Inici / Esports / Creuant l'Atlàntic / El fracaso del plan quinquenal
Mikhail Prokhorov en el Barclays Center. Fuente: CDN.

El fracaso del plan quinquenal

Un artículo de Omar Naboulsi

Los planes quinquenales para la entonces emergente economía de la URSS, fueron una serie de proyectos desarrollados por el Gosplán (Comité planificador de la economía de la Unión Soviética) y propuestos por Vladimir Lenin. Estos planes quinquenales, que se empezaron a poner en práctica en los años 20, consistían en la planificación económica del país cada cinco años con la intención de fomentar el desarrollo de la industria.

No obstante, el 24 de septiembre de 2009 un hombre se decidió a instaurar un nuevo plan quinquenal en el mejor negocio del planeta, la NBA. Mikhail Prohkorov compró la mayoría del accionariado de los New Jersey Nets, convirtiéndose en el primer propietario no estadounidense de la historia de la competición. El señor Prokhorov es un multimillonario ruso y de origen judío que entró a formar parte del circo norteamericano con el objetivo de ganar el anillo de campeón al cabo de cinco años.

Durante su primer año y medio de gestión, Prokhorov se dedicó a promocionar la marca Nets por todo el mundo, anunciando que el equipo se trasladaría a Brooklyn en 2012 para potenciar su presencia en el mercado además de la construcción de un nuevo estadio, el Barclays Center. El magnate ruso quería hacer de los Nets un equipo global con una base de fans que se extendiese de Nueva Jersey a Brooklyn, Moscú, Asia y Europa.

En el plano deportivo, poco movimiento en la franquicia neoyorquina, tan solo se dedicaron a perder partidos y acumular buenas rondas de Draft. No era casual, el salto de calidad en la cancha se debía producir en Brooklyn con el apoyo de una nueva ciudad. Prokhorov no se pudo contener y en febrero de 2011 se produjo el primer gran traspaso en los Nets del plan quinquenal. Deron Williams, por aquel entonces uno de los tres mejores bases de la liga, recalaba en New Jersey a cambio de los jóvenes Devin Harris y Derrick Favors y dos elecciones de primera ronda del Draft. Un buen reclamo para incentivar a los aficionados de los nuevos Brooklyn Nets.

En el verano de transición de New Jersey a Brooklyn, Prokhorov se hizo en la agencia libre con los servicios de Joe Johnson, un prolífico anotador All-Star que buscaba firmar el contrato de su vida. El proyecto empezaba a tomar forma, en el tercer año del plan quinquenal los Nets contaban en su cinco inicial con Johnson, Williams y Brook López, tres jugadores capaces de ser de los mejores en su posición. Se cumplieron las premisas, la franquicia acabó la temporada en la cuarta posición de la Conferencia Este, disputando por primera vez los Playoffs desde 2006. No obstante, cayeron en primera ronda ante los Chicago Bulls, la primera gran decepción del plan quinquenal.

La temporada 2013-14 fue la más esperanzadora del proyecto soviético. Prokhorov, mediante traspasos, había conseguido reclutar a Paul Pierce y Kevin Garnett, dos de los jugadores más ilustres de la NBA en los últimos 20 años y futuros miembros del Hall of Fame, además de contratar a Jason Kidd como entrenador, un hombre que jugó en los Nets durante siete temporadas. Gracias a este movimiento, el conjunto de Brooklyn había conseguido reunir a un quinteto de en sueño, veterano pero con todos los ingredientes para triunfar. La dirección de Deron Williams, la anotación de Joe Johnson, la polivalencia de Pierce, la veteranía de Garnett y el talento de Brook López parecían elementos suficientes para intentar un asalto al campeonato.

Nada más lejos de la realidad. Las continuas lesiones de Garnett y López y el bajo estado de forma de Deron Williams lastraron en demasía al equipo. En la temporada regular no se mejoró el récord de la campaña anterior y en Playoffs perdieron por 4 a 1 ante los Miami Heat de Lebron James. Un golpe extremadamente duro a un equipo veterano, quizás ya cansado de sobreponerse a tantos obstáculos en el camino.

La última temporada del plan quinquenal ideado por Prokhorov se puede calificar como mediocre. Paul Pierce decidió dejar el equipo en verano para jugar en los Washington Wizards y Kevin Garnett fue traspasado a los Minnesota Timberwolves para acabar su carrera donde la empezó. La baja de estos ilustrísimos jugadores le hizo perder mucho glamour al equipo, que acabó entrando en Playoffs por los pelos para perder en primera ronda por 4 a 2 ante los Atlanta Hawks.

Un triste final para un proyecto ambicioso. El primer gran fracaso de Mikhail Prokhorov, que en las últimas horas ha manifestado que desea hacerse con la totalidad de las acciones de los Brooklyn Nets, esta vez para establecer un proyecto deportivo a largo plazo. Prokhorov ha aprendido la lección, y es que era utópico intentar trasladar un plan económico soviético a los parámetros deportivos de una competición regida en un sistema tan cerrado como es la NBA. En este caso, la guerra fría (en cuanto a lo deportivo se refiere) se la llevó USA.

Omar Naboulsi Hernàndez
Redactor a LaColumna.cat. Amant de l'esport en general, del basquetbol en particular.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*