Inici / Actualitat / “Peace Builders”: El conflicto coreano y el papel de la mujer en los procesos de paz
De derecha a izquierda. Mairead Maguire, galardonada con el Premio Nobel de la Paz, la activista estadounidense Gloria Steinem y Christine Ahn. Fuente: http://bit.ly/1SBJjFD
De derecha a izquierda. Mairead Maguire, galardonada con el Premio Nobel de la Paz, la activista estadounidense Gloria Steinem y Christine Ahn. Fuente: http://bit.ly/1SBJjFD

“Peace Builders”: El conflicto coreano y el papel de la mujer en los procesos de paz

Una entrevista de Gabriel Barba e Idoia Capuz 

Traducción y edición de Maria Camila Ardila 

En el marco de la 15º Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz,  la irlandesa ganadora del Premio Nobel de la Paz (1976) Mairead Maguire y Christine Ahn, analista política experta en Corea, globalización, militarismo, derechos de las mujeres y filantropia, presentaron algunos de sus proyectos y transmitieron su experiencia como personas activas en distintos procesos de paz a nivel mundial. Maguire fue galardonada por su trabajo por la paz y la solución no violenta de lo conflictos étnicos y políticos de Irlanda del Norte; Ahn es cofundadora del Instituto de Política de Corea (Korea Policy Institute) y de la Campaña Nacional para el Final de la Guerra de Corea (National Campaign to End the Korean War).

La informal rueda de prensa con Maguire y Ahn con diferentes medios a nivel internacional giró entorno al papel de la mujer en la resolución de conflictos bélicos  y la potencial reunificación de Corea del Norte y del Sur. Anh organizó en mayo de 2015 un viaje que reunía a 30 mujeres constructoras de paz de diferentes países con mujeres de Corea del Sur y del Norte, entre ellas Mairead Maguire, en una marcha para demandar la finalización de la guerra de Corea y la reunificación de las familias, además de reivindicar el liderazgo de la mujer en el proceso de paz.

En la Cumbre, celebrada del 11 al 13 de noviembre del año pasado en Barcelona, se reunieron varios galardonados del Premio Nobel de la Paz con el objetivo de reflexionar sobre los conflictos del mundo contemporáneo y el papel de diferentes agentes de la sociedad en los procesos de paz.

Mairead Maguire

Siempre he tenido un gran interés sobre lo que pasa en Corea del Norte. Había estado bastantes veces en Corea del Sur. Creo que es bastante trágico que Corea del Norte y del Sur se dividieran, especialmente para aquellos que tienen familia al otro lado de la frontera y no los pueden ver. Realmente, esta es la tragedia. El hecho de que las familias estén divididas durante 70 años, ya es hora de que esto cambie de alguna manera.

No había podido ir a Corea del Norte hasta que Christine me envió un correo electrónico diciéndome que quería enviar una delegación de 30 mujeres de todo el mundo para ir a Beijing y después a Corea del Norte. Allí queríamos conocer a la gente, escuchar historias y después viajar hacia Corea del Sur. Creo que los movimientos en los que ciudadanos están cara a cara sin gobiernos de por medio son muy poderosos.

Lo más maravilloso fue cuando marchamos junto a miles y miles de mujeres norcoreanas haciendo un llamado para comenzar un proceso de paz. La gente de Corea del Norte tiene una pasión por la paz, no quieren guerra y quiero dejar claro que no quieren ningún tipo de conflicto. Quieren paz, diálogo, un proceso de reunificación y poder reunirse con sus familias.

Christine Ahn

Hay un conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur, pero estamos en el 70º aniversario de la división de Corea y la mayoría de gente del mundo, indudablemente de donde soy, Estados Unidos, no se dan cuenta de que Corea, un país con una historia de 500 años, fue dividida por los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética.

Este país tan antiguo fue dividido en dos cuando dos jóvenes oficiales del Departamento del Estado no sabían qué hacer con la península coreana, ocupada por Japón durante 35 años. Básicamente decidieron romper con la geografía nacional apoyándose en la división del paralelo 38. Esa es la trágica división de Corea. Sabemos que hay tres generaciones, un total de 10 millones de familias coreanas que han sido separadas por una zona desmilitarizada que tiene dos millas de ancho, rodeada de minas y establecida por el acuerdo de armisticio.

