Inici / Les Columnes / Ya no saben ni criminalizar

Ya no saben ni criminalizar

Una columna de Iris Rodríguez

No es algo nuevo que los medios de comunicación, en su constante pretensión de informar a la ciudadanía según los criterios que el partido o empresario X diga, nos hacen un flaco favor a la hora de crear su Agenda Setting. Algunos, con una visión más crítica, ven cómo nos intentan tomar el pelo, haciendo oídos sordos y ojos ciegos a la realidad ciudadana y catalogando de noticia una sarta de sensacionalismos y banalidades.

El problema no se ciñe a que los propios medios nos desinformen sino a que cuando informen de realidades sociales y de la movilización ciudadana lo hagan manipulando. Esta táctica viene de la mano del a-b-c de nuestros dirigentes políticos. No es nada nuevo que los representantes políticos del gobierno se posicionen en contra de toda manifestación o movilización ciudadana sea de la índole que sea a excepción de las de sus amigos pro-vida. Y no es nada nuevo que su posicionamiento sea una criminalización de todo acto o reivindicación que esté al margen de sus intereses. Para ello no dudan en utilizar el término terrorista o neonazi tan a la ligera, que a veces incluso asusta.

El problema es que es una práctica tan usual que nos hemos acostumbrado y empieza a perder facultades. Puestos a criminalizar, hacedlo bien. Ese cuento debería aplicárselo cada miembro del gobierno del Partido Popular. Especial atención a la delegada del gobierno de Madrid, Cristina Cifuentes, o al presidente de la comunidad Ignacio Gonzalez. Pongamos en situación: la masiva y pacífica manifestación del sábado 22 de marzo por las calles de la capital acabó con unas cargas policiales desmesuradas, detenidos y con ello una gran polémica. Los medios de comunicación se han hecho eco de la gran movilización de gentes de todo el Estado reclamando sus derechos: error. Los medios de comunicación se han dedicado a una criminalización constante y reiterada de unas marchas que transcurrieron en total tranquilidad, hasta que los agentes de la UIP decidieron tomar protagonismo. Los medios se limitan a transmitir lo que personas como Cifuentes osan decir en público “los manifestantes intentaban matar policías”. Intentaban matar miembros del cuerpo de seguridad del estado con muletas con estiletes camuflados, que miren por dónde, resultaron no ser requisados en dicha manifestación.

Por si fuera poca la manipulación y la tomadura de pelo, que vayan a saber cuántas veces nos han colado ya, las últimas novedades de los detenidos por las Marchas de la Dignidad es que eran alrededor de 200 simpatizantes de Resistencia Galega. Una banda terrorista cuya existencia es más que dudosa, de la que algunos diarios afirmaban no hace mucho tener 15 miembros en activo y bajo la que se intenta englobar a todo independentista y socialista gallego.

Pensemos realmente qué credibilidad pueden tener unos medios y un gobierno que ensucia y camufla la realidad social que por desgracia vive este país bajo argumentos criminalizadores de patio de colegio.

Fuente: taringa.net

Iris Rodríguez
Galega emigrada. Estudio periodismo en la UAB y Ciencias Políticas en la UNED. Intento escribir sobre cultura política, movimientos sociales y especialmente sobre feminismos.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*