Inici / Fotoperiodisme / Rusia: una marea de contrastes
_AIP7194 (FILEminimizer)

Rusia: una marea de contrastes

Un fotoreportaje de Álvaro Imbert

No todo es frio. Ni son rostros manchados por el humo de las fábricas. Ni son hoces y martillos ondeando en la todopoderosa Rusia. Ha llovido mucho desde la caída de la antigua Unión de Repúblicas Soviéticas (URSS) y los tiempos han cambiado mucho. Ni a mejor ni a peor. Simplemente han cambiado.

Cuando uno piensa en la colosal Rusia, le viene a la cabeza  un maremágnum de culturas e imperios que luchaban por un mismo territorio. Y es que de siempre ha sido así. Ya fuera con los eslavos orientales que fundaron el primer estado ruso, el de Kievan Rus, o con los mongoles que hicieron todo lo posible por conseguir dicho territorio.

Y no es de extrañar que a uno le venga ese pensamiento en la cabeza cuando piensas que Rusia, más que un país, es un continente. Un continente que, de una manera u otra, ha conseguido unificarse bajo un mismo marco político. Pero dicha unificación costó, ni más ni menos, que ocho siglos de constantes luchas. Cuyo resultado fue la creación del gran Imperio Ruso, a mediados del siglo XVIII. Y como en todo imperio hay un emperador, en este caso, representado con la figura del Tzar. (De hecho, la palabra Tzar es la versión eslava de “caesar”).

Pero que esté unificado no significa unificación. Que sea homogéneo. Ni mucho menos. Ya a principios del siglo XIX, las diferencias sociales eran enormes. La gran mayoría de la población eran campesinos, que no tenían más opción que vivir en un régimen de servidumbre. Como siempre, la nobleza poseía todos los privilegios, buenas posiciones y cargos sociales. El Imperio Ruso no era más que otro claro ejemplo de autocracia.

Como era de obviar, la población, cansada de tanta tiranía y desigualdad, se levantó en armas para luchar por sus derechos y conseguir la abdicación del Tzar. Esta era la respuesta a años de agonía y desigualdad. Y como resultado de estas acciones, el Imperio Ruso se convirtió en lo que a todo el mundo le viene a la cabeza cuando piensa en comunismo: la Unión de Repúblicas Soviéticas.

Siguiendo la línea comunista, en la Unión Soviética se hizo todo lo que se tenía en mano para seguir implementar esta ideología; para que todas las personas que vivieran en dicho territorio estuvieran en igualdad de derechos y condiciones. Y en gran medida se consiguió. Al menos, los ciudadanos de la URSS tenían garantizada la educación, la sanidad y un trabajo (algo utópico hoy en día). Pero, como en casi todos los países donde se estableció el comunismo, ya es agua pasada.

Como resultado, después de que en 1991 finalizara la URSS y pasara a convertirse en la Federación de Rusia, tenemos un país que ha ido creciendo vertiginosamente y tomando como modelo el capitalismo más feroz. Tan es así, que los dirigentes rusos no se han parado a pensar que han y están implantando un modelo sobre otro modelo (mucho más arraigado y establecido) totalmente antagónicos. Es como poner azúcar en una taza donde hubo sal: aparentemente será dulce, pero al final aparecerá ese sabor amargo, fruto de una mezcla de sabores incompatibles. Y lo salado no se ve. Pero que no se vea no significa que no esté. Lo mismo pasa con las miles de personas (mayoritariamente de núcleos rurales o pequeñas ciudades) que no han llegado a adaptarse a este nuevo modelo, tanto ideológica como prácticamente. Básicamente, porque han estado casi toda su vida bajo el comunismo, y por mucho que hayan pasado más de dos décadas desde que cayera la URSS, ahora se encuentran perdidos en esta marea de liberalismo, de interés propio por encima del común.

Y es gracioso pensar los acentuados contrastes que han emergido de este resultado. Y es con esta serie de fotografías con las que quiero hacer hincapié en dichas personas inadaptadas; en la comicidad de la síntesis de modelos económicos y, sobre todo, en los grandes contrastes que caracterizan la “gran Rusia” moderna.

 

Dos mujeres pasan junto a un hombre, abatido por el alcohol, sin prestarle ni la más mínima atención, cerca de Dobryninskaya.

 

El carrito de la compra, empujado por alguno de sus compañeros, era la única manera en que podía desplazarse este mendigo discapacitado. MOSCÚ.

 

Esta anciana no pedía limosna. Simplemente pasaba las horas bajo el metro, donde se cobijaba de las duras condiciones de vida de la la Moscú moderna.  MOSCÚ.

Una ancina vuelve con su carrito después intentar sacarse algo de dinero vendiendo productos en las calles de Lipetsk.

Una ancina pide limosna cerca de los puntos turísticos más frecuentados. MOSCÚ

El carácter ruso es distante y frío. Se puede ver constantemente en situaciones cuotidianas. MOSCÚ

Este anciano recorre como puede las largas distancias que unen los túneles subterráneos de Moscú.

Este hombre sostiene una revista erótica mientras mira fija y desconfiadamente al objetivo de la cámara.

Como tantos otros, esta anciana se gana la vida vendiendo en la calle. MOSCÚ.

Un mendigo duerme en la entrada de un edificio ya que está vallado y le da protección. LIPEtSK

Uno de los cientos de perros callejeros se sienta al sol, mientras la gente pasa desapercibida, acostumbrada a esta situación. MOSCÚ.

Ante los desorbitados precios y lujosas tiendas que caracterizan Moscú, es cada vez más frecuente recurrir a pequeños comercios subterráneos, donde los precios son muy asequibles.

Un policía en el momento en que se va a encender un cigarro, mientras controla el tráfico moscovita. MOSCÚ.

Después de un buen McDonalds llega el momento de comerse un buen helado, en una de las tantas franquicias americanas que componen los alrededores de la Plaza Roja. MOSCÚ.

Un grupo de policías observan y piropean a una miembra del cuerpo policial, que pasa junto a ellos. MOSCÚ.

Un soldado hace guardia junto a la Plaza Roja. MOSCÚ.

Unos soldados caminan en formación para desplazarse por las calles de Moscú.

Los restos del comunismo son evidentes en todas partes. MOSCÚ.

Uno de los siete rascacielos mandados a construír por Stalin, por la conmemoración del VIII centenario de Moscú.

El tráfico es un grave problema en Moscú, debido a la gran cantidad de contaminación que provoca.

Una de las calles de la ciudad de Lipetsk.

Un grupo de ancianas venden fruta y verduras en un pequeño mercadillo del centro de Lipetsk.

Una anciana observa impasible desde la entrada al bloque de pisos, característico de la época comunista, donde vive.

Tres personas observan a los niños que juegan en el parque. LIPETSK.

El estilo arquitectónico del centro San Petersburgo es totalmente diferente al resto de ciudades rusas. Tiene una fuerte influencia europea.

Un hombre se sienta abatido en una de las calles más concurridas de San Petersburgo.

La imagen más típica de cualquier metro actualmente. En San Petersburgo no iba ser menos.

Un grupo de chavales, provenientes de alguna de las antiguas repúblicas soviéticas, conversan mientras bajan al metro. SAN PETERSBURGO.

Esta foto refleja muy bien la sociedad rusa actual: pese a que estes envuelto en una marea constante de gente, realmente, estás solo.

Álvaro Imbert Paradinas
Periodista a veces, fotoreportero siempre. Amante del mundo. La curiosidad y la observación me empujan a seguir fotografiando.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*