Inici / Cultura / This War Of Mine: los videojuegos también son cultura

This War Of Mine: los videojuegos también son cultura

Un artículo de opinión de Marc Álvarez

Cuando creemos que lo hemos visto todo, algo nuevo aparece y rompe nuestros infames esquemas preestablecidos. Esa es la magia de las ideas, que pueden ser infinitas. Me estoy refiriendo al videojuego independiente para PC, Mac y Linux This War Of Mine, desarrollado por 11 bit studios y distribuido por Deep Silver. Y aunque podríamos considerarlo bélico, éste parte de una premisa totalmente inexplorada en los juegos de guerra: la perspectiva de la población civil.

Estamos demasiado malacostumbrados a ser guías de personajes fuertes, emocionalmente preparados para matar a sangre fría, extremadamente habilidosos y increíblemente armados. Pero nunca hemos controlado a los que más sufren en este tipo de conflictos, el pueblo llano. Al que le cambia inesperadamente la vida y tiene que luchar como nunca lo ha hecho, sólo para sobrevivir.

“En la guerra moderna morirás como un perro sin ningún motivo”. Con esta brillante cita del escritor Ernest Hemingway da comienzo la desventura. Nos situamos en una guerra desconocida, como tantas ha habido a lo largo de la historia. Naciones Unidas promete refuerzos que nunca llegaran, por lo que nos tenemos que buscar la vida. Sin una trama fija, debemos controlar a tres personajes al azar, cada uno con una útil habilidad: correr muy rápido, saber cocinar decentemente y ser bueno buscando entre escombros. De esta manera, la historia fluye en la dirección de tus decisiones. El único objetivo, sobrevivir. Cuando mueren los tres –asesinato, enfermedad, hambre…- finaliza la partida y podemos iniciar una nueva, con diferentes personajes, sucesos y escenarios.

Aunque presenta pocas escenas de acción y sus gráficos no son sorprendentes, estamos ante un título entretenido y con un acabado artístico impresionante. Se le suma el hecho de poseer una banda sonora melódica muy bien escogida para transmitir sequedad y envolverte en la experiencia, siendo el único sonido del juego.

Y aunque lo parezca, este escrito no es un análisis, sino una reflexión. La industria del videojuego tiene una salud estupenda, y en muchos países ya está considerada cultura. Pero no nos engañemos, muchos de sus productos están vacios. No de entretenimiento, ni de guionaje, ni de calidad gráfica o sonora, sino de mensaje. Aprovechando esta consideración social/artística se deberían elaborar más títulos que nos hicieran pensar, crecer como personas y abrirnos los ojos a realidades presentes muchas veces esquivadas por nosotros mismos.

This War Of Mine es el ejemplo perfecto de que nos podemos alejar de la fórmula tradicional y crear algo diferente, en forma de denuncia, y que nos entretenga. No intento desvirtuar en ningún momento a grandes franquicias como Call Of Duty o Battlefield, por poner dos ejemplos actuales. Simplemente creo firmemente en el gran y desconocido poder que tiene la cultura, sea cual sea su forma de expresión. Que en nuestro país se intente mermar su importancia con acciones como la subida del IVA del 8 al 21% hace ya dos años demuestra el miedo que se le tiene como forma plural de expresión.

Y es que sin ella somos sólo cenizas a la merced del encabronado viento de la más triste ignorancia.

Marc Álvarez Ramilo
Estudiant de periodisme a la UAB. Quasi melòman, inestable lector, amant del setè art i ferm creient en el gran i desaprofitat poder de la cultura. Escriptor amateur amb massa coses per aprendre.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*