Inici / Les Columnes / El fútbol ha cambiado
Font: La Vanguardia
Font: La Vanguardia

El fútbol ha cambiado

Una columna de Rubén Moreno

Parece algo irreal, pero está pasando. China quiere ser la mejor liga del mundo. Una suerte de NBA se está formando en la SuperLiga de la potencia asiática. Lleva varias temporadas importando talento, pero este mercado invernal se lo está tomando especialmente en serio. 331 millones han gastado los equipos chinos en este periodo de fichajes, una cifra colosal que ensombrece los 27 millones que se ha dejado la liga española, por ejemplo. Es un claro reflejo de la evolución del mundo del fútbol hacia el mercadeo global que puede convertir cualquier país que tenga dinero en receptor de futbolistas del máximo nivel.

Hace ya tiempo que se está poniendo de moda el retiro dorado en ligas de Qatar o Estados Unidos, pero lo de la liga china sobrepasa la intención de ser una anécdota en las carreras de los futbolistas. Fichajes como los de Teixeira, Lavezzi, Ramires, Jackson o Guarín dan fe que los planes son serios. Hay intención de crecer, de proyecto, de querer convertirse, previo desembolso, en una de las ligas referentes del mundo. Llama la atención, siendo frívolos, lo complicado que esto es para un jugador desembarcar en China. Sí, es ir a correr sobre el verde por unos cuantos millones –ojalá el dilema de la mayoría de mortales fuera ese. Pero futbolísticamente hablando es toda una quimera. Los datos hablan por si solos, pues la estancia media de un jugador de fútbol en China es de menos de una temporada (0,88).

Es curioso que el mismo dinero que estimula a los jugadores a ir a China no pueda evitar compensar el cambio cultural y futbolístico que supone aterrizar en una liga aun sin desarrollar. Hay ejemplos como el de Robinho o el ex del Barça, Seydou Keita, cuya aventura por tierras asiáticas no duró más de una temporada. El dinero sigue ganando territorio en el mundo del fútbol y, de hecho, el deporte rey cada vez mueve unas cifras más exageradas. Y para competir en este mercado de lujo hay que tener empresas –no clubes– cada vez más potentes. Y esta, realmente, es una tendencia que los equipos occidentales no podrán soportar. Si acaban por cuajar los proyectos de ligas de países orientales el deporte rey va a cambiar, y mucho. Asia ganará poder inevitablemente. Pasos de gigante a golpe de talonario. Inquisición futbolística en un territorio donde la cultura deportiva siempre estuvo muy alejada del once contra once sobre el verde. Un cambio irreversible. La perspectiva que el tiempo nos ofrece nos dirá si el efecto será, como parece, devastador.

Font: La Vanguardia

Anuncio de llegada de Jackson Martínez al Guangzhou Evergrande, un equipo de China – Font: La Vanguardia

 

Rubén Moreno
Deporte y música todo el día. Trasnochador. Estudiando periodismo en la UAB. Redactor de deportes y jefe de Twitter de La Columna.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*