Inici / Actualitat / Marc Mena, de Outer Space: “Con la música instrumental te montas tú la película que quieras”
Outer Space

Marc Mena, de Outer Space: “Con la música instrumental te montas tú la película que quieras”

Una entrevista de Paula Pérez

Siete artistas son los que hacen de la música instrumental una herramienta para viajar a otra dimensión. Trombón, saxo, guitarra, bajo, percusión, trompeta y batería ofrecen con su comunión ritmos del afrobeat de Nigeria y ethiojazz de Etiopía unidos a los sonidos afroamericanos que se podían escuchar en aquel Nueva York de los años setenta: el soul y el funk. Escuchando su LP, Chase Across Orion (Tucxone Records, 2016) me sentí un personaje de Tarantino o de Blade Runner, todavía no lo tengo claro. Pero sí sé que tuvo una gran acogida del público en el concierto de presentación de Jamboree a mediados de febrero. Ahora mismo se encuentran de nuevo calentando motores, pues esta noche a las nueve harán bailar a toda la sala en el Marula Café de Barcelona. De estos siete, Marc Mena es el que compone y quien compartió estas palabras conmigo.

Marc Tena. Por Paula Pérez

Marc Mena. Por Paula Pérez

He escuchado vuestro álbum y la verdad es que se me ha pasado rapidísimo. Es como un viaje espacial pero los temas no son marcianos: Sonaba todo muy compacto y de mucha calidad. ¿Cómo es que se ha unido tanto talento en una misma banda?
Surgió un poco de Jordi, el percusionista, y yo hablando de que nos gustaría investigar un poco en estilos tan poco frecuentes aquí, sobre todo me refiero a la vertiente más etíope del grupo. Y me obsesioné con esto, empecé a escuchar, analizar y componer. De ahí a reclutar músicos conocidos que creíamos que serían buenos para el proyecto, y todo el mundo estuvo entusiasmado desde el principio.

¿De qué conocíais a los demás?
Son gente con la que toco o he tocado, en proyectos actuales y del pasado.

Sois la unión de África y Nueva York en los años sesenta y setenta, ¿es un estilo propio?
Es una mezcla de influencias. Viene del ethiojazz de los sesenta por una parte, y por la parte afroamericana, del soul y del funk. Quisimos que nuestro estilo no fuera solo como el ethiojazz original sino que fuera como un soul a nuestro gusto, por así decirlo. Mezclar sonidos africanos con el funk y el soul que nos gusta a nosotros, de los sesenta y de los setenta tempranos.

Ventajas y desventajas de los temas instrumentales.
Creo que la voz es un instrumento más, y puede estar o no estar. Tiene repercusiones más que ventajas y desventajas. La voz da el sentido literario de una canción, concreta más, porque te habla de una historia. En la música instrumental lo único literario es el título, y por eso tal vez es más sugerente en el sentido en el que estás menos limitado o especificado lo que tú puedes sentir escuchando esto. Tienes una pequeña guía que es el título y a partir de ahí te montas la película que te sugiera.

Ahora hablemos de inspiraciones. En la parte profesional, ¿qué os ha inspirado extramusical y musicalmente?
Musicalmente, el ethiojazz, sobre todo Mulatu Astatke. De Nigeria también, de la gente que está produciendo estos estilos ahora con una intención de ser fieles al estilo original, como Antibalas o The Budos Band. Son grupos de ahora que quieren reproducir el estilo tal y como se hacía en los sesenta. De forma extramusical, Blade Runner sería una buena referencia. De hecho el título del disco es una referencia a esta película.

Y ahora en la parte personal. ¿Qué te inspira?
Cinematográficamente las películas de serie b de los cincuenta. Que tienen este punto de ingenuo y que debes ver con un poco de cariño porque los efectos son otra movida con los que hay ahora. Me inspira la estética de estas películas. Y también por parte de la literatura, con autores que se mueven por estas zonas, como Asimov o Philip Cadic.

Vuestra imagen corporativa (el vestuario, la estética…) es muy compacta, como una marca empresarial. ¿Era la intención desde el principio o fue surgiendo?
Vino solo. Desde el principio le quisimos dar un enfoque muy concreto en lo extramusical, con toda esta parte de serie b, ciencia ficción, el espacio… Sabiendo que esto iba a ayudar mucho a definir todo: La estética y diseño de la parte gráfica del disco, el vestuario que llevamos en los conciertos, el título de las canciones, etc. Esto ha facilitado mucho todo porque nos movemos en un campo muy concreto. Y también nos inspira este aspecto espacial para crear canciones a veces.

En España tenéis un nicho de mercado bastante reducido. De cara a nuevos públicos, ¿crea rechazo por ser diferente o que precisamente llama la atención por eso?
Tener algo distintivo es bueno. Pero el tipo de música que hacemos… No sé si llamarla minoritaria o qué, pero también es verdad que hay un resurgimiento de la música negra. Somos instrumentales, esto a nivel comercial no ayuda. Porque tener un frontman que conecte con el público a través de la palabra es importante. Aun así, estamos muy convencidos con ser instrumentales y nos negamos a cambiarlo. -Nos reímos y acto después tuvimos que cambiarnos de mesa si no queríamos acabar empapados por la lluvia-. Lo que sí es verdad es que si una premisa importante del grupo fuera ganar dinero no haríamos ni este estilo, ni instrumental. Hacemos esto porque nos gusta e intentamos que salga bien y que se mueva en la medida de lo posible. Pero sobre todo hacer conciertos, que es lo que más disfrutamos.

Pues sí. En cuanto a la distribución, tenéis vinilo, CD y versión digital. ¿Cómo ves la lucha entre lo físico y lo online?
Creo que los formatos siempre están cambiando. Y no encuentro malo el formato digital. Además siempre hay una gran parte del público, los románticos, que quieren tener el objeto físicamente, y observarlo, tocarlo, darle la vuelta, almacenarlo. No me parece mal que haya sistema digital, es una manera más. Desaparecerá el CD, surgirá otra manera, y da igual. El mundo va cambiando. A nosotros nos va muy bien el vinilo porque si queremos recuperar el pasado en cierta manera, encaja.

Habéis grabado en analógico. ¿Qué supone eso?
Es el sistema de grabación que se empleaba antes, no como ahora que todo es digital. Y afecta a dos cosas: al sonido del disco, que es lo que queríamos, tener el sonido del soul de los sesenta, y a la manera propia de grabar. Afecta a los días que estás en el estudio a grabar y a la forma. Grabamos todos a la vez en un mismo espacio, que eso nunca se hace ahora. Todo repercute en cómo sonará el disco al final. Porque estás tocando su parte viendo como el otro interpreta la suya, en el mismo sitio al mismo momento. No es lo mismo que estés solo en una habitación escuchando lo demás por los cascos. Están ahí y estás interaccionando realmente. Queríamos conservar esta parte de romanticismo y que sonara como los discos de los sesenta. Y por eso nos fuimos a Madrid, a los estudios de Tucxone a grabarlo, porque lo hacen de esta manera y quedó muy bien.

Me está recordando un poco a la película O Brother! Ya la última pregunta: ¿Qué se puede encontrar alguien que no suele escuchar este estilo musical en el concierto que daréis hoy en Marula?
Se van a encontrar, sobre todo, música para bailar. Es soul y es funk, y es música para moverse. No es para escuchar sentado. Jugamos también con el trance este africano de comunión con el público y romper la frontera con el escenario y estar todos participando de la misma fiesta, de la catarsis colectiva.

Paula Pérez
Tengo dos amantes, la escritura y el cine. A veces se juntan y pasan cosas.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*