Inici / Política / Món / Yo, Pantera Negra
Panteras Negras Fuente: Kaosenlared.net
Panteras Negras Fuente: Kaosenlared.net

Yo, Pantera Negra

Un reportaje de Cristina Barrial
El Partido Panteras Negras nació en octubre de 1966 fruto de la violencia y en plena efervescencia de los movimientos sociales de los ’60 en Estados Unidos.  El auge del Black Power y el cuestionamiento de la “no violencia” como método de consecución de sus objetivos se enmarcan en el contexto de la aparición de esta organización política. Tras el asesinato de Martin Luther King y Malcolm X, Oakland, la ciudad estadounidense con más desigualdad entre negros y blancos, fue el lugar que vio nacer a las Panteras Negras, que rápidamente se expandirían por el resto de estados. Sin embargo, la fuerza bruta de la que parecían poder presumir se fue evaporizando, pudiendo ser adjetivada su historia como “efímera”, no así su legado.

Los precedentes al Partido de las Panteras Negras

El nacimiento del Partido Panteras Negras tiene tras de sí el legado de la lucha de la población negra por la consecución de los derechos civiles, una lucha que se extendió del año 1955 al 1968. Enmarcada en el ámbito político, social y legal, su objetivo era conseguir que los afroamericanos gozasen del pleno derecho que la segregación racial les impedía.  La segregación era común en Estado Unidos tras la llamada Reconstrucción, un proceso que tuvo lugar entre 1865 y 1877 y que abordó la reintegración de los estados sureños secesionistas, donde habían sido muy comunes las plantaciones de esclavos, tras la Guerra Civil.

Hasta mediados del siglo XX, la población negra estadounidense tenía sus propios espacios públicos y tenía prohibido el acceso a los propios de la población blanca, además de sufrir una restricción en el voto –sobre todo en los estados del sur-, a pesar de que la decimocuarta enmienda de la constitución estadounidense (1868) garantizaba los derechos civiles de los negros y su igualdad con la población blanca ante la ley.

Para canalizar la protesta contra la segregación racial fueron creadas organizaciones nacionales como la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), cuyos objetivos pasaban por recaudar fondos para sufragar los pleitos a los que se enfrentaban en sus acciones de desobediencia civil y despertar la conciencia sobre la injusticia de la segregación. Comenzaron a ser frecuentes las acciones simbólicas como las marchas de protesta –siendo la más famosa la Marcha sobre Washington en la que fue pronunciado el discurso I have a dream de Martin Luther King-, los boicots –como el iniciado por Rosa Parks al negarse a ceder su asiento a un hombre blanco en el estado de Alabama. También se llevaron a cabo sentadas donde afroamericanos ocupaban asientos de bares y restaurantes sin consumir nada y se negaban a acatar las leyes de segregación, conocidas como ‘Jim Crow Laws’, en recuerdo a un personaje de humor de los años 30 del siglo XIX,  un esclavo negro que representaba todos los estereotipos negativos de los afroamericanos.

Nacimiento y fundamento del partido

El Partido de las Panteras Negras fue fundado en Oakland (California), en octubre de 1966, tras el asesinato de Malcolm X, por dos jóvenes nacionalistas negros, Huey P.Newton y Bobby Seale, de veinticinco y treinta años respectivamente. El asesinato de Malcolm X fue la gota que colmó el vaso para la creación de este movimiento; Seale llegaba a afirmar que “si no hubieran matado a Malcolm X, probablemente el Partido de las Panteras no se habría desarrollado”.

Las condiciones objetivas del surgimiento del partido, además del asesinato de Malcolm X, fueron las desigualdades vividas en Oakland (California), el lugar con mayor tasa de mortalidad infantil negra de EEUU y la mayor tasa de desempleo, lo que la convertía en el caldo de cultivo perfecto para el nacimiento de la organización. El origen del nombre pantera negra está en un panfleto que sus fundadores vieron de la Organización para la Liberación Democrática de los Humildes del Condado de Lowndes.

