Inici / Política / Estat / Colores contra la xenofobia
El 18 de abril es el Gora Gasteiz Eguna (“Día Gora Gasteiz”). Foto: Arantzazu Alnso
El 18 de abril es el Gora Gasteiz Eguna (“Día Gora Gasteiz”). Foto: Arantzazu Alnso

Colores contra la xenofobia

Un artículo de Olatz Alonso

En medio de una crisis de refugiados que está retratando la insolidaridad de los dirigentes de la Unión Europea, que ya han aprobado el acuerdo con Turquía que permitirá las deportaciones, la iniciativa popular Gora Gasteiz presentó en Vitoria el documental “Izan kolore, sé color”, un repaso a la breve pero intensa vida del proyecto con el que una ciudad se reivindicó orgullosa de su diversidad ante el discurso xenófobo del que fuera su alcalde.

En el verano de 2014, el entonces alcalde de Vitoria-Gasteiz, Javier Maroto, decidía adelantar la campaña para las elecciones municipales de mayo de 2015 con unas declaraciones criminalizadoras y xenófobas. En una entrevista en la Cadena Ser, declaraba que “algunas nacionalidades, en nuestra ciudad, viven principalmente de las ayudas sociales y no tienen ningún interés en trabajar e integrarse”, para acto seguido matizar que la acusación no iba dirigida al colectivo latinoamericano, si no al magrebí.

Con esa incendiaria afirmación comienzan el trailer y el documental “Izan kolore, sé color”. El film recoge el nacimiento y trayectoria de Gora Gasteiz (“Viva Vitoria”), una iniciativa ciudadana formada en noviembre de 2014 como respuesta al discurso xenófobo lanzado por Maroto, que amenazaba con fracturar la convivencia de la ciudad. “Intereses que utilizan todo el poder que tienen a su alcance para dirigir nuestra ciudad por el camino de la exclusión, el racismo, el individualismo y la confrontación social. Por eso, las personas firmantes de este manifiesto reafirmamos nuestro compromiso por la Gasteiz de los derechos sociales. Por una ciudad justa y solidaria, una ciudad plural que se relaciona con su entorno, cuyo objetivo constante es aprender, intercambiar y compartir. Donde el orden social, económico y político estén orientados a un proyecto multicultural y educativo de conocimiento mutuo, de convivencia y donde todos los derechos sociales estén garantizados para todas las personas” rezaba el manifiesto apoyado por personalidades vitorianas de múltiples ámbitos.

Gora Gasteiz consiguió aglutinar las diferentes reacciones de rechazo a un ataque directo dirigido contra una parte de la sociedad gasteiztarra. “Fue una iniciativa muy diversa, con gente proveniente de movimientos diferentes. En el documental, hemos querido reflejar esa pluralidad a través de las entrevistas”, explica Beñat Fontaneda, el director. Erlantz Anda, miembro del colectivo, admite que “lo más bonito fue cuánta gente diferente participó. Gente que antes no se habría juntado nunca y que se mezclaron gracias a este proyecto”. Personas diferentes pero con un mismo objetivo: dejar claro que “no todo vale” para ganar unas elecciones.

Paralelamente, también en noviembre, se formó la plataforma “Ayudas + justas”, que siguiendo la tónica de las acusaciones de Maroto, inició una recogida de firmas para presentar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en el Parlamento Vasco para “acabar con el fraude”. Sin embargo, las modificaciones propuestas desde la plataforma, en vez de aumentar el control para evitar fraudes, “excluían a una parte de la sociedad” de poder recibirlas, como explica el periodista Iñaki Iriondo en una de las entrevistas del documental, ya que endurecían las condiciones para poder aspirar a ellas (residencia legal y empadronamiento mínimo de 5 años en Euskadi, entre otros requisitos). Más adelante se descubrió que el portavoz de la plataforma, Patxi Gómez, había sido investigado por cobro indebido del paro y fraude a la Seguridad Social.

A la creación de Gora Gasteiz en noviembre le siguieron unos meses intensos en los que se organizaron actividades que fueron desde jornadas sobre racismo y convivencia a eventos deportivos e incluso una carroza propia en el desfile de carnaval. Iniciativas que culminarían con la celebración del Gora Gasteiz Eguna (“Día Gora Gasteiz”). El 18 de abril más de 6.000 personas tomaron el centro de la ciudad en una kalejira multicolor, en referencia al lema de la plataforma “Izan kolore. Sé color”, de donde toma el nombre el doucmental. Una metáfora a favor de la diversidad y contra los discursos maniqueos del “nosotros-ellos”. Durante aquel sábado se organizaron multitud de actividades en diferentes puntos del centro de Vitoria, en los que predominó un ambiente festivo e inclusivo.

El 18 de abril es el Gora Gasteiz Eguna (“Día Gora Gasteiz”). Foto: Arantzazu Alnso

El 18 de abril es el Gora Gasteiz Eguna (“Día Gora Gasteiz”). Foto: Arantzazu Alnso

Con este acto la plataforma ponía fin a su trayectoria, pero los resultados de las elecciones municipales hicieron necesaria una nueva aparición: Javier Maroto, con su discurso polarizador, ganó las elecciones. Dado que todo el debate de la campaña electoral se había centrado en torno al tema de la convivencia y las personas migrantes, dejando de lado otros como la corrupción, desde Gora Gasteiz se instó al resto de partidos políticos a ser consecuentes con los mensajes lanzados durante la campaña y evitar que la alcaldía recayese en manos de Maroto. Finalmente, fue investido alcalde Gorka Urtaran, del PNV, con el apoyo de EH Bildu, Sumando-Hemen Gaude e Irabazi y con el voto en blanco del PSE, que se desvinculó del acuerdo después de que un edil del PNV de Andoain no apoyase al candidato socialista de dicha localidad. A pesar de que Gora Gasteiz no tenía como objetivo apartar a Javier Maroto de la alcaldía, Anda reconoce en el documental que tras la sesión de investidura cundió la sensación de “hemos ganado”.

Toda la experiencia de Gora Gasteiz puede resumirse en una palabra: ilusión. Desde la plataforma explican que, dado que el discurso xenófobo es “tan visceral”, se dieron cuenta de que para combatirlo no sería suficiente basarse sólo en razonamientos que pusiesen de relieve la falsedad de las acusaciones (los datos sobre el supuesto fraude demostraron que suponía el 0,3% del total de las ayudas durante los tres últimos años). Decidieron enfocar el movimiento también a los sentimientos, a través de un logo colorido y un lenguaje positivo, para mostrar la ciudad plural y en armonía que reivindicaban.

Ya lo decía Fermín Muguruza en el grupo Negu Gorriak: contra el racismo y la xenofobia, kolore bizia.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*