Inici / Cultura / ¿Tienen que estar desnudas las mujeres para entrar en el museo?

¿Tienen que estar desnudas las mujeres para entrar en el museo?

Un artículo de Valle Angeles Pagès

Hace apenas veinticinco años, un grupo de artistas feministas denunció la discriminación de las mujeres en el mundo del arte. Las Guerrilla Girls colocaron un llamativo cartel en la puerta del Metropolitan Museum de Nueva York. En él se observaba la silueta desnuda de una mujer, imitando la Gran Odalisca de Ingres. En este caso, el rostro de la modelo había sido sustituido por la cabeza de un gorila. Al cartel le acompañaba la frase Do women have to be naked to get into the Met. Museum? Less than 5% of the artists in the Modern Art sections are women, but 85% of the nudes are female (¿Tienen que estar desnudas las mujeres para entrar en el Met Museum? Menos del 5% de los artistas de la sección de Arte Moderno son mujeres, pero el 85% de los desnudos son femeninos).

El colectivo denunciaba así la desigualdad de género existente en el ámbito cultural de la época, como el austero machismo característico de la historia del arte en general. Hay que decir que, desde 1895 – año en el que se instituyeron los premios Nobel por primera vez – hasta 2011, sólo han sido laureadas 44 mujeres, a diferencia de los 786 premios que han sido otorgados a hombres. Entre los hombres galardonados se han destapado, pasados unos años, casos de robo y adquisición de los estudios realizados por mujeres (en 1944 Otto Hahn, por el descubrimiento de la fisión nuclear, propiedad de Lise Mitner. O en 1962 Watson, Crick y Wilkins, por los fundamentos de la estructura molecular del ADN formulados por Rosalind Franklin, entre otros).

La situación no ha cambiado en absoluto. Colectivos más modernos siguen luchando y reivindicando el papel de la mujer en el mundo de las artes. Según las estadísticas oficiales de la Asociación de Mujeres en las Artes Visuales Contemporáneas (MAV), entre 2006 y 2010 las mujeres representaban el 65% de los graduados en la carrera de Bellas Artes y el 74% de la de Historia del Arte. Sin embargo, en el ARCOmadrid (feria de Arte Moderno donde asisten más de 250 artistas para el intercambio de proyectos y la presentación de galerías) sólo el 4,4% de los profesionales que participaron en 2013 eran mujeres españolas. Además, en 2012 las artistas con galerías propias representaban únicamente un 15%.

La desigualdad de género en este ámbito no sólo afecta a la mujer en términos sociales. El artículo 26 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, reconoce que “las autoridades públicas, en el ámbito de sus competencias, velarán por hacer efectivo el principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en todo lo concerniente a la creación y producción artística e intelectual y a la difusión de la misma”.

 Los fundamentos planteados en dicha ley, sin embargo, no han sido implantados por galerías o museos de forma generalizada. Como cuenta Yolanda Beteta Martín, “las mujeres que acuden a estos espacios artísticos como espectadoras o como artistas encuentran numerosas dificultades para reconocerse a sí mismas en la memoria histórica y son testigos de la prevalencia de unos roles de género que sistemáticamente las excluye de la cultura”.

 Aunque el panorama es desolador, en la actualidad son numerosas las iniciativas que se llevan a cabo para fomentar la importancia de la mujer. Este mes de marzo, el MAV presenta por segundo año consecutivo el Festival Miradas de Mujeres. Se trata de un certamen que se celebra simultáneamente en toda España y pretende aportar el reconocimiento al trabajo de las mujeres artistas y difundir el papel de la mujer en este ámbito.

 El festival impulsa proyectos para reivindicar la visibilidad y el reconocimiento de las mujeres artistas. Es evidente que estas iniciativas son un paso más para la igualdad de género y sirven para que las mujeres sean reconocidas en el mundo cultural. Pero, ¿deberían ser necesarias para evidenciar y aludir el talento femenino? Cuando las propias galerías y museos no implantan y difunden la autoría femenina y siguen atados a unos estereotipos sexistas, resulta complicado que estas mujeres puedan hacerse un hueco en un mundo en el que, parece ser, luchan a contracorriente.

www.guerrillagirls.com

Redacció

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*