El fin de la guerra abierta con Corea del Norte llegó con un acuerdo de cese de fuego en 1963. La firma del armisticio no fue entre Corea del Norte y del Sur. De hecho, incluyeron a los Estados Unidos como interlocutor del Comando de las Naciones Unidas, que incluía a Corea del Norte y el Ejército de Voluntarios del Pueblo Chino, es por ello que como Coreana-americana pienso que es importante tener una perspectiva internacional del conflicto. Esto no es solo entre Corea del Norte y Corea del Sur, de hecho el Comando de las Naciones Unidas contaba con tropas de 16 países, incluyendo Canadá, Francia y Holanda. Así pues, como comunidad global tenemos la responsabilidad de ayudar a llegar al final de este conflicto.  

En el 70º aniversario de la división de Corea, consideramos que era necesario hacer algo valiente. Tres generaciones de familias coreanas han sido separadas, la desmesurada e intensa militarización unida a la posibilidad de una guerra nuclear y Corea como un punto de ebullición para una potencial tercera guerra mundial, lo hacen necesario. Sabemos que China y los Estados Unidos tienen una fuerte relación económica, pero también sabemos que hay tensiones intensas entre ambos, que rivalizan cuando se trata de recursos naturales. Desafortunadamente, muchos países se han visto arrastrados en estas rivalidades. La península Coreana ha sufrido una trágica suerte geoestratégica en medio de todos estos países poderosos: China, Japón, Rusia y los Estados Unidos… Entonces, pensamos, ¿Cómo hacemos un llamado para la finalización de la guerra de Corea mediante un tratado de paz?, ¿Cómo hacemos un llamamiento por el liderazgo de las mujeres en la construcción de un proceso de paz? ¿Y si cruzamos la DMZ? [Zona desmilitarizada].

También era el 15º aniversario del 1325, [la resolución de las Naciones Unidas insta a una mayor participación de la mujer en los procesos de paz, incluyendo una mayor participación en las instituciones y la protección constitucional de los derechos de las mujeres]  y por ello fuimos muy afortunadas al contar con la presencia de Mairead y Leymah [Gbowee]. Ambas galardonadas con el premio Nobel de la Paz, inspirando a un sinfín de personas, y concretamente mujeres alrededor del mundo. Las dos están convencidas de que las mujeres se pueden movilizar y organizar, hacen un llamamiento a la paz y a la búsqueda de un final de una guerra cuando los líderes políticos no pueden.

Creo que esto es una acción muy inspiradora para la gente del Norte y el Sur de Corea. Éramos 30 mujeres, compramos billetes de ida para viajar de Beijing a Pyongyang, sin tener ni idea de si podríamos cruzar la DMZ. Afortunadamente, tuvimos el visto bueno de ambos gobiernos para cruzarlo. Esto también incluyó el comando de las Naciones Unidas, dirigido por el general estadounidense Curtis Scaparrotti. Así fue como ayudamos a organizar el Simposio por la Paz en Pyongyang, 150 mujeres norcoreanas se unieron a nosotras, compartimos con ellas las experiencias de Mairead y Leymah y otras mujeres líderes que han estado trabajando por la paz en sus países, como Patricia Guerrero de Colombia, Gloria Steinem, la feminista norteamericana más reconocida.

Entonces tuvimos esta marcha de la paz que fue extraordinaria. Fuimos recibidas por 3000 mujeres en Corea del Sur después de que cruzamos la DMZ, allí, en Seul, tuvimos el simposio por la paz. Fue en ese momento cuando pensé que si habíamos logrado cruzar la DMZ, había algún tipo de esperanza. Y tal y como el humano había construido la DMZ, también podría ser derribado, así como lo fue el Muro de Berlín.

Delegación de mujeres en Paju, Corea del sur, cerca de la frontera con Corea del Norte.

Delegación de mujeres en Paju, Corea del sur, cerca de la frontera con Corea del Norte. Fuente: bit.ly/1SBJjFD

La gente pide a Barack Obama y a Ban Ki Moon la desmilitarización y hacer un tratado de paz. Quería preguntar, señora Mcguire, ¿está en contra de que le hayan dado el premio Nobel de la Paz a Barack Obama?

Mairead Maguire

El presidente Obama ha hecho cosas muy buenas por su propio país, entre otros la sanidad, ha ayudado en la situación de Cuba, y en general ha hecho otras cosas positivas. Irán, el trato nuclear… Todos ellos fueron grandes pasos. Le hemos pedido al presidente Obama y a Ban Ki Moon que den un paso al frente y que comiencen a trabajar por una solución respecto al conflicto de Corea del Sur y del Norte, que la comunidad internacional pusiera el conflicto entre sus principales preocupaciones sería un mensaje grandioso para todo el mundo, absolutamente magnífico, sobre todo el presidente Obama antes de que se acabe su legislatura.

