Inici / Actualitat / El aire puro de Organyà
En las afueras de Organyà, la vía láctea se puede apreciar a simple vista - Alex Puig. LaColumna.cat
En las afueras de Organyà, la vía láctea se puede apreciar a simple vista - Alex Puig. LaColumna.cat

El aire puro de Organyà

Un fotoreportatge d’Àlex Puig

Organyà se sitúa en la comarca del Alt Urgell, cerca del Pantano de Oliana en las orillas del río Segre. Comúnmente conocido por las Homílias de Organyà -los primeros textos escritos en catalán- y bueno, sus embutidos, es una pequeña localidad envuelta por grandes pedruscos montañosos en medio de pura naturaleza pre-pirenaica. El extenso territorio escarpado que lo rodea, cuenta con poco más que cinco pueblos románicos de menos de 50 habitantes que bordean el rio Cabó, pero con una infinidad de rincones salvajes por explorar.

Organya_1

Las montañas escarpadas cubren el pueblo de Cabó -Alex Puig. LaColumna.cat

Es frecuente encontrarse con campos de cebada por los alrededores del pueblo - Alex Puig. LaColumna.cat

Atardecer en los campos de cebada  – Alex Puig. LaColumna.cat

Entre las montañas se forman pequeños ríos y cascadas que desembocan en el curso del río Segre - Alex Puig. LaColumna.cat

Entre las montañas se forman pequeños ríos y cascadas que desembocan en el curso del río Segre – Alex Puig. LaColumna.cat

Después de pasar algunas noches acampando en la intemperie, explorando sus bosques, pequeños arroyos, y sobretodo, su inmaculado cielo, traté de inmortalizar algunos de los páramos más naturales de los alrededores.

El río Segre - Alex Puig.LaColumna.cat

El río Segre – Alex Puig.LaColumna.cat

El río Segre - Alex Puig. LaColumna.cat

El río Segre – Alex Puig. LaColumna.cat

La silueta de la Montaña Mágica se aprecia entre el cielo estrellado - Alex Puig. LaColumna.cat

La silueta de la Montaña Mágica se aprecia entre el cielo estrellado – Alex Puig. LaColumna.cat

Como ya he destacado, los cielos nocturnos de Organyà son sobrecogedores. Especialmente durante las noches de luna nueva, pues los cielos de la zona se convierten en un gran espectáculo estelar con la vía láctea como protagonista. Naturaleza en estado puro. Y más en verano, pues es el sitio ideal para cazar estrellas fugaces.

En las afueras de Organyà, la vía láctea se puede apreciar a simple vista - Alex Puig. LaColumna.cat

En las afueras de Organyà, la vía láctea se puede apreciar a simple vista – Alex Puig. LaColumna.cat

Organya_4

La vía láctea se aprecia des de muchos puntos de los alrededores del pueblo – Alex Puig. LaColumna.cat

La zona también se caracteriza por la práctica de deportes de montaña como el kayak o la escalada pero entre todos ellos destaca el parapente. Uno de los puntos más importantes para la práctica del vuelo en una de las montañas más idóneas para ello: La montaña Mágica.

Parapentistas de todo el mundo no dudan en visitar los cielos de esta localidad durante todo el año. Pero sobretodo en verano, cuando se producen las térmicas más sostenidas y el cielo se impregna de velas de colores.

Un parapentista despega des de la Montaña Mágica - Alex Puig. LaColumna.cat

Un parapentista alza el vuelo des de la Montaña Mágica – Alex Puig. LaColumna.cat

Parapentistas de todo el mundo acuden a disfrutar de las favorables condiciones de Organyà - Alex Puig. LaColumna.cat

Parapentistas de todo el mundo acuden a disfrutar de las favorables condiciones de Organyà – Alex Puig. LaColumna.cat

No hay duda de que los salvajes páramos de Organyà son la perfecta válvula de escape.

Alex Puig Ros
Barcelona, 1994. Interessat en l'art i la cultura urbana, en la passió per conèixer i viatjar i en el món del fotoperiodisme. Apassionat del parapent i dels esports de risc. Redactor i fotògraf a LaColumna.cat.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*