Inici / Actualitat / Elisaveta Avdalá: “El patriarcado perjudica a los propios hombres también”
1465357_384396601697079_202438819_n

Elisaveta Avdalá: “El patriarcado perjudica a los propios hombres también”

Una entrevista de Samuel Rubin

Elisaveta Avdalá (1980) – Nacida en Sofía, Bulgaria, durante la época del telón de acero. Vive en Barcelona desde hace 15 años. Es licenciada por la Universidad de Londres en Dirección de empresas internacionales con RRHH y coach certificada. Mujer, extranjera, curiosa, multilingüe, aventurera, luchadora, formadora y eterna aprendiz. Trabaja como formadora en RRHH, coaching y otras materias. Realiza sesiones individuales y grupales de superación personal o profesional. Participa en diferentes proyectos educativos y empresariales. La concepción de ‘lo femenino’ y ‘lo masculino’ le atrae. Se describe ‘sensible ante lo social e interesada por la evolución humana’. Desde hace más de dos años, su nueva iniciativa, ‘Wo-man XXI’, responde a sus inquietudes sobre la igualdad de género.

Llegaste a Barcelona con 19 años recién cumplidos y un visado de solo dos semanas…

Llegué sin experiencia laboral, y mucho menos formación universitaria. Tenía muchos sueños y ganas de crecer, de ser libre, de experimentar, de aprender, de descubrir, ganas de crear mi vida a mi manera. Barcelona se ganó mi corazón inmediatamente. Su arquitectura colorida, sus paisajes, sus calles amplias, el mar, la mezcla de culturas. Amo a Barcelona. Me inspira continuamente.

¿Y Sofía?

Amo a Sofía también. Es mi ciudad natal. Pero cuando estoy ahí más de un mes, extraño a mi Barcelona. Es la ciudad en la que tuve mis primeras experiencias laborales, donde realicé los estudios superiores, donde gané y perdí muchas batallas. Donde maduré.

¿‘Wo-Man XXI’?

Es un proyecto educativo social y artístico. A través de diferentes actividades como exposiciones, charlas, artes escénicas, y talleres reflexionamos sobre temas como la equidad de género, el rol actual de la mujer y del hombre, las relaciones amorosas…

¿Por qué?

En occidente y en los países más desarrollados se están produciendo cambios importantes en cuanto a los papeles del hombre y la mujer en la sociedad. El patriarcado está siendo cuestionando desde las bases. Para deshacernos de él, para transformarlo en algo más constructivo y sano, es necesario poner conciencia, saber que cambios necesitamos realizar entre todos para transformar el sistema actual.

¿Te estás sumergiendo en una batalla invencible? En un berenjenal, vaya.

Es un proceso muy complejo, requiere conocimiento, conciencia y constancia.  Estamos en un periodo transitorio en el que todo tambalea; nada es fijo, nada es estable. Se requiere mucha adaptabilidad. En cuanto a las relaciones entre hombres y mujeres, tanto personales como profesionales, no tenemos roles definidos: tenemos roles que se diluyen, que crean distancias entre los sexos y nos hacen sentirnos perdidos.  El proyecto ‘WO-MAN XXI’ pretende acompañar, explorar y dar ciertas pautas para poder crear relaciones constructivas, sanas y equilibradas. Desde lo macro (política, empresa, gobiernos) hasta lo micro ( comunidades, familias, parejas ) necesitamos revisar las bases, los valores y aprender a crear relaciones más saludables.

10836595_10152634551300866_2129060128_n

Elisaveta Avdalá – Fuente Propia

Las plataformas pro-igualdad ponen en duda si hoy en día estamos evolucionando hacia una sociedad más equitativa.

Algunos tenemos la suerte de vivir en sistemas donde el patriarcado se cuestiona y hay muchísima acción al respeto. Podemos sentirnos privilegiados de ver los primeros cambios y resultados. Aquellos que apreciamos la mejora hemos de transmitírselo a los demás. Por suerte temas como el rol de la mujer y la igualdad de género empiezan a tener relevancia en las agendas de las organizaciones internacionales. Eso sí: necesitamos armarnos de paciencia, aceptar que puede que nunca veamos el resultado final a lo largo de nuestra vida, y, sin embargo, no tirar la toalla y seguir aportando nuestro granito de arena.

Tu discurso parece moderado para llegar a más gente: ¿Con qué propósito te alejas de la contundencia de otras entidades?

‘WO-MAN XXI’ no se aleja o acerca de las demás iniciativas. Es una iniciativa más. Y como cada iniciativa tiene los colores que le ponen sus creadores. Tenemos que dar las gracias a todas las iniciativas feministas que luchan para que las cosas cambien. Cada iniciativa tiene su estilo propio. En ‘WO-MAN XXI’ queremos dejar de usar las palabras feminismo y machismo, queremos hablar de seres humanos que necesitan convivir mejor, desde una mejor comprensión, comunicación, desde el perdón y las ganas de crecer y aprender conjuntamente en este camino llamado vida.

Lo que planteas puede ser considerado un sistema utópico sin posibilidades de llegar a ser una realidad.

Si, es cierto. Muchos lo consideran utópico. A veces me desanima la falta de fe de los demás. Cuando alguien me comenta que lo que pretendo es imposible o muy difícil, simplemente doy ejemplos de cómo hemos evolucionado en las últimas décadas en derechos humanos. Aun hay una gran batalla por delante, pero el ejemplo de lucha de la comunidad LGTB o la población Afro-Americana en Estados Unidos debería ser una muestra del poder de organización y de la unión de fuerzas. Seguramente muchas personas de la época veían como imposible y utópico este cambio. La humanidad somos cada uno de nosotros, el cambio está en cada uno de nosotros y por suerte siempre fue y será así. Este es nuestro poder.

