Inici / Actualitat / “CIES, redadas y fronteras, así se construye la riqueza europea”
Fotografía: María Camila Ardila
Fotografía: María Camila Ardila

“CIES, redadas y fronteras, así se construye la riqueza europea”

REFUGIADA: persona que debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él.

La inusual lluvia en Barcelona y el aclamado partido de Champions empequeñecen actos de solidaridad y dignidad como el que esta noche ha tenido lugar en Plaça San Jaume. Bajo el cartel que preside el balcón del Ajuntament “Refugees Welcome, Barcelona Ciutat Refugi” se han concentrado más de un centenar de personas con velas encendidas en un acto casi improvisado.  “Cap persona és il·legal”, “Refugiats Benvinguts” y el titular de esta crónica han sido algunos de los gritos coreados por los asistentes. Una reivindicación de humanidad a los mandatarios europeos que secundaron en sus discursos los portavoces de organizaciones como Stop Mare Mortum i Unitat Contra el Feixisme i el Racisme. La concentración de rechazo ha sido programada con celeridad tras el anuncio de pre acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, que cuenta con la negativa de gran parte de la izquierda comunitaria, y que se votará entre jueves y viernes en el Parlamento Europeo. Entre el bloque en contra, se encuentra el Congreso español que ha redactado una declaración institucional de rechazo a la expulsiones masivas de refugiados. 

Fotografía: María Camila Ardila

Fotografía: María Camila Ardila

Fotografía: María Camila Ardila

Fotografía: María Camila Ardila

Desde el año 2000 más de 35 mil personas han muerto en el Mediterráneo. Sólo en el 2016 ya van 418 muertos en las costas europeas. Mientras el 85% de las personas refugiados del mundo se encuentran en países empobrecidos, Europa se niega a asumir sus responsabilidades internacionales y el cumplimiento de los derechos humanos como el derecho de asilo y el de libre circulación. Se cumplen 5 años de la guerra en Siria, y las consecuencias están llamando a nuestra puerta. Puerta que en lugar de abrir, la Unión Europea está tapiando. ACNUR contabiliza más de 4 millones y medio de refugiados sirios repartidos por los países más cercanos. Turquía afirma que en su territorio residen más de 2,7 millones de estos.  Solo en el 2015 se calcula que 850.000 sirios cruzaron el camino entre Turquía y Grecia.  Por otro lado, en lo que va de año, 143 mil personas llegaron por mar a la UE, según datos de ACNUR.

Ante estos datos, la respuesta de la Comisión Europea es que solo 72.000 personas podrán beneficiarse del acuerdo: 18.000 de las 22.500 reubicaciones acordadas en julio del año pasado, más 54.000 plazas adicionales correspondientes al esquema de reubicación de refugiados dentro de la UE.

Este preacuerdo prevé que por cada sirio que Turquía readmita, otro sirio será readmitido en algún país de la UE. Es decir para que salga un sirio legalmente de Turquia tiene que  intentar entrar otro sirio ilegalmente en Grecia. “Perverso” y “estúpido” son los adjetivos con los que la presidenta de la Comisión de DDHH del Parlamento Europeo, Elena Valenciano, calificaba el pasado 9 de marzo este pre-acuerdo.

Hemos escogido subcontratar el derecho de asilo que en la práctica viene a ser derogarlo. No puede ser que en un momento como este decidamos abdicar de nuestras responsabilidades y principios, este acuerdo sitúa a las personas como si fueran mercancías, pero es que lo más grave es que si hablásemos de mercancías éstas estarían mucho más seguras”, continuaba explicando en la  Cadena SER, la socialista Elena Valenciano.

Los portavoces de Stop Mare Mortum y Unitat Contra el Feixisme i el Racisme han acabado las intervenciones convocando a los asistentes a la siguiente manifestación, que se espera multitudinaria pues lleva anunciada semanas y es a nivel internacional. Será el próximo sábado a las 5 de la tarde en la Estació de França. 

Mientras la lluvia apaga las velas simbólicas que se han quedado en Plaça Sant Jaume, esta noche dormirán, sólo en la localidad de Idomeni, 19 mil personas a la espera de una apertura de fronteras entre Grecia y Macedonia que no se producirá.

Fotografía: María Camila Ardila

Fotografía: María Camila Ardila

Iris Rodríguez
Galega emigrada. Estudio periodismo en la UAB y Ciencias Políticas en la UNED. Intento escribir sobre cultura política, movimientos sociales y especialmente sobre feminismos.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*