Inici / Cultura / Cinema / ¿Quién dijo que en los Oscars todo era dorado?
Últimos retoques. - Foto propia.

¿Quién dijo que en los Oscars todo era dorado?

Crónica y fotografías de Maria Camila Ardila y Samuel Rubin

Para Antonio Castro, residente de Los Ángeles de origen mexicano, esta semana es muy especial. Es el décimo año que trabaja en el espectacular montaje de los Oscars. La gala de las estatuillas de oro más famosas del mundo. Ante las alarmantes previsiones de lluvia, Antonio comenta: “El año pasado fue un desastre. Tuvimos que desmontarlo todo antes de la gala. Si el domingo cae una gota; tendremos que hacer lo mismo”. Es su hora de descanso. Le gusta el trabajo, aunque reconoce que es duro. Hay mucha presión. Le da un bocado a su sandwich y añade: “Cada año la escenografía cambia un poquito. Mañana colgaremos unos carteles que creo que van a impresionar mucho”.

 

La estatuilla cubierta - Foto propia

La estatuilla cubierta – LaColumna.cat

La que habitualmente es una de las calles más transitadas de la ciudad, se convierte durante una semana en un desfile de periodistas, operarios de cámara, auxiliares de producción, maquinistas y técnicos de sonido, entre otros. ‘Oscar Week’, la llaman. Ahora mismo ellos son los protagonistas de Hollywood/Highlands, pero el domingo llegarán las “estrellas’’.

Periodistas - Foto propia

Periodistas – LaColumna.cat

 

Las mascotas del hormiguero mexicano - Foto propia

Las mascotas de ‘El Hormiguero’ mexicano – LaColumna.cat

Sin embargo, no todo lo que reluce es oro… y en este caso, no todo lo que es de color oro reluce. El ‘making of’ de los premios de la academia es un barullo de cables, personajes excéntricos y un paraíso para los adictos a las ‘selfies.’ El recinto, blindado por vallas, cintas y máxima seguridad, recibe la atención de los miles de turistas que pasean por Hollywood. Por su parte, fotos, gritos e intentos desesperados por entrar en la ‘red carpet area’.

Trozos de la alfombra roja restantes - Foto propia

Trozos de la alfombra roja restantes – LaColumna.cat

 

Cables - Foto propia

Cables – LaColumna.cat

Selfies - Foto propia

Selfies – LaColumna.cat

No cabe esperanza para pensar que el ‘frikismo’ que habitualmente se adueña del paseo de la fama desaparecerá durante unos días, todo lo contrario. En los límites del recinto una mujer de mediana edad posa con su gato para los turistas. Reparte tarjetas de contacto. ‘Cat with Sunglasses’, reza la inscripción. Si ella no es famosa, ojalá lo sea su mascota. A pocos metros otra mujer posa con una perrita a la que describe como una ‘bitch princess’. Ambas son una muestra del glamour previo a los Oscar.

Cat with Sunglasses - Foto propia

Cat with Sunglasses – LaColumna.cat

Bitch Princess - Foto propia

Bitch Princess – LaColumna.cat

La pobreza característica del barrio tampoco desaparece,-aunque se nota que han hecho una limpieza a fondo-. Manifestaciones esporádicas de fundamentalistas cristianos y cantantes de rap frustrados que reparten sus últimos temas a cambio de una propina (propiciada por lo que vendría a ser considerado acoso). El auténtico Hollywood.

Ultra-religiosos - Foto propia

Fundamentalistas cristianos  – LaColumna.cat

Los medios de comunicación están inmersos en otro mundo. Directos, retoques de última hora, vestidos -de no tan- alta costura, una performance en las que los protagonistas vienen de todas partes del mundo. Un mix de ‘worldwide journalists’.

Medios de comunicación - Foto propia

Medios de comunicación – LaColumna.cat

Dos mundos distintos, uno dentro del otro. Evidentemente, el domingo la realidad seguirá ahí. Serán las cámaras las que decidirán no captarla.

La barricada - Foto propia

La barricada – LaColumna.cat

 

Samuel Rubin
Barcelona - Los Angeles. Escriure des de 10.000 kilòmetres de distància només em fa voler estar més aprop.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*