¿Y la receta del cambio?

No tengo recetas, métodos, 5 pasos de éxito. Tampoco poseo la barrita mágica. No creo en los expertos del terreno emocional. Sí creo en acompañantes, investigadores, personas que desean aportar su granito de arena. La psicología, la comunicación, la inteligencia emocional, los deseos e impulsos, son temas relativamente recientes. Todos tenemos mucho campo por descubrir, explorar y mejorar.

¿Cómo nos repercutirá vivir en una sociedad más equitativa?

Te daré un ejemplo de ello en el mundo empresarial. Hace 50 años no existía el departamento de RRHH. En la época de la revolución industrial, el centro de atención era la productividad y como maximizarla, agilizando el trabajo con las máquinas. Sin embargo, actualmente, algunas empresas emergentes se centran en como aumentar la satisfacción del empleado y como proporcionarle una mejor calidad de vida. En pocas décadas hemos pasado de la máquina a la persona, comprendiendo que nuestras emociones influyen mucho en nuestra capacidad de dar, hacer, en nuestra motivación y productividad. De la misma manera, si entre todos trabajamos la comunicación y la inteligencia emocional, junto con unos valores concretos y auténticos, imagínate como se elevará la calidad de las relaciones.

¿Qué has logrado con este proyecto y qué viene ahora?

La idea tiene dos años de vida. Es un bebé todavía, sin embargo ha aprendido a caminar, a comer… Me ha sorprendido sus ganas de crecer. Hemos realizado talleres y exposiciones. La exposición más importante se celebró en la Casa Orlandai, en el distrito de Sarrià, donde reunimos muchos participantes, como Homes Igualitaris de Catalunya, actores, músicos, bailarines y cantantes, investigadores y psicoterapeutas entre otros. Tuvimos más de 100 visitantes, y más de 40 participantes. Es una iniciativa que reúne arte y educación. La idea es expandirla por Europa y el mundo, para transmitir esos mensajes y pautas a cuantas más personas sea posible.

Exposición WO-MAN XXI en la Casa Orlandai - Fuente Propia

Exposición WO-MAN XXI en la Casa Orlandai – Fuente Propia

¿A que responde la necesidad de ‘Wo-Man XXI’ de internacionalizarse?

Las redes sociales no son locales. Hoy en día a nivel de comunicación hay cada vez menos fronteras, salvo aquellos países que sus propios gobiernos prohíben el acceso a todos los canales comunicativos. La transformación del patriarcado la estamos viviendo casi todos en mayor o menor grado, y donde se vive en menor grado, hay que insistir para que llegue a los rincones más difíciles. Internet nos muestra que todos somos un gran pueblo: el derecho al acceso a la información.

Volviendo a tus orígenes. Que crees que pasó -o viste- en Bulgaria, ¿que te hizo tener una conciencia mucho más amplia en cuanto a los temas que envuelven la mujer y la igualdad de género?

No sé si tengo una conciencia más amplia. Tengo la conciencia que tengo. El origen, el nido, las primeras experiencias siempre marcan nuestra forma de percibir y vivir el mundo. Seguramente me ha influenciado todo lo que he vivido y vivo. Enriquece mucho habitar en diferentes sociedades y culturas, ver diferentes realidades y perspectivas, y ampliar la mente (o no). Si tengo que comparar, por ejemplo, en Bulgaria no es tan popular la generalización del concepto ‘ama de casa’, al menos en las ciudades grandes. La mujer tiene un papel más importante en las corporaciones y las instituciones gubernamentales, en comparación con España.

España no aprueba en materia de la igualdad de género

Sí. Por su pasado histórico y político hay mucho trabajo por hacer a nivel educativo, empresarial y de conciencia en sí. Muchas personas que no están vinculadas a movimientos feministas o pro igualdad ven como negativas o “pesadas” estas plataformas, por desconocimiento o por ignorancia. Algo muy importante a transmitir es que el feminismo lucha para que tanto hombres como mujeres tengan una mejor vida. El patriarcado perjudica los propios hombres también.

¿Wo-Man XXI tiene punto y final?

No sabría decírtelo ahora. No sé prever el futuro, ¡ya me gustaría! El motor principal soy yo, sin embargo no sería posible sin el apoyo de todas las personas que han colaborado en este primer año de vida. Espero seguir trabajando con personas que se sientan identificadas con el mensaje. La verdad es que he visto que todo el mundo encuentra algo que le llama la atención. Porque es un tema que nos toca a todos: todos nos relacionamos, y la mayoría de nosotros ha sufrido por amor. Es un proyecto que puede estar en la calle, en el teatro, en un centro cívico, en la universidad y en la escuela. Es interminable. Espero seguir a su lado y ver su crecimiento.

Artículo relacionado: Los hombres igualitarios también existen’ y ‘Una España maleducada y sin aborto libre’

Samuel Rubin
Barcelona - Los Angeles. Escriure des de 10.000 kilòmetres de distància només em fa voler estar més aprop.

Un comentari

  1. Estupenda entrevísta, enhorabuena a esta chica por los logros, y que siga siendo una inspiración para muchas personas.
    Espero que su proyecto se presente pronto en América.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*