Inici / Esports / La masculinidad como trasfondo de la gala de la FIFA
Foto: Kidsnews.com
Foto: Kidsnews.com

La masculinidad como trasfondo de la gala de la FIFA

Un artículo de Jordi Abella

El deporte femenino volvió a ser el gran derrotado en la gala de los premios FIFA celebrada el pasado lunes. A diferencia de otros años, tan solo hubo una única mujer galardonada con un premio. Esta fue la alemana Nadine Kessler, que sin duda alguna se merecía el premio que la nombraba como la mejor jugadora de fútbol en 2014. La centrocampista del Wolfsburg ha ganado este año la liga alemana y la mayor competición europea y ha demostrado su calidad con su selección, a la cual ayudó de grata manera para clasificarse para el mundial que se celebrará este año en Canadá.

En lo que al mejor entrenador femenino se refiere, el premio fue otorgado a otro miembro del Wolfsburg, Ralf Kellermann. El entrenador, de 54 años, que fichó por el equipo alemán en 2008, ha ganado todos los títulos que ha disputado con el “equipo del pueblo” desde 2012.

Kellermann rompe una bonita tendencia que se repetía desde que este galardón empezó a entregarse, en el año 2010. Exceptuando 2011, año en que también ganó un hombre este premio, el japonés Norio Sasaki, las otras tres premiadas habían  sido mujeres. Por otro lado, se abre otro hecho a recalcar sobre la figura de Kellermann y es que el alemán se ha convertido en el primer entrenador premiado por su dirección al frente de un club y no de una selección.

Este último dato no habla demasiado bien del seguimiento social sobre las diferentes competiciones femeninas que no sean internacionales. Algo entendible teniendo en cuenta que en nuestro país con suerte podemos disfrutar de la emisión en abierto de algún partido femenino de la liga española desde que Gol TV compró sus derechos televisivos. Además, por lo que a eventos internacionales se refiere, es hasta más fácil poder ver la retransmisión completa de un mundial sub-21, sub-20 o hasta sub-19 masculino o por  lo menos los partidos que España disputa en este, que la competición absoluta femenina.

El último mundial de fútbol femenino celebrado en Alemania tuvo una expectación de 16 millones de personas durante los partidos que la selección femenina disputaba y la retransmisión de sus partidos llegó a obtener un Share de 51,7. En contraposición, las mujeres más protagonistas de la gala de la FIFA para los medios de comunicación españoles fueron las periodistas deportivas con susno apretados y seductores vestidos; el glamour que desprendían las  radiantes mujeres de los jugadores tampoco fue pasado por alto, invisibilizando a la propia ganadora del balón de oro, la cual, con suerte, fue mencionada brevemente en algún informativo.

El deporte es un campo más de batalla donde las mujeres deben seguir luchando para obtener una posición de igualdad respecto al género masculino. Un campo en el que los roles de género están todavía muy marcados, y donde hace falta mucha escuela en lo que a valores se refiere. Aprendizaje y educación en igualdad desde las bases de los clubes, pasando por entrenadores pero sobre todo, evitar la estereotipación social de género. Las mujeres siguen siendo vistas por como son – entiéndase, por como visten o hablan- y los hombres por lo que hacen. Mientras estas concepciones no cambien en la educación de base, no se verá reflejado en los medios.

En la gala de la FIFA encontramos de nuevo una derrota no sólo para el deporte femenino, sino por el papel que por desgracia la mujer todavía sigue desempeñando en nuestra sociedad. Una sociedad que en pleno siglo XXI sigue menospreciando las capacidades de las mujeres sea en el ámbito que sea. Si por primera vez el deporte puede dejar de ser un pasatiempo, un ocio y convertirse en un ejemplo para la gran masa de sociedad que lo sigue, realzar los valores de la sociedad femenina debe ser su principal objetivo.

Jordi Abella Vilarò

Un comentari

  1. Parece que las mujeres deben esforzarse el doble para poder llegar a un mínimo, cuando han demostrado su valía de sobras. Lleva demasiadas décadas, siglos, siendo así, pero espero que algún día esto cambie…

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*