Inici / Esports / Creuant l'Atlàntic / ¿Quién dijo que el baloncesto era solo para los hombres grandes?
Nate Robinson a punto de machacar el aro. Fuente: Kevork Djanseizan.
Nate Robinson a punto de machacar el aro. Fuente: Kevork Djanseizan.

¿Quién dijo que el baloncesto era solo para los hombres grandes?

Un artículo de Dani Rodríguez

A principios de los años sesenta las ligas profesionales implantaron definitivamente la línea de tres puntos, en ese momento el dominio absoluto e incontestable que tenían los hombres altos llegó a su fin. El hecho que desde más allá de los 7,24m (6,75m en el baloncesto FIBA) el valor de la canasta valiese un 50% más, permitió dispersar la zona y que apareciesen nuevos roles habituales. El triplista se erigió como figura necesaria en todo equipo ganador y los jugadores con buen físico empezaron a penetrar la zona con velocidad y fuerza bruta.

Todo ello permitió que la altura dejase de importar tanto; ya no se centraba todo el juego bajo el aro. Aún así hay un límite, si mides menos de 175 centímetros de altura entrar en la NBA se hace casi imposible: solo lo han hecho 23 jugadores.

Isaiah Thomas es el representante en activo de este selecto grupo. Los 175cm del base de los Celtics no solo enamoraron desde su llegada a la ciudad de Boston por su agresividad en ataque, sino que ha salvado los muebles al joven equipo de Brad Stevens en más de una ocasión. En un quinteto con una defensa excelente -firma inapelable de Stevens-, Thomas es el único capaz de promediar más de 20 puntos por partido. De hecho, su escandalosa primera mitad de temporada le llevó a ser All Star el pasado mes de febrero.

Pero el “hombre bajo” más memorable de la historia de la NBA es seguramente Muggsy Bogues. El jugador sacó a pasear sus escasos 165cm a lo largo de la liga americana durante la década de los 90 y jugó junto a Manute Bol, uno de los dos jugadores más altos de todos los tiempos (2,31m). Para su pequeñez era rapidísimo y su estatura le daba la ventaja en el dribling, ya que el recorrido del balón era menor. Incapaz de hacer un mate, la capacidad de salto del playmaker -entre 1990 y 1994 solo Stockton repartió más asistencias que él- era envidiable: 105 centímetros de media.

Muggsy Bogues junto a Manute Bol. Fuente: www.listal.com.

Muggsy Bogues junto a Manute Bol. Fuente: www.listal.com.

Eso sí, ni el bueno de Muggsy fue capaz de ser elegido como uno de los mejores entre los suyos. Hasta Thomas, Calvin Murphy fue el único jugador de hasta 1,75m en jugar un All Star NBA, y no solo eso, el base de los Rockets de los 70 es miembro del Hall of Fame. Elegido en primera posición de la segunda ronda del Draft de 1970 por los San Diego Rockets (trasladados a Houston en 1971), se ganó el derecho a ser Hall-of-famer con más de 1.000 partidos, 17.949 puntos y 1165 robos a lo largo de su carrera. Su máxima anotación tampoco está nada mal: 57 puntos le endosó a los Nets en el 78.

Pero si hay un jugador que no solo hizo de su altura un obstáculo más a superar, sino que la elevó a la categoría de espectáculo, ese es Nate Robinson. Recordado en Chicago por aquel animal último cuarto ante los Nets en 2013, fue la camiseta de los New York Knicks la que vestía cuando ganó sus tres concursos de mates, dos de ellos consecutivos (2006, 2009 y 2010). Como sus antecesores, su estatura no le permitía defender, pero la supo usar para convertirse en un espectacular anotador compulsivo.

Pero para pequeños matadores, Spud Webb. El base de tan solo 168 centímetros enamoró a la NBA al ganarle un concurso de mates nada menos que a Dominique Wilkins, quien venía de ganarle el año anterior a un tal Michael Jordan en el concurso de mates que muchos consideran como el mejor de la historia. Webb es el jugador más bajo en lograr hacer un mate, y según se dice, uno de los matadores más espectaculares para LeBron James.

Y es que aunque pueda costar más de lo normal, el baloncesto dejó de ser una exclusiva para los hombres grandes.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*