Inici / Cultura / La Llamada: conquistando la fe a ritmo de reggaetón
Cartel de La Llamada para esta temporada en el Lara. Fuente: Página oficial de La Llamada
Cartel de La Llamada para esta temporada en el Lara. Fuente: Página oficial de La Llamada

La Llamada: conquistando la fe a ritmo de reggaetón

Una crítica de Raquel M. Martínez

En el escenario, dos chicas, María y Susana, vueltas de espaldas, duermen en una litera. Todo en silencio… y de repente baja Dios, cantando “I will always love you” de Withney Houston por una escalera que da a medio de la platea. Y así empieza a atrapar al público La llamada, más que un musical, una revelación (divina, ya que estamos).

(trailer ofical de La Llamada)

Javier Calvo y Javier Ambrossi, “los padres de la criatura”, escribieron esta locura de guión (ellos mismos explican de que va) pensando en que sería un musical pequeño, de dos días, para el Hall del Teatro Lara… y dos años después, el musical sigue allí, pero en la sala grande (que ya se queda algo pequeña, porque las entradas vuelan). El elenco original (con Macarena García y Andrea Ros, y después Anna Castillo) estaba compuesto por amigas y familiares de los actores (Macarena es hermana de Ambrossi). Las actrices han ido cambiando, pero siguen siendo todas del círculo de amistades de los autores, cosa que se nota mucho en la química de los personajes y su comodidad con el texto.

No es un texto nada fácil. Al fin y al cabo, la protagonista nos canta que ella “ha sido la mejor bailando reggaetón” para explicarnos que está cambiando porque, con 17 años, ha sentido la llamada de un Dios… que le canta canciones de Whitney Houston. Cabe destacar la sensibilidad de Calvo y Ambrossi al tratar temas como la fe desde diversos enfoques – la protagonista la descubre, una monja la vive y otra monja abandona- y los primeros amores de  María y Susana, que se enamoran de Dios y de una de las monjas respectivamente. Pese a todo, no deja de ser un musical sobre amores y amistades en la adolescencia, con buenas dosis de modernidad y humor y un final con tintes de Disney.

(Macarena García interpretando el tema principal, que da nombre a la obra)

Cartel del estreno de Angy como Susana en La Llamada- fuente: Página oficial de La Llamada

Cartel del estreno de Angy como Susana en La Llamada- fuente: Página oficial de La Llamada

Las cinco actrices (dos monjas, dos adolescentes y Dios) hacen un magnífico trabajo de interpretación en todo momento, imprescindible para llevar el peso de la obra, que no cuenta con una gran escenografía ni efectos especiales escandalosos. Cabe destacar los premios que cosechó Macarena García durante su periodo como María, la genial interpretación de Clara Traisac, la nueva protagonista, y el gran estreno de Angy, que sustituye a Anna Castillo como Susana desde el día 1 de mayo. Lo de las monjas es harina de otro costal: las actrices son buenas, y sumadas a unos papeles creados para lucirse, las risas están garantizadas. De Dios hay que quedarse sobretodo con la voz, porque ese carisma inglés de Richard Collins Moore puede hacerse algo difícil de ver…

En dos horas, en La Llamada pasamos dos días en una cabaña de campamento de verano donde Susana y María están castigadas. La escenografía no cambia en ningún momento, más que para dejar paso a una cruz que cuelga del techo, y sin embargo, no se hace para nada pesado. Está claro que el espacio condiciona la obra, pero en este caso el experimento ha salido bien: con un guión tan intenso y buenos actores para darle vida, no hace falta complicarse con el escenario ni con los efectos de luz. Es un gran punto también la presencia de una banda en directo en el escenario, que da una calidad diferente a la música.

Después de cuatro temporadas en cartel, se puede augurar –y no extrañará a nadie que lo haya visto – que esta locura de musical va a seguir en marcha por mucho tiempo… así que si tenéis la oportunidad de verlo, no la dejéis pasar. Ahora mismo está en Madrid, en el Teatro Lara, pero han estrenado también en Barcelona, Moscú y Méjico.

Se nota que Javier Calvo y Javier Ambrossi compusieron con mucho mimo este musical, su opera prima, y eso siempre da buen resultado. Atreverse vale la pena, y ellos lo saben.

Raquel M. Martinez
Estudiant de periodisme a la UAB, redactora a La Columna. Amb interferències entre la faceta de poeta i la de periodista. Entenc aquesta professió com un compromís amb la societat.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*