Inici / Esports / Valencia Basket, el invicto olvidado
Los jugadores de Valencia Basket celebran una de sus victorias. En este caso, la conseguida en la pista de Bilbao Basket (104-111). Autor foto: Europa Press

Valencia Basket, el invicto olvidado

Un artículo de Jaume Palomar

No se habla de otra cosa en el mundo del baloncesto. Todos los ojos están puestos en el increíble arranque de temporada de los Golden State Warriors, “el equipo invencible”. La franquicia de San Francisco, liderada por Stephen Curry, ya acumula un balance de 23-0. Desde hace semanas, es el único equipo sin derrotas de toda la competición. Pero, ¿es el único equipo invicto del mundo del baloncesto profesional en la temporada 2015-2016?

No se habla de él, a penas se le menciona en los medios de comunicación deportivos, que básicamente se fijan en lo que hacen Barça y Real Madrid. La repercusión de lo que está consiguiendo es muy inferior a la que tienen los Warriors, pero es el único equipo de Europa (de las grandes ligas) que le está discutiendo la imbatibilidad. Y lo tenemos aquí, compitiendo en la Liga ACB. De hecho es el líder, tanto en la competición doméstica como en su grupo de la Eurocup.

Se trata de Valencia Basket, que ya suma 18 victorias y 0 derrotas entre las dos competiciones en el arranque de esta temporada. Ayer consiguió su triunfo número 18 ante Umana Reyer Venecia por 58-62, en la Eurocup, y se acerca al mejor arranque de la historia del club valenciano, que llegó a las 20 victorias sin ninguna derrota en el inicio de la temporada 1999-2000. La de ayer no fue la victoria más bonita del equipo valenciano en esta temporada, teniendo en cuenta que acostumbra estar por encima de los 80 puntos, pero le sirve para seguir sumando. En la Eurocup, su balance ya es de 9-0 y, desde la jornada anterior, está clasificado para la siguiente fase como 1º de grupo de forma matemática.

En la Liga ACB, la competencia es todavía mayor por el fuerte potencial económico de los dos grandes clubs que la acostumbran a dominar. El presupuesto total de Valencia Basket (14 millones de euros) no llega ni a la mitad que el del Real Madrid (29 millones) y su presupuesto salarial (7 millones) es tres veces menor al de la plantilla blanca (22,6 millones). En comparación con el Barça (24 millones de presupuesto total), más de lo mismo. Aún así, el Valencia está plantando cara a los dos grandes y está por encima de ellos en la clasificación de la liga regular, ambos con un balance de 8-1 mientras los valencianos mantienen el 9-0. De hecho, ya derrotó al Real Madrid en su cancha en la primera jornada por 82-88. Para medirse al Barça tendrá que esperar al 24 de enero, en la 17ª jornada.

Gran parte del mérito de Valencia Basket se debe a la llegada de su nuevo entrenador, Pedro Martínez, incorporado al equipo taronja esta temporada. Después de la etapa Perasovic, con buenas campañas como la 2013-2014, el experimentado técnico catalán ha cogido el relevo de este equipo y ha mejorado todavía más su rendimiento. Uno de los tendones de Aquiles del Valencia anterior era su corta plantilla, que muchas veces tenía que frecuentar rotaciones de tan solo 7 o 8 jugadores en los partidos. La plantilla de este año es mucho más larga y equilibrada, con 13 componentes.

Además, Valencia Basket se ha sabido recomponer y reinventar ante la sensibles baja de Justin Doellman, su jugador franquicia en 2014, y la de Pau Ribas, su jugador referencia en 2015, ambos traspasados al Barça. Pedro Martínez ha sabido construir un equipo a su alrededor capaz de competir contra cualquiera, además de ofrecer un juego alegre y atractivo para el espectador. Con una media en ACB de 86,2 puntos, sus partidos no son precisamente aburridos.