La naturaleza de la pantera que, si está acorralada hacia la izquierda y hacia la derecha, ella tiende a atacar al agresor que la empujó a la esquina: esta era la metáfora que se usaría entre negros y racistas para justificar la violencia como autodefensa, distanciándose de las prédicas de Martin Luther King. “La pantera negra es un animal hermoso, audaz, que representa la fuerza y la dignidad que hoy requiere el negro. Un hombre necesita a su lado una pantera negra cuando él y su familia deben soportar – como lo han soportado cientos en Alabama- la pérdida del trabajo, el lanzamiento de domicilio, el hambre y a veces,  la muerte, por su actitud política.”

Orgánicamente el partido tenía una composición híbrida. Está encabezado por un Comité Central, un término muy común en los partidos comunistas, pero el número uno de los Panteras era el Ministro de Defensa Huey P. Newton, siguiendo la idea de que la dirección máxima ha de residir en el comandante militar, que simultáneamente desempeñaba el papel de Jefe Político. Esta necesidad formaba parte de la tesis que desarrolló Régis Debray en su libro “La revolución en la revolución”.

El Partido de las Panteras Negras, bebiendo de uno de sus máximos inspiradores, Franz Fanon, se proclama como partido del lumpenproletariado, reconociendo la capacidad de este de accionar como sujeto revolucionario:

“El lumpenproletariado, una vez constituido, encamina todas sus fuerzas a poner en peligro la “seguridad” de la ciudad, y es el símbolo de la decadencia irrevocable, la gangrena siempre presente en el corazón de la dominación colonial. Así, los proxenetas, los vándalos, los desempleados y los criminales menores […] se vuelvan a la lucha como resueltos luchadores. Estos desocupados desclasados van a descubrir mediante la acción militante y decisiva el camino que conduce a la constitución de una nación […]. Las prostitutas también, y las sirvientas a las que se les paga dos libras al mes, todos aquellos que giran en círculos entre el suicidio y la lucra van a recuperar su equilibrio, seguirán adelante y marcharán con orgullo en la gran procesión de la nación que ha despertado […]El lumpen proletariado constituye una de las fuerzas más espontánea y radicalmente más revolucionarias de un pueblo colonizado. […]La constitución de un lumpenproletariado es un fenómeno que obedece a una lógica propia y ni la actividad desbordante de los misioneros, ni las órdenes del poder central pueden impedir su desarrollo. Ese lumpenproletariado, como una jauría de ratas, a pesar de las patadas, de las pedradas, sigue royendo las raíces del árbol.” (9)

De esta concepción de necesidad de organización del lumpenproletariado surge la lucha del Partido de las Panteras Negras a favor de la erradicación de las drogas en los barrios afroamericanos, entendidas como instrumento desmovilizador y obstáculo al desarrollo de la conciencia de clase.

La ideología del partido se articulaba en un programa de 8 puntos. En estos puntos se realizaba una declaración de principios en torno a los cuales se trataría de organizar a la comunidad negra:

1. Queremos libertad. Queremos el poder para determinar el destino de nuestras comunidades negras oprimidas.

2. Queremos pleno empleo para nuestra gente. Creemos que el gobierno federal es responsable y tiene la obligación de dar empleo a cada persona o un ingreso garantizado.

3. Queremos el fin del robo a nuestras comunidades negras oprimidas por parte de los capitalistas.

4. Queremos viviendas decentes, dignas de resguardar a seres humanos.

5. Queremos educación decente para nuestra gente, que exponga la verdadera naturaleza decadente de esta sociedad norteamericana decadente.

6. Queremos el cuidado de salud completamente gratis para todos los negros y oprimidos. Queremos el fin inmediato de la brutalidad policial y el asesinato de negros, otra gente de color y de todos los oprimidos al interior de los EEUU.

7. Queremos el fin inmediato de las guerras de agresión. Queremos la libertad para todos los negros y personas oprimidas actualmente retenidas en prisiones federales norteamericanas, estatales, de condado o militares.

8.Queremos tierra, pan, vivienda, educación, vestimenta, justicia y el control de las tecnologías modernas por parte de las comunidades de personas.

