Inici / Cultura / Cinema / Con vistas al Festival de Venecia

Con vistas al Festival de Venecia

Que las nuevas tecnologías lo han cambiado todo es algo que no se puede negar a estas alturas. Hasta lo más arcaico e inamovible de nuestra vida cotidiana ha tenido que adaptarse a los tiempos modernos para seguir estando presente, ya que de lo contrario entraría en un vacío existencial parecido a no tener cuenta de Facebook. El cine no es una excepción, y bien lo sabemos. De hecho, es un grandísimo ejemplo de cómo una industria sin rival en los espacios de ocio de la gente ha menguado hacia un esperpento de sí misma que se ancla con ahínco en las viejas fórmulas que tantos beneficios (económicos, por supuesto) les ha dado. No hablamos del arte cinematográfico ni de la innovación artística, sino de la distribución, esa gran desconocida. Ahora la pregunta es: ¿cómo es posible recortar distancias con los espectadores?

Imprescindible en este sentido es mirar hacia los festivales cinematográficos, lugares donde se dan citas las propuestas más interesantes del cine contemporáneo y que está reservado, ya sea por distancia o por inaccesibilidad, a unos pocos. El Festival de Venecia ha sido uno de los primeros en darse cuenta de que no puede seguir ese camino en una era como la que vivimos. Con el objetivo de acercar un pequeño trozo de festival a los espectadores de todo el mundo, los organizadores de la más que prestigiosa Mostra llevan habilitando desde hace tres años una Sala Web donde se estrenan casi simultáneamente una selección de películas de las secciones Orizzonti y Bienale College. Como es de esperar, no suelen ser los films más esperados entre público y prensa, ni grandes obras de los cineastas más consagrados, pero nos ofrecen nuevas perspectivas y la oportunidad de formar parte del festival de cine más antiguo del mundo.

En su 72º edición, el Festival de Venecia abre de nuevo un espacio web, asociado con la plataforma online Festival Scope, en el que se pueda crear un punto de encuentro para espectadores de todo el mundo. “Conectar audiencias internacionales con el festival” declaraba en Fotogramas el director de la Mostra, Alberto Barbera. Esta iniciativa ya consolidada por el festival italiano gana adeptos y festivales como el de Rotterdam también han buscado maneras en sus últimas ediciones para acercarse a un público más alejado de sus fronteras, por no hablar de festivales online como el Atlántida Film Fest de Filmin o el de Márgenes. A nuevos tiempos, nuevas costumbres.

neon_bull

Escena de ‘Neon bull’. Fuente: labiennale.org

La recomendación: Neon bull

Una de las primeras películas puestas a disposición del público online del Festival de Venecia ha sido el segundo trabajo del brasileño Gabriel Mascaro. Quien ya sorprendiera con la belleza y naturalismo contemplativo de Ventos do agosto, presentada en la pasada edición de L’Alternativa, vuelve con un elenco de personajes más singulares, pero con el mismo carácter de observación del cuerpo y el comportamiento. Neon bull es la historia de un cuidador de vacas, destinadas a ser el divertimento en un ruedo de las ‘Vaquejadas’, que ejerce de modisto particular en sus ratos libres y cuyo sueño es hacer de ese hobby su profesión. Mascaro conserva su carácter costumbrista pero gana profundidad, aunque pierde esa poética forma de aquella playa del Brasil, que cambia por un mensaje más social y político. Lo que no ha cambiado, sin duda, es su capacidad para grabar imágenes icónicas, como una mujer vestida con pezuñas y cabeza de caballo contoneándose con una música sexy bajo una luz roja.

Junto al nuevo film de Mascaro, se han estrenado dos películas más en el primer día de Sala Web: Italian gangsters, de Renato de Maria, y Baby bump, de Kuba Czekaj. Con este triplete de estrenos, comienza esta iniciativa online que ofrece piezas fílmicas únicas desde Brasil hasta China, pasando por Grecia, Filipinas o Francia, y que crea un vínculo orientado a la supervivencia de la fama y prestigio de un festival como el de Venecia. Una habitación con vistas a una pequeñísima parte de su brillante programación.

Mireia Mullor

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*