Inici / Les Columnes / Flip Saunders: la derrota de un ganador
Flips Saunders y Kevin Garnett picant de mans. Fuente: Dectrends.esy
Flips Saunders y Kevin Garnett picant de mans. Fuente: Dectrends.esy

Flip Saunders: la derrota de un ganador

Una columna de Jordi Abella 

Era el 19 de Mayo de 2004. Minnesota y Sacramento se enfrentaban en Minneapolis, en un Target Center a reventar tras una temporada en que el equipo de la ciudad había hecho historia al superar por primera vez una serie de Playoff. En la segunda ronda, los Wolves de un Kevin Garnett que vivía su mejor temporada en la liga se medían a los temibles Kings de Divac, Webber, Bibby, Stojakovic y compañía, una serie que había llegado al séptimo partido. A falta de diez segundos para el final, los Wolves aventajaban por tres puntos a los Kings, que tenían posesión.

Peja Stojakovic con el balón. Lanza uno de los peores triples de su carrera, que no toca ni aro, pero el rebote le cae a Brad Miller que al intentar anotar se lleva el tapón del majestuoso Garnett, que manda el balón fuera. En ese momento la televisión enfoca a Flip Saunders, que se dirige a su estrella gesticulando desde el banquillo. La consigna es clara: <<Chris Webber, encima de Webber, que no tire y si lanza que no lo haga cómodo>>. Efectivamente, el balón le llega a Webber, que lanza de tres con Garnett encima y falla cuando la bocina anuncia el final del partido. Las cámaras se quedan con Kevin, el héroe del partido, que tras celebrarlo con sus compañeros se funde en un verdadero abrazo con su maestro y mentor, Philip Saunders. Ambos habían hecho historia al clasificar, por primera vez, a su equipo en una final de conferencia. Dos ganadores que conectaron por eso, por ser ganadores. Pocos entrenadores pueden presumir de lograr 64 victorias en una temporada regular.

Aun así Saunders no ha podido conseguir el triunfo en el enfrentamiento más duro de su vida, el desafío contra la enfermedad de Hodgkin, el cáncer. Un rival que todavía no conoce táctica ni técnica para ser derrotado, convirtiéndose en una lucha inútil con un inevitable final que llegó en la etapa deportiva más bonita y emotiva de Flip. El 3 de Mayo del pasado año, Saunders volvía a su casa tras una larga carrera en la NBA que le condujo a Detroit, Washington y Boston. Su vuelta le hacía reencontrarse con su pupilo convertido en hombre y leyenda viva de este deporte. Garnett y Saunders, Saunders y Garnett unidos por el futuro de una de las plantillas más prometedoras. Pero tras un año en el que el entrenador se perdió varios partidos por motivos médicos, el pasado 11 de Agosto finalmente le diagnosticaban la enfermedad que iba a cobrarse su vida.

Hace una semana los Wolves anunciaban su fallecimiento, tan solo dos días después de notificar que por motivos personales dejaba el puesto de entrenador y General Manager de la franquicia. Según el NIH (Instituto Nacional del Cáncer) se estima que tan solo en Estados Unidos serán diagnosticados más de un millón y medio de casos de cáncer nuevos, por los cuales fallecerán más de quinientas mil personas. Los profesionales de la medicina siguen trabajando en encontrar una cura total para esta enfermedad. Sin embargo, parece que tras muchos años y recursos invertidos seguimos perdiendo contra uno de nuestros rivales más duros. Una vez sentida la marcha de Saunders, debemos quedarnos con lo que éste nos enseñó. Y es que, aún siendo un ganador, siempre queda la opción de caer en el pozo de la derrota. Y de ahí no se sale.

Jordi Abella Vilarò

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*