Inici / Les Columnes / El día de lo que sea

El día de lo que sea

Una columna de Bea del Corte

Conmemorar el amor a los padres una vez al año se ha convertido en un ritual más de los muchos que acostumbramos a seguir. Nada nuevo. Cada 19 de marzo se ha convertido en una ceremonia donde priman los regalos y donde, si por un casual esto no fuese posible, todo padre espera que su hijito venga con alguna manualidad que les habrán mandado hacer en el colegio, que es lo que toca. Pensaremos que tiene un puro origen comercial, pero como siempre, viene de atrás: la religión. Cada Día del Padre lo que celebramos es el Día de San José, ya que se le considera como el ejemplo a seguir de todo patriarca y cabeza de la ‘‘familia cristiana, humilde y trabajadora’’, para que todos los padres sigan su ejemplo. Pero el negocio no tardó en sumarse. Galerías Preciados y más tarde El Corte Inglés no demoraron en hacerse cargo de este día para que no faltase padre con su regalo.

La necesidad de alcanzar el nivel de celebración de los círculos que nos rodean en este tipo de días va cada vez más en aumento. Nadie quiere que su papá piense que no le quiere. Tampoco nadie quiere que sus amigos piensen que a su papá no le quiere. Así que compramos lo que haga falta para demostrar lo contrario.

La festividad de hoy se suma a tantas otras como los Reyes Magos, Navidad, San Valentín, Halloween y un sinfín de días como el Día del niño, el Día de la salud, el del agua, el del libro, el de la Constitución, etc, etc, etc. Vamos, que nunca falta nada por celebrar. Pero tampoco es nada nuevo. Lo que más me llama la atención son los días tan absurdos como el del pasado 14 de marzo, el Día del Sueño, con su lema ‘‘respira bien, duerme mejor’’.¡Hala!, festejemos que el sueño existe; el del 11 de julio, el Día de la Población, un día para celebrar que somos personas, o el Día de la Menopausia, cosas de seres tan absurdos como el ser humano… Parece mentira, pero el próximo 19 de septiembre nos tocará celebrar el Día Internacional de Hablar como un Pirata . ¿Y el Día del Pan tumaca? Puede que aún haya alguna fecha libre en los 365 días de nuestro calendario.

Nuestra sociedad de consumo ha creado sus propias absurdeces para ser devoradas por ellas mismas y las grandes empresas luchan de mano con el capitalismo para, no sólo no perder la batalla, sino ganarla por todo lo alto. La publicidad y los medios de comunicación son los profesores que nos guían en esta clase de comportamientos. El consumismo, nuestra escuela, y el Día del Padre (por ejemplo) nuestro libro. Nosotros, borregos alumnos que aprendemos rápido. Así no les hace falta batalla alguna. Pero tranquilos, que si queréis hacer frente al consumismo y dejar de ser contribuyentes de estos días tan estúpidos, también hay un día para ello: el Día de no comprar nada .

Fuente:univio07.blogspot.com.es

Fuente:univio07.blogspot.com.es

 

 

Redacció

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*