Inici / Esports / ¿Por qué no vas a ver a tu equipo?
Los estadios de los equipos de primer nivel , cada vez más vacíos. Fuente: Diariogol.com

¿Por qué no vas a ver a tu equipo?

Un artículo de Rubén Moreno

Coincidiendo con el inicio de la temporada futbolística, se han puesto en marcha diversas campañas para animar a la gente a pagar por el fútbol. Campañas cómo el #yoestuveahí del F.C Barcelona pretenden llenar cada fin de semana los campos señalando indirectamente a los aficionados como los responsables de la poca afluencia a los estadios. Pero la realidad es que desde los mismos clubs se potencia la apatía del fan y las butacas vacías con sus políticas y actitudes a la hora de organizar los partidos.

Para empezar, los clubes no se cuadran ante las televisiones por los horarios de los partidos ya que representan en algunos casos más del 60% de lo que ingresan. Equipos como el Almería, que de los 23 millones que llegan a sus arcas, 18 son por derechos de televisión, quedan a merced de lo que la televisión diga. Así pues, los clubes permiten jugar una gran cantidad de partidos en el “prime time” televisivo (21-22 horas) incluso entre semana, haciendo que el aficionado prefiera quedarse en casa. Un ejemplo son las 25.000 personas que asistieron al partido de vuelta de la semifinal de Copa del Rey en el Camp Nou para ver el Barça-Levante, algo más del 20% del aforo del estadio culé.

A los horarios tampoco les acompaña el precio. A causa del momento económico que atraviesa el país las entradas quedan a un precio prohibitivo. En España la media de precio por entrada ronda los 55 euros, descolgándose algunos equipos como Barcelona, Real Madrid, Sevilla, Betis o Villareal con entradas que llegan a más de 90 euros y en cuyo caso no suelen bajar de los 30-40 en ningún club de primera. El Getafe por ejemplo, llena menos del 40% de media y tiene las octavas entradas más caras de la primera división (de 40 a 80 euros). La comparación es inevitable: mientras en España hay partidos de segunda B que cuestan hasta 25 euros, en Alemania hay partidos de Champions que se pueden ver desde 15.

Las políticas para fomentar el fútbol en familia no se dan en la LFP tampoco. Mientras que en Alemania existen packs de entradas familiares a un precio económico o en la Premier inglesa se potencian los partidos en periodos vacacionales para que los niños acudan a los estadios, el fútbol en nuestro país presenta cada vez unos horarios más intempestivos que alejan ciertas sectores del público de los estadios.

Pese a todo, hay una corriente optimista que defiende que los porcentajes y las asistencias se acusan más en la liga española puesto que la capacidad media de los estadios es notablemente mayor que en otros países europeos. Unos estadios por cierto, que presentan deficiencias en confort y prestaciones. Para muestra un botón, en Barcelona tenemos el Camp Nou donde los datos móviles para conectarse a internet no dan señales de vida (por no hablar del WiFi) y hasta hace poco teníamos el Estadi Olímpic Lluís Companys, que gracias a su ubicación en la montaña de Montjuic convertía los partidos nocturnos del RCD Espanyol en un desafío al frío por parte de los aficionados del club perico.

En definitiva, si el fútbol español quiere llegar a cotas como las del fútbol alemán que reúne de media 17.000 espectadores más que aquí, debería empezar a señalar el precio, los horarios o la calidad de los estadios antes que la actitud del aficionado. Un aficionado, por cierto, que cada vez muestra más su enfado con protestas y que se siente más abandonado por su club por un modelo de negocio que a veces, favorece más al turista que visita una ciudad y que aprovecha para ver al equipo de turno que no al hincha  de toda la vida.

Rubén Moreno
Deporte y música todo el día. Trasnochador. Estudiando periodismo en la UAB. Redactor de deportes y jefe de Twitter de La Columna.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*