Por otra parte, soy una galardonada con el premio Nobel de la Paz e intentado fijarme en qué quería exactamente Alfred Nobel al galardonar a personas por su buena labor en la búsqueda por la paz. Primero que todo Nobel queería que su herencia fuera a la gente que trabajaba por la abolición del ejército, desmilitarización, conferencias de paz, fraternidad entre naciones, cosas bastante específicas. Lo que pienso como galardonada es que hemos de continuar acordándonos de lo que quería Nobel. En estos momentos, parece que mucha gente lo ve como un mecanismo de paz. Por ejemplo, cuando el premio de la Paz fue dado a la Unión Europea. ¿Cumple la Unión Europea los criterios de Alfred Nobel?

Es por eso que como galardonada con el premio Nobel de la Paz creo que deberíamos seguir los deseos de Alfred Nobel y otorgar el premio a personas que verdaderamente quieran desmilitarizar el mundo. Y, aunque Obama haya hecho cosas buenas hay que reconocerlo, para mi, cuando le dieron el premio no se ajustaba a los criterios de Nobel, ciertamente no a la desmilitarización.

¿De verdad cree que se puede negociar y llegar a algún acuerdo con el gobierno de Corea del Norte?

Christine Ahn

Durante el mandato del presidente Clinton estuvieron muy cerca de firmar un pacto de no agresión. Madelein Albright, quien era secretaria de estado en ese momento, se reunió con Kim Jong-li, y opinó que él era una persona con la que se podía negociar. El hecho de que la segunda persona bajo Kim Jong-il en ese momento, viniera después a reunirse con el presidente Clinton en la Casa Blanca también supuso un hito. Estaban muy cerca de la firma del pacto, pero desafortunadamente con el debacle de Florida entre George Bush y Al Gore, básicamente desbarataron todo.

Y no olvidemos que en el 2000 Kim Dae-jung, quien también es ganador del premio Nobel de la Paz de Corea del Sur, negoció con Kim Jong-il, comenzaron un proceso, firmaron la declaración del 15 de junio y comenzó el proceso de reconciliación que hubiera llevado a la reunificación. Básicamente es el mismo régimen, y creo que se puede negociar con ellos. Ahora mismo están haciendo un llamado a un tratado de paz con los Estados Unidos, y creo que deberíamos tomárnoslo en serio. Porque, ¿cuáles son los costes de mantener el estado de guerra?

Si ponemos atención a la situación de represión de los derechos humanos a ambos lados de la DMZ, nos damos cuenta de que es el resultado de las leyes de seguridad nacional que se erigieron al final de la Guerra de Corea. Hemos de decir que la guerra fría todavía está vigente en la península de Corea, es momento de terminarla y Corea necesita un nuevo capítulo en su historia. Es a eso a lo que esperamos contribuir.

¿Cree que algún día Corea se unificará, y cuándo puede pasar esto?

Christine Ahn

Por supuesto, tiene que unificarse. Incluso en Corea del Sur donde vacilan entre gobiernos liberales y conservadores todos piensan que Corea debe reunificarse. Sobre todo cuando te fijas en los trágicos orígenes de cómo Corea fue dividida. Si ponemos atención a la situación de Alemania [su división durante la Guerra Fría], Alemania era un agresor durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué hizo Corea para ser divida? Creo que esa es la sensación de la gente coreana.

El hecho de la que guerra permanezca irresuelta, y el hecho de que Norte y Sur Corea hubieran comenzado con un proceso de paz de reconciliación…. Sin embargo, el momento fue infortunado, porque en el 2000, ¿quién estaba en el poder en los Estados Unidos? Bueno, George W. Bush. Y Corea del Norte aterrizó en el eje del diablo, esta guerra se debe resolver de una manera legal.

Esperamos que para el 2020. Aunque no está claro si habrá la voluntad política des de occidente para presionar a los Estados Unidos. Estoy esperando algún milagro durante el mandato de Obama. Pero me temo que ha jugado sus fichas en Cuba e Irán, especialmente en Irán. Y Corea del Norte parece como un llamado muy lejano, pero nunca se sabe, es por ellos por lo que la sociedad civil y los movimientos sociales deben hacer presión. Pero si, creo que Corea se reunificará.

