Inici / Les Columnes / ¿Culturizados o monopolizados culturalmente?

¿Culturizados o monopolizados culturalmente?

Una columna de Iris Rodríguez

Cicerón empleó el término “cultura animi” para referirse al desarrollo del alma filosófica, los ilustrados franceses consideraban la cultura como un “cultivo del espíritu”. Ahora podemos considerar culto a aquel que ha leído todos y cada uno de los best sellers que plagan las estanterías de la Casa del libro o a aquel que ha visto la filmografía completa de Tarantino y Woody Allen.

Y la pregunta es qué hemos hecho, qué hemos hecho para que un diminuto monopolio cultural nos diga de qué nos tenemos que reír, cuándo y cómo tenemos que llorar con un drama amoroso en la gran pantalla y cuándo tenemos que darnos cuenta de que algo en nuestra sociedad está yendo mal, y sin embargo, es mejor que nos quedemos en el sofá, que intentar cambiar el mundo con la revolución en la calle, es muy del siglo pasado.

Adorno decía el siglo pasado que con el capitalismo se cumplía el sueño Wagneriano de la fusión de todas las artes en una sola obra, y puede que no le falte razón, que nos hayan hecho pasar por un filtro, el de la industria cultural. Atrofiando la espontaneidad que caracteriza al consumidor de medios de comunicación, colocándole sutilmente bajo los deseos de una sociedad culturalmente industrial. Una sociedad a rebosar de estereotipos, de marcos en los que encuadrar cada nuevo producto cultural, una sociedad que culturalmente está bajo el monopolio cultural privado. Una sociedad que ha permitido la fusión de la cultura con el pasatiempo, traspasando un línea muy peligrosa, la de intelectualizar la diversión. Una sociedad que suministra a su público productos diferentes, elaborados en cadena, con un objetivo y una respuesta preestablecida.

Fuente: blog.clismon.net

Redacció

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*