Inici / Les Columnes / El ‘twerking’ es el nuevo vals
miley-cyrus-portada

El ‘twerking’ es el nuevo vals

Una Columna de Samuel Rubin

 

Los orígenes del último baile de moda provienen del Este de África. En medio de la jungla, alguna tribu empezó a bailar alrededor del fuego y surgieron con unos movimientos que no pasaron desapercibidos. Al menos este es el origen del twerking’ según un estudio realizado por Glennisha Morgan. Según la ‘experta’, las razones por las que los tribales bailaban esta polémica danza no eran sexuales sino religiosas (en honor a sus Dioses) y también sanitarias (para mejorar la articulación de las piernas y glúteos).

A partir de la década de los 90, el ‘twerking’ llegó a los Estados Unidos a través de las comunidades afroamericanas de Nueva Orleans. Poco a poco la palabra ‘twerk’ y sus famosos pasos de baile (poner el culo en pompa y moverlo arriba y abajo ‘provocativamente’) empezaron a tener presencia en las canciones Pop de Beyoncé y otros artistas.

La polémica no llegó hasta que la inocente, cándida y blanca Miley Cyrus se agachó delante de Robin Thicke para captivarlo con un pobre paso ‘twerking’. Un espectáculo retransmitido en vivo y directo durante una gala de los Video Music Awards de la MTV.

Miley Cyrus durante su polémica actuación en los VMA 2013. Fuente: MTV

Miley Cyrus durante su polémica actuación en los VMA 2013. Fuente: MTV

 

A partir de entonces la cantante ha estado en el constante punto de mira y ha sido recriminada por las asociaciones de padres, sus propios fans y la comunidad de internet. Quizás parte del escándalo se deba a su pasado relacionado con Disney Channel por su papel en la serie ‘Hannah Montana’ donde actuaba con su ‘papi’ (quien es también su mánager).

 Su alarmante filosofía de cambio no ha dejado indiferente a nadie. El extremo uso de la sexualidad frívola en sus letras, bailes, vestimentas y estilo de vida ha provocado un vacío moral en Estados Unidos.

Está claro que no se trata de arte. Aunque hay quien pueda apreciar una cierta connotación surrealista en los gestos de Miley; especialmente en su último videoclip ‘Wrecking Ball’ donde aparece lamiendo un martillo y frotándose desnuda en una bola de hierro mientras llora porque su perro ha muerto.

Miley lamiendo un martillo. Fuente: MTV

Miley lamiendo un martillo. Fuente: MTV

Sexo para vender más sexo. Un círculo vicioso fomentado por los más jóvenes que banalizan actitudes poco ejemplares por pura adoración a sus ídolos. Una nueva doctrina sin criterio y sustento que se basa en ridiculizar la sexualidad y asociarla a la fiesta, las drogas y los ositos de peluche.

Y “ahora” el sexo llega al terreno adolescente pop sin reparos. ‘Que inmoral es todo’ dicen los mayores mientras los jóvenes están divididos: algunos siguen el ejemplo y lo critican y lo potencian a la vez.

Lo cierto es que hace muchos años el Vals también fue considerado un baile pornográfico. Era considerado indecente porque había demasiado abrazo entre los que lo bailaban. Más tarde en los años 1920 hubo otro impacto en la sociedad cuando los fanáticos del Charleston empezaron a golpear sus tacos al ritmo del Jazz. También los sensuales movimientos de pelvis de Elvis y Michael Jackson no quedaron exentos de polémica. Bailes que hoy son considerados inocentes, como el Twist, antes eran motivo de castigo para los jóvenes.

Quizás dentro de 20 años este baile tan escandaloso y la propia Miley Cyrus también sean considerados tontos y nostálgicos. Mientras seguiremos viviendo en un mundo donde la fama se gana a base de provocación.

Redacció

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*