Inici / Cultura / Maria Cambray: “La música es mi profesión desde que yo le di el valor”
Foto: Paula Pérez
Foto: Paula Pérez

Maria Cambray: “La música es mi profesión desde que yo le di el valor”

Una entrevista de Paula Pérez

Entre cigarros de liar, cafés con la leche natural y mucho sentido del humor, fue pasando la tarde en una terraza de Gràcia. Maria Cambray me habló de emociones y experiencias, pero todo confluye en un mismo punto: la música. Que si rumba, que si jazz, que si flamenco. Con una guitarra y su voz, ha hecho un primer disco que suena tan diverso como apasionado. Igual que esta conversación.

He leído que has estado en escuelas de música y también has tocado en la calle, ¿qué te da la calle que no te den estas escuelas de música y viceversa?

Empezamos fuertes. Yo empecé en la calle, y por la curiosidad de entender lo que hacía me apunté a la escuela. Hice preparatorio 1 y preparatorio 2, pero no funcionó. En la escuela convencional, la teoría que me daban de música no iba mucho conmigo. Entonces al final he acabado haciéndome autodidacta, porque ahora con YouTube y demás puedes aprender lo que quieras. Y lo que tiene de bueno la calle es que, por ejemplo, en la Plaça del Rei, sacas la guitarra y viene otro guitarrista y ¡se pone a tocar contigo! Y te pregunta cómo haces algo, o tú preguntas a la otra persona. Vas un poco a lo que tú quieres aprender. En cambio en la escuela el temario está establecido y lo que hacen muchas veces es alargar este temario para que tú estés más años en la escuela, pagando evidentemente. Porque ahora mismo, en esta ciudad, hay muy pocas escuelas de música públicas. De hecho, fui a hablar con el cap d’estudis y me recomendó que estudiara por mi cuenta.

 ¿Cuando te diste cuenta que la música podría ser también una salida profesional?

La verdad es que al principio era un juego, que me gustó. Yo creo que fue en el momento en el que yo le di el valor. Empezó como un juego cuando tenía 14 años: íbamos a tocar a bares porque nos daban de cenar y de beber gratis. (Nos reímos). Llenábamos el bar de colegas y pasábamos el rato. Iba haciendo canciones, veía que a la gente le gustaban, e hicimos una banda con 17 años. Nos iban saliendo bolos, y veíamos que a la gente le gustaba, funcionaba… Y me fui a Granada a estudiar. (En ese momento, llega su amiga y compañera de piso Estela para unirse a nuestra conversación). ¿Por dónde iba? Que en resumen, el día que vi que eso era lo que me apasionaba y que me hacía olvidarme de todo, pensé que trabajar de eso era una gozada y que podía tener salida si yo misma le daba valor.

He escuchado tu disco, Golpe, y tienes muchos estilos mezclados en un mismo álbum. ¿Cuáles son tus influencias? ¿Por qué has decidido mezclarlo todo en un disco?

Porque jugaba un poco con lo que dicen las letras, las historias, las emociones. Si escribo sobre del desamor pues hacemos un tema cañero, con lo que sentía en el momento. Y buscando un poco entre lo que me gusta del flamenco antiguo, del flamenco jondo, con el flamenco moderno, el swing, el jazz antiguo… Lo he hecho así, mezclando un poco todo lo que me gusta para jugar con las emociones.

Es muy pasional pero a la vez tiene un toque nostálgico. ¿Cómo lo combinas? ¿Es por la música, por la escritura…?

Tiene un poco de las dos cosas, pero creo que también depende de la emoción. Por ejemplo, cuando me pasa algo que me afecta mucho, o que no me pasa solo a mí, también le puede pasar a un amigo y me inspiro igual, pues cojo la guitarra y me pongo a escribir y voy creando cosas, después me miro las grabaciones y a partir de ahí hago una selección.

¿Por qué se llama Golpe?

Porque es como un homenaje a todos aquellos que en la vida han tenido un golpe, un cambio, y de un momento a otro la vida cambia sin haber hecho nada: Un accidente, una enfermedad… De repente, tu vida ha cambiado y tienes que tirar para adelante.

Nueve meses que estuviste con este disco, como un embarazo casi. ¿Cómo viviste la gestión y el parto?

Estela: Uy con náuseas y todo. (Nos reímos).

María: Se me hinchó un ojo de los nervios, te lo juro. Un día me desperté y tenía un mussol, fui al médico y me pregunta ¿estás nerviosa por algo? Y yo ¡qué va, qué va, todo bien! Lo viví pues, entre nervios, alegría, mucha creatividad… Hay temas del disco como Balcones que lo escribí en mitad del proceso. También ansiedad, de pensar ‘wow que estoy creando un proyecto importante’, (“y hay que hacerlo muy bien”, añade Estela). Claro, aún encima queriendo dejar el listón alto.

Foto: Paula Pérez

Foto: Paula Pérez

Ahora que ya está en el mercado, ¿cómo ves que está reaccionando el público?

La gente flipa con el disco porque realmente la producción está muy bien, el haber grabado en un estudio profesional… el disco tú lo escuchas y suena muy grande. También me dicen que es diferente al directo, que el álbum es más intimista y el directo es más espontaneo y estamos todos más de cachondeo.

Que te gusta más, ¿el estudio o el directo?

Es diferente, me gustan los dos, pero yo creo que en el directo es donde está la verdad. Es donde realmente veo la reacción de la gente, donde puedo ver qué funciona y qué no.

Tal como está el panorama, ¿cómo ves emprender en esta industria?

Está cambiando, porque el formato físico ya no vende tanto, pero en el digital yo creo que la gente no está muy segura con las compras online. Estoy haciendo un curso de gestión digital ahora y nos explicaban que en Estados Unidos el streaming y la venta online ya han superado la venta física, pero aquí todavía no. Hay otras cosas, por ejemplo están volviendo mucho los vinilos. Que tienen un código para que te lo puedas descargar en digital y así tienes las canciones en ambos formatos. Creo que se tiene que ser despierto y creativo en buscar nuevas fórmulas, y hacer cosas nuevas, porque todo está cambiando: La sociedad y la cultura está cambiando en la forma en que nos llega, y creo que nos tenemos que romper un poco la cabeza.

¿Qué planes tiene Maria Cambray para el futuro?

Amortizar este, para empezar. Y hacer muchos vídeos con los temas, que ya estamos en ello. También rodarlo lo máximo posible. Y bueno, es cierto que ya estoy componiendo, pero de momento vamos a darle caña a este, ahora que viene el verano, con videoclips y demás.

Bueno, visto lo visto no hay más que hablar. (Se ríen). Solamente queda un cuestionario rápido, para acabar:

Como sigue la frase: “y no estaba muerto…”

Estaba tomando cañas oleré lele.

 ¿Naciste en el mediterráneo?

Sí, y con orgullo.

Paula Pérez
Tengo dos amantes, la escritura y el cine. A veces se juntan y pasan cosas.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*