Inici / Societat / Mitjans de Comunicació / ¿Emergen, realmente, las Sociedades del Conocimiento?
fuente: andaliciacompromisodigital.org

¿Emergen, realmente, las Sociedades del Conocimiento?

Un artículo de opinión de Cristina Muelas

El informe de la UNESCO de 2005, “Hacia las Sociedades del Conocimiento”, hace especial hincapié -en su primer capítulo- a la necesidad que tienen los “periodistas, los difusores y los directores de programas de radio o televisión” de fomentar y garantizar “la libre circulación de informaciones e ideas”. Eso sí; siempre y cuando haya voluntad de querer hacerlo. El informe plantea el surgimiento de las Sociedades del Conocimiento como solución a la carencia de desarrollo humano que hay entre el “proceso de mundialización” de la información.

En otras palabras viene a decir que con las emergentes sociedades se “abre camino a la humanización”, basada en la “autonomía”, la “pluralidad”, la “integración”, la “solidaridad”, la “participación” y, sobre todo, la “libertad de expresión”. Se trata de un informe de 2005; ahora, cerca de 10 años después, el panorama que en él se plantea parece ser una utopía. ¿Realmente nos hemos alejado del objetivo con el que la economía concibe la obtención y posterior difusión de la información? ¿Realmente las industrias culturales no buscan el máximo beneficio? ¿Realmente la información que se ofrece es independiente y se presta públicamente al servicio social?

Según los datos que recoge en 2013 el Banco Mundial, algo más del 40% de la población mundial tiene acceso a Internet, frente al escaso 11% que el informe de la Unesco señala. Y tal y como señala la Unión Internacional de Telecomunicaciones, a finales de 2014, “el número de usuarios de Internet en todo el mundo habrá alcanzado casi los 3.000 millones”. El Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo asegura que “entre 2008 y 2012 se sumaron alrededor de 95 millones de nuevos hogares equipados con TV” en países desarrollados; según el informe de la Fundación Telefónica, “TIC, desarrollo y negocios inclusivos”, la telefonía móvil también se ve “en auge”.

Si algo parece ser evidente es que aumentan progresivamente los recursos para alcanzar una mayor conexión entre informaciones, transmitidos desde distintos puntos del planeta. Tal hecho supone un mayor alcance a las informaciones, pero no por ello significa que directamente se fomente el pensamiento crítico, la reflexión y el conocimiento. Es un bombardeo de información. No obstante, sí es cierto que algunos medios de comunicación alternativos saben aprovechar el uso de las TIC para poder edificar lo que vendría a ser las sociedades del conocimiento, pero los medios más tradicionales -los que se configuran en base a los planteamientos de la Sociedad de la Información y, los cuales suelen ser los más leídos entre los y las ciudadanas- mantienen el estrecho vínculo entre lo político y lo económico.

Es precisamente este vínculo uno de los factores por los cuales no existe ni la autonomía, ni la pluralidad, ni la libertad de expresión. Sin irnos más lejos, pongamos por ejemplo España: los diarios impresos más leídos en el país dependen, en su mayoría, del financiamiento de los bancos. La Vanguardia y El Periódico, de ‘La Caixa’; El País, del ‘Banco Santander’; el ABC, del ‘BBVA’; La Razón, del ‘Banc Sabadell’. Y, si una de las soluciones pasa por la “voluntad” de los periodistas de querer el cambio hacia un modelo al servicio público, igual debemos reflexionar sobre el poder que nos concierne, y que parece no florecer del todo.

Cristina Muelas Guiu
Periodista. En constant moviment. D'això es tracta, no?

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*