Inici / Esports / La fe del Mago de Arguineguín
Valerón celebrando su gol en la noche mágica ante el A.C. Milán en 2003. Fuente: La Voz de Galicia.
Valerón celebrando su gol en la noche mágica ante el A.C. Milán en 2003. Fuente: La Voz de Galicia.

La fe del Mago de Arguineguín

Un artículo de Omar Naboulsi

El 30 de agosto de 1997 el Mallorca de Héctor Cúper recibía al Valencia en Son Moix. El entrenador argentino hizo debutar en Primera División a un joven de 22 años que había brillado en Segunda en las filas de la U.D. Las Palmas. Se trataba de Juan Carlos Valerón, para muchos el jugador español con más talento de la historia. Andrés Iniesta, referente del futbol de toque actual, ha reiterado en diversas ocasiones que él solo pagaría entrada para ver jugar al Flaco.

Y es que Valerón nunca pasó desapercibido. Su capacidad innata para patear el balón chocaba de frente con su personalidad reservada. Un futbolista religioso, un hombre evangélico practicante que sigue con vehemencia la palabra de Dios. Pero ante todo, un prodigio que siempre ha sabido encajar los obstáculos que encontraba en la vida y transformarlos en éxitos.

El Mago de Arguineguín sufrió la muerte de su padre cuando era un juvenil y militaba en el filial de Las Palmas. No obstante, la desgracia le sirvió de motivación para superarse en el campo y convertirse en jugador del primer plantel en la misma temporada. Esa fuerza para vencer a las adversidades es lo que le hace diferente. Su elegancia al conducir el balón y su visión de juego encandilaron a toda una generación de aficionados al deporte rey. Incluido Jesús Gil y Gil, que no dudó en llevárselo al Atlético de Madrid al finalizar la temporada 1997/98.

El legado de Valerón comenzó con su traspaso al Deportivo de la Coruña tras el descenso de los colchoneros en el 2000. No podía ser de otra manera, de militar en un conjunto descendido a disputar la Eurocopa de 2000 y ser titular en el equipo campeón de Liga. De la desdicha a la gloria.

En Coruña es donde vimos al mejor Valerón, un jugador que sin alzar la voz se ganó el respeto de todo el planeta futbol. Un ejemplo de la magnitud del jugador son las declaraciones que realizó el año pasado Gennaro Gattuso para Il Corriere dello Sport: Solo tuve que marcar al hombre a un jugador en mi vida, y fue a Valerón“.

El fin de la era gloriosa del Deportivo se consumó el 22 de enero de 2006. Los blanquiazules recibían en casa al Mallorca, el equipo que dio la alternativa en la élite al Flaco. En el minuto 88 de partido, la rodilla izquierda de Valerón se clavó en el césped. Rotura del ligamento cruzado anterior, adiós al Mundial de Alemania. La desgracia se cebó con el Mago, ya que sufrió una segunda rotura del ligamento y estuvo 2 años de baja.

Su tesón hizo que volviese a jugar en la élite con 33 años para liderar al Dépor hasta el 2013, año en el que los gallegos descendieron. A pesar del revés, la estrella de Arguineguín decidió afrontar un nuevo reto: ascender a la U.D. Las Palmas a Primera División. Tras dos temporadas en Segunda, los canarios ascendieron a la Liga BBVA.

Valerón volvió a superarse, a sus 40 años ha conseguido jugar en Primera con el equipo de su tierra. Un hito que engrandece su leyenda, por eso no es de extrañar que este mes cumpliera 400 partidos disputados en la máxima categoría del futbol español, los que luchan por superarse acaban triunfando.

Omar Naboulsi Hernàndez
Redactor a LaColumna.cat. Amant de l'esport en general, del basquetbol en particular.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*