Inici / Cultura / Cinema / ‘Mildred Pierce’: el drama de ser camarera
La brillantez de Evan Rachel Wood y Kate Winslet se muestra en los dos últimos capítulos del desenlace de la cuidada producción de Todd Haynes. Fuente: nytimes.

‘Mildred Pierce’: el drama de ser camarera

Una crítica de Andrea Bescós

Mientras el Monopoly se hacía infinitamente popular durante la Gran Depresión, –tal vez porque sus jugadores sólo podrían ser ricos en su imaginación–, más de un millón y medio de mujeres fueron abandonadas por sus maridos. Durante la crisis del veintinueve, se cuenta que muchas personas limitaron la venta de manzanas para evitar la vergüenza de la indigencia, mientras muchas mujeres eran acusadas de ladronas de los puestos de trabajo que, decían, debían ser ocupados por hombres. Fue la época idónea para que muchos pudieran guardar en el bolsillo sus prejuicios y fallas morales. Y, por fortuna, en toda historia siempre reluce un valiente. Difícilmente James M. Cain, escritor de la novela Mildred Pierce en 1941, podría haberse imaginado que se adaptaría doblemente su historia de una esposa al uso en Glendale, California, que es abandonada por su marido, con dos hijas y se encuentra sin empleo en lo que se conoce como la mayor crisis económica mundial. Primero fue con la cinta del clásico de Warner, dirigido por Michael Curtiz, para luego ser traída a la pequeña pantalla en 2011 la miniserie dramática de cinco capítulos de Todd Haynes de la siempre singular HBO.

Primer tráiler de Mildred Pierce. Fuente: HBO’s channel

Si bien es cierto que la crítica americana ha sido un tanto reticente con Mildred Pierce, –quizá  porque no trata las temáticas trascendentales que son más que comunes en HBO–, vale la pena sacar del cajón este tipo de joyas interpretativas y estar pendientes de las recientes reemisiones de Canal+. Ya solo si tenemos en cuenta las 28 nominaciones a premios varios, entre los que se obtuvo el Globo de Oro a su brillante protagonista, una Kate Winslet presente en toda secuencia aportando dosis de una colosal empatía. La actriz británica se transfigura en la vida de una mujer que parte de hacer tartas a los vecinos hasta aceptar un empleo como mesera de un restaurante, un trabajo denigrante para la época. El mayor conflicto de la serie no reside en el divorcio con Bert (Bruce Benett) o en los problemas laborales ante un clima económico alarmante, sino en la relación familiar con su primogénita, Veda, de once años, que representa esa conciencia de clase que su madre tiene que ocultar para salir adelante. La culpabilidad ante Veda es la que provoca la iniciativa de abrir su propio restaurante y sumergirse en el panorama financiero con poco lugar para las mujeres de la época. La miniserie va desarrollándose sobre una olla a presión que va cargándose de problemas hasta que se produce un fastuoso estallido donde culminan las interpretaciones de Kate Winslet y de Evan Rachel Wood en los últimos capítulos.

En definitiva, Mildred Pierce se conforma como una película en forma de dosis episódicas, manteniendo un ritmo gradual pero, a fin de cuentas, convincente. El director busca narrar un melodrama clásico, como los de antaño y totalmente alejado de los grandes despliegues iniciales, como el de Martin Scorsese y Terrence Winter con Boardwalk Empire del mismo canal. Y, de hecho, lo consigue con creces. Si de algo presume la versión de Haynes respecto a la de Curtiz es la presencia de la música clásica y de Carter Burwell como máximo exponente durante toda la banda sonora, cuidadosamente escogida por su protagonismo real en Los Ángeles durante toda la década de los treinta. Tanto las cadencias musicales como los efectos lumínicos aparecen de la necesidad de huir de las excentricidades de la especulación financiera reflejada en una relación maternofilial que va desenmascarando sus delirios y deseos.

FICHA TÉCNICA

Mildred Pierce, Miniserie para televisión, Estados Unidos, 2011.

Dirección: Todd Haynes.

Producción: Harvey Waldman.

Guión: Todd Haynes, Jon Raymond, basado en la novela homónima de James M. Cain.

Fotografía: Edward Lachman.

Montaje: Camila Toniolo, Affonso Goncalves.

Música: Carter Burwell.

Interpretación: Kate Winslet, Guy Pearce, Evan Rachel Wood, Melissa Leo, Brían F. O’Byrne, James LeGros, Morgan Turner.

Andrea Bescós
Convencida de que gracias a un pentagrama, a un cuadro, a los versos de cualquier poeta o a los fotogramas de una película, se puede salvar el mundo.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*