Valencia Basket lleva un balance de 18-0 desde el incio de la temporada. Autor foto: A. Arrizabalaga - ACB Photo

Valencia Basket lleva un balance de 18-0 desde el incio de la temporada.
Autor foto: A. Arrizabalaga – ACB Photo

El juego coral es otra de sus señas de identidad, con el que todos los jugadores de la plantilla son importantes. Esto último parece un tópico, pero en el caso del Valencia de esta temporada no lo es. Una de las grandes claves del éxito del equipo del Turia es el gran estado de forma de todos sus jugadores y no es precisamente una plantilla corta. Salga quien salga a la pista, cada uno de los jugadores es capaz de coger la responsabilidad y tirar del carro en momentos determinados, incluso los que tienen un papel más secundario. Es el caso, por ejemplo, de Jordi Trias que, con 35 años fichó como tercer pívot del equipo y juega entre 5 y 10 minutos por partido. Pero ayer mismo, ante el Venecia, no necesitó más para meter 8 puntos y coger 4 rebotes, además del trabajo que no se refleja en las estadísticas. Y ya lleva unos cuantos partidos cuajando buenas actuaciones.

Todavía es más meritorio el caso de Jon Stefansson. El escolta de 33 años llegó al club valenciano como temporero para suplir la baja de Antoine Diot. Con el jugador francés ya recuperado de su lesión, el contrato de Stefansson finalizaba el 17 de diciembre, pero el rendimiento del islandés ha sido tan bueno que el club ha decidido renovarle hasta final de temporada, noticia que se ha hecho oficial esta misma mañana.

Además, el técnico Pedro Martínez también ha conseguido recuperar la mejor versión del también veterano Rafa Martínez (33 años), capitán del equipo. El escolta de Santpedor había perdido protagonismo en los últimos dos años pero ahora está viviendo una segunda juventud, jugando 26 minutos por partido en ACB y anotando 12,7 puntos de media. Para completar la numerosa representación catalana en el equipo taronja, el base Guillem Vives ha acabado de explotar como crack este curso. Y es que con tan solo 22 años ya es uno de los pilares fundamentales del conjunto de Valencia.

No obstante, por muy coral que sea el juego cada equipo tiene su jugador determinante, y en el caso de Valencia Basket este es Justin Hamilton, la gran apuesta del club taronja. El pívot estadounidense de 25 años llegó este verano proveniente de la NBA, donde tenía un rol más bien secundario en los diferentes equipos con los que jugó. En tan solo 2 meses Hamilton se ha convertido en el jugador clave de los esquemas de Pedro Martínez. Es el tercer máximo anotador de la liga ACB con una media de 16 puntos y destaca por su polivalencia, ya que para ser un pívot de 2,13, sabe correr en rápidas transiciones, es hábil y es un sorprendente especialista desde el perímetro. A día de hoy es el mejor desde la línea de 3 en la Liga ACB, con un porcentaje de acierto del 60%. Rafa Martínez (54,6%) tampoco se queda corto.

De hecho, el triple es una de las mejores armas ofensivas de Valencia Basket, y no es solo una virtud de Justin Hamilton o de Rafa Martínez. Excluyendo a Jordi Trias (quinto pívot), los demás 12 componentes de la plantilla son jugadores con buen tiro exterior, incluso el también pívot Bojan Dubljevic y los dos ala-pívots John Shurna y Luke Sikma, capaces de jugarse un triple en cualquier circunstancia. En ACB, el porcentaje de acierto de 3 del equipo valenciano, 40,3%, no se queda tan lejos del 43,8% de los Golden State, el equipo invicto del que todo el mundo habla.

Evidentemente, sería injusto entrar en comparaciones entre Valencia Basket y Golden State Warriors, el mejor equipo del mundo actualmente. Pero sí que es justo destacar también el gran mérito del equipo taronja que, de momento, no está teniendo el reconocimiento que merece aunque se lo esté ganando en la pista con este arranque de temporada perfecto.

Estudiant de periodisme. Normalment escric sobre esports, però també em fascina la història i la política, sobretot la més propera.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*