Mairead Maguire

La sensanción que yo he tenido cuando he estado en ambas Coreas ha sido que la gente se siente parte de lo mismo, compartimos lengua, compartimos historia… Por nuestra parte, vamos a intentar construir una visión desde la perspectiva de la mujer para la paz y para la reunificación y para establecer algún tipo de protocolo para una campaña internacional.

¿Por qué solamente mujeres, no deberían los hombres participar también en este proceso de paz?

Maired Maguire

Absolutamente, pero creo que es importante crear espacios donde las mujeres se puedan reunir, porque de verdad, lo que pasa cuando nos juntamos es mágico. Creo que la manera en la que las mujeres entendemos la necesidad cotidiana básica por la supervivencia, por sus familias, por sus comunidades, por sus países, se rigen por estándares de priorización diferentes, y es eso exactamente lo que la sociedad necesita. Considero que las mujeres somos más de pensar: “dejémonos de tanta charla, vamos a ir directas al corazón de los problemas, vamos a pensar qué necesitamos para finalizar con la militarización, con la represión, qué necesitamos para llegar para lograr democracia y qué necesitamos para llegar allí”.

No estoy diciendo que los hombres no sean capaces, pero este es un movimiento de mujeres constructoras de paz. Por supuesto, los hombres son necesarios, pero nosotras, como mujeres también necesitamos nuestros espacios para contribuir.

Christine Ahn

Absolutamente, no discrepo para nada. Pero creo es necesario que haya mujeres movilizándose y presionando a los líderes políticos; y se les debe recordar que tienen un papel que jugar, no solamente como víctimas de la guera y el conflicto, sino como líderes políticos. Nos debemos asegurar de que a nuestras líderes se les toma en cuenta y presionar a los políticos porque deben seguir los deseos de la sociedad. Por ello, creo que las mujeres ser pueden movilizar, y tenemos las experiencias increíbles de Meried y Leyma Gbowee de Liberia. Ciertamente nos necesitamos mutuamente, pero se trata de organizarnos entre nosotras para hacer presión y pensar nuevas alternativas.

¿Cuál es la capacidad real de la gente a la hora de influir en el cambio?¿O debemos limitarnos y esperar hasta que los gobiernos y los líderes den el primer paso hacia el cambio?

Christine Ahn

Totalmente, volviendo al 2000 y por ejemplo, en el caso de Corea del Sur, en 1998 se llevaron a cabo las primeras elecciones democráticas, en las que salió elegido Kim Dae-jung, estas elecciones surgieron de la unión de los movimientos obrero, estudiantil y prodemocráticos. Creo que a través de la elección del presidente, se pudo ver que de verdad el pueblo quería un proceso de reconciliación con Corea del Norte. Creo que la comunidad internacional tiene un papel importante en la resolución porque es un conflicto internacional, pero evidentemente los ciudadanos, mujeres sobre todo, deben tener un papel activo.

Marcha de mujeres por la paz en Pyongyang. Fuente: http://apjjf.org/2015/13/28/Christine-Ahn/4342.html

Marcha de mujeres por la paz en Pyongyang. Fuente: http://apjjf.org/2015/13/28/Christine-Ahn/4342.html

¿Cree que las instituciones y poderes internacionales, y probablemente, la sociedad en general valora la capacidad de las mujeres en la resolución de conflictos?

Mairead Maguire

La gente cada vez es más consciente de que las mujeres tienen voz, y cuanto más eduques a las mujeres en sus comunidades, en sus sociedades, doblas la cantidad de gente capaz de aportar en el cambio sociopolítico, porque estás dando a la mitad de la población mundial la posibilidad de participar en el proceso de cambio.

Entonces el hecho de que mujeres formen parte de los cuerpos de gobierno, y jueguen un papel importante en la sociedad civil, puede dar lugar a una perspectiva más equilibrada. Es necesario que mujeres y hombres trabajen juntos siendo parte del mismo equipo, porque proveen perspectivas diferentes.  Cuando empezamos el movimiento en Irlanda del Norte en el 76, el 90% del movimiento fueron mujeres que promovieron y marcharon por las calles diciendo: “aquí están los problemas, y hemos pensado soluciones”. Aquello fue cambio tremendo de perspectiva, aquella que dictaminaba que solamente había una salida militar para esto. Nosotras le estamos dando la vuelta, estamos diciendo que la solución debe venir des de las bases de la sociedad.

Maria Camila Ardila
Colombo-valenciana con base en Barcelona. Estudiante de periodismo en la UAB.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*