnistía y Askatasuna. El colectivo aboga por una política penitenciaria justa y contra la dispersión de los reclusos vascos. Asimismo otra de sus premisas era luchar contra la doctrina Parot, ilegalizada el pasado año por el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

El propio actor ha declarado en el programa ETB Hoy que seguirá luchando para lograr la resolución del conflicto en su tierra, así como el respeto a los derechos humanos a pesar de la decisión de la multinacional. Gotzon se ha sorprendido, de que su vida personal interfiera de esta forma en su trabajo, pues no le había pasado anteriormente.

La multinacional norteamericana por excelencia ha llegado, incluso, a pedir disculpas a todas las personas y  víctimas de terrorismo que se hayan podido sentir ofendidas. La decisión fue tomada tras la petición -vía carta- del presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero, de la retirada del anuncio. Esta organización tiene abierta una causa en la Audiencia Nacional contra 18 miembros de Herrrira y de ahí nace el conflicto.

Que digo yo que es cuanto menos hipócrita que de una multinacional que baila de paraíso fiscal en paraíso fiscal, acusada en innumerables ocasiones de prácticas hídricas irregulares en la fabricación de sus productos, así como también por explotación laboral en países de Latinoamérica, pida disculpas porque el actor de su spot publicitario tenga afinidad o simpatía por la labor de un colectivo de lucha por los derechos de los presos. ¿No debería más bien pedir disculpas por haber financiado parte de la campaña electoral del todopoderoso inventor de armas de destrucción masiva y más que responsable de más de un millón de muertos en la guerra de Irak, George Bush? ¿o por los más de mil trabajadores de sus fábricas en el Estado español que se han visto afectados por su último ERE?

Y por otra parte, disculpen el atrevimiento, pero ¿de verdad no hemos avanzado lo suficiente como para hacer un boicot de este calibre a un artista por sus afinidades ideológicas? Porque de momento manifestarse a favor de que los presos vivan en cárceles cercanas a sus familias, no es ninguna acción descabellada. Al menos para todos aquellos que vean un proceso de paz en el horizonte en el conflicto más complejo que se ha vivido en el estado español.

El actor preguntaba: ¿dónde está el problema? Si no hay problema, no hay noticia. La cuestión es quién tiene aquí el problema, una parte de la sociedad que se resiste a caminar hacia un proceso de paz en favor de los derechos humanos o una renombrada multinacional de dudosa reputación que lleva a cabo una censura innecesaria.

Fuente: La Voz Libre

Fuente: La Voz Libre

 

Redacció

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*