Inici / Actualitat / Fuerteventura: El paraíso inerte
foto_12

Fuerteventura: El paraíso inerte

Un fotoreportaje de Àlex Puig

Hace poco más de 70 millones de años, a raíz de la tectónica de placas entre la Euroasiática y la Africana, empezaron a brotar las brechas que conforman el actual archipiélago de las Islas Canarias. Volcanes submarinos que empezaron a escupir roca líquida formando un microcosmos aislado de un valor único. 58 millones de años más tarde, después de éste largo período de acumulación de sedimentos fundidos acabaron por formarse los más de 100 kilómetros que conforman la salvaje isla de Fuerteventura. La más antigua de todas.

Debido a su cercana ubicación a la costa africana, las condiciones climáticas y la extensa proliferación de volcanes, esta isla es el exponente más representativo del poder de la madre naturaleza. Extensas planicies dominadas por roca volcánica, fuertes vientos, un sol abrasador, profundos cráteres y un agitado mar que da forma a las costas de la Isla. Fuerteventura es la representación de la inerte fuerza de los elementos.

foto_4

foto_22

foto_3

El Calderón Hondo – Foto: Alex Puig Ros

En el norte, encontramos pueblos rodeados de montículos y volcanes como el Calderón Hondo -el más joven-, en Lajares, o la desértica costa que parte desde el pueblo surfero de Cotillo. Un amplio desierto que desemboca en infinitud de acantilados dibujados por las grandes olas que rodean la isla. La naturaleza en acción. El ruido más puro del mar desgarrando la tierra lentamente. Pero no solo en el norte. En la otra punta de la isla encontramos el parque natural de Jandía. Una formación de montañas desprovistas de vida y deformadas por los intensos e incesantes vientos que la azotan constantemente. O en el oeste, en las costas de Ajuy, dónde el mar ha acabado formando cavidades en la roca y formando esculturas naturales de lo más espectaculares.

foto_23

Las dunas de Corralejo – Foto: Alex Puig Ros

foto_12

A través de la isla – Foto: Alex Puig Ros

Y no todo está en las costas. A través de la isla, en los áridos páramos centrales, se levantan altas calderas acompañadas de pueblos rodeados por desérticas planicies, dunas y alguna que otra palmera. Con el sol y el viento como sustento, las aldeas son tranquilos núcleos de agricultores, cabras y gallinas azotadas por el relajante sonido del aire en movimiento.

foto_13

Foto: Alex Puig

foto_18

Agua de Bueyes – Foto: Alex Puig Ros

foto_17

Faro del Tostón, Cotillo – Foto: Alex Puig Ros

La naturaleza más pura no está tan lejos de casa. Y la experiencia de convivir constantemente con el inerte poder del viento, las mareas y el sol, es algo que conecta con lo más profundo de nuestra mente. No somos nada más que polvo en constante cambio. Y Fuerteventura te lo demuestra.

IMG_9556 copia

La costa norte – Foto: Alex Puig Ros

foto_11

Un volcán asoma en el horizonte – Foto: Alex Puig Ros

foto_16

Un manto de piedras volcánicas cubre la isla – Foto: Alex Puig Ros

foto_7

El sol cae por la costa norte - Foto: Alex Puig Ros

El sol cae por la costa norte – Foto: Alex Puig Ros

foto_20

Playa de Cofete – Foto: Alex Puig Ros

foto_9

Ajuy – Foto: Alex Puig Ros

foto_8

Ajuy – Foto: Alex Puig Ros

Alex Puig Ros
Barcelona, 1994. Interessat en l'art i la cultura urbana, en la passió per conèixer i viatjar i en el món del fotoperiodisme. Apassionat del parapent i dels esports de risc. Redactor i fotògraf a LaColumna.cat.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*