Inici / Actualitat / La obsesión mundial por ser queridos “a la occidental”
Intervención quirúrgica para alargar las piernas. Beijing, China. Fuente: zednelson.com
Intervención quirúrgica para alargar las piernas. Beijing, China. Fuente: zednelson.com

La obsesión mundial por ser queridos “a la occidental”

El fotógrafo Zed Nelson viajó durante cinco años por 18 países de los cinco continentes explorando los cánones de belleza. Descubrió complejos, se sorprendió con la necesidad de cambio físico de algunos, muchos, y los extremos a los que llegaban para conseguirlo. Love Me, es el resultado. Una serie de fotografías en las que lo más extremo por la obsesión de gustar está retratada y e que da cuenta de cómo el concepto de belleza imperante alrededor del mundo es el occidental.

La investigación le reveló a Nelson que una vez superadas las barreras ideológicas, éticas, morales y culturales la única restante es la monetaria: quien tenga dinero se hará una operación, si así lo quiere. Sus fotografías no sólo reflejan personas delgadas, fuertes y obsesionadas por no envejecer, condiciones también presentes en su manera más extrema, también muestran cómo incluso en esto somos afortunados de pertenecer a la cultura imperante, la occidental.

La fotografía de una cirugía hecha en China para aumentar la estatura es una de las más chocantes, no por lo que se enseña sino por lo que significa. Durante la intervención, bautizada Ilizarov, se cortan los huesos de las piernas, se introduce una placa metálica entre ellos y cada día durante cuatro meses, en los el paciente permanece en cama es estirado. Debilitamiento, envejecimiento prematuro e incluso cojera son sus riesgos más comunes, aún así deciden operarse para crecer hasta 10 centímetros.

Otra de las fotografías de la exposición retrata a un hombre, a su espalda más concretamente, llena de pelo. Inmediatamente me viene a la cabeza el anuncio de esta temporada de las ceras Veet. Una chica sale por la mañana con la camisa del chico con el que ha pasado la noche, una voz en off cierra: “Hay cosas de hombre que le sientan bien a una mujer: el vello no es una de ellas”. Me declaro hombre, no sé si me quedan bien o no, pero pelos también me salen.

Sin embargo, parece que los medios de comunicación también les han hecho la cera a los hombres, la leyenda que acompaña la foto del hombre peludo explica que la revista Men’s Health, la revista masculina más grande del mundo, con 40 ediciones en 47 países, no publica en sus portadas hombres con pelo en el pecho desde el año 1995.

Es increíble que la influencia occidental llegue hasta el punto de condicionar las narices, la redondez de los ojos y la altura de las personas en culturas donde simplemente no son así. Que lo natural se convierta en anormal y motivo de vergüenza es demasiado. Como aquella señora en Nueva York que se mandó cortar tres dedos de los pies para que quedaran perfectos en su calzado Jimmy Choo. Puede no ser vanidad sino las exigencias de la sociedad y las ansiedad por ser queridos.

25 fotografías de serie Love Me de Zed Nelson estarán expuestas en el Palau Robert (Barcelona) hasta el 31 de agosto.

Maria Camila Ardila
Colombo-valenciana con base en Barcelona. Estudiante de periodismo en la UAB.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*