 

El Partido de las Panteras Negras pretendía una transformación total del sistema económico y político: se creía verdaderamente que nunca se iba a conseguir una igualdad real entre la población negra y la población blanca del país sin destruir el propio país. Sin destruir el sistema político actual y sin destruir el presente sistema económico, sin reescribir por completo la constitución. Sería la destrucción completa de todo lo que en teoría América apoya antes de que un hombre blanco de ese país reconociera a un hombre negro como alguien de su mismo nivel.

El objetivo principal del partido era la búsqueda de la justicia, entendida esta no como “el mejor equilibrio de los intereses entre los individuos o la reparación de los perjuicios que hacen unos a otros, sino como la elección de la medida misma según la cual cada parte sólo toma lo que le corresponde”. Nos encontramos con que la población afroamericana en EEUU era los “sin parte” de los que hablaba Jacques Rancière, aquello a quienes perjudicaba la “falsa cuenta”. A pesar de vivir en el país que más impugnaba la libertad, los negros se consideraban a sí mismos como esclavos modernos. Afirmaba Malcolm X que

“Cuando vosotros habláis de estructura de poder, se que queréis decir estructura de poder de la raza blanca, porque eso es todo lo que hay en América. La estructura de poder de la raza blanca está igual de interesada en mantener la esclavitud que la estructura de poder de la raza blanca de hace cien años.  Pero ahora se utilizan métodos modernos para hacerlo .”

El Partido de las Panteras Negras defendía desde la base la negritud, termino cuñado por Aimé Cesaire, entendida esta como “un proceso de desalienación, como una esencia, como un modo de ser negro, un estilo estético, como una toma de conciencia o una rebelión, la negritud grosso modo es un movimiento intelectual de rehabilitación, autoafirmación y reivindicación de las culturas negroafricanas y negroamericanas”.

La negritud había sido la inspiradora del Black Power, un eslogan político asociado a los movimientos de afroamericanos en Estados Unidos, cuyos objetivos pasaban por una defensa contra la opresión racial y el establecimiento de instituciones políticas y sistemas económicos separados. En palabras de Stokeley Carmichael, el Black Power

“Significa la creación de bases del poder desde las cuales los negros puedan trabajar en la transformación de los esquemas estatales o nacionales de opresión a través de las presiones de la fuerza, que sustituyen a los alegatos de la flaqueza. Políticamente, el poder negro significa (…) la agrupación de los negros para elegir representantes y obligar a estos representantes a convertirse en voceros de sus necesidades. No quiere decir tan solo situar rostros negros en las legislaturas. No se debe esperar en forma automática que un hombre o una mujer, por el hecho de ser negros y de los barrios bajos, expresen las necesidades de su colectividad. La mayoría de los políticos negros que hoy actúan en el país no representan lo que SNCC entiende por poder negro. El poder debe corresponder y emanar de una comunidad (15).

Aquí entra en juego el término comunidad tan importante en la política del Partido de las Panteras Negras. Al contrario que muchas campañas políticas a favor de los derechos civiles arraigadas en el sur de EE.UU, basadas en la búsqueda de la integración de la población negra en la sociedad americana, las ideas de Malcolm X y del Partido de las Panteras Negras estaban dirigidas a conseguir un control efectivo sobre sus propias comunidades. Kathleen Cleaver, activista del Partido, afirmaba que “la clave no era mostrar lo que el gobierno no estaba haciendo, era mostrar como la comunidad se volvía poderosa y podía hacerlo por ella misma y como se podía organizar”

Los programas emprendidos por los Panteras fueron generosos y la lucha en contra de las drogas es particularmente significativa, pues veían a las drogas como un elemento de dominación racial y por ello había que abolirlas En 1969, las distintas agrupaciones locales de las Panteras Negras ponían en marcha los “programas de supervivencia”, una iniciativa para proveer a los barrios negros de los servicios sociales que les negaba el Estado. El más famoso de estos programas fue el Breakfast for Children: los activistas daban desayunos gratis a los niños antes de que acudieran al colegio. También hubo programas médicos y dentales, programas de transporte para visitar a familiares presos y programas de atención a ancianos.

En esta labor comunitaria entra el término “territorialidad”, una estrategia desarrollada por un individuo o grupo con el objetivo de afectar, influir o controlar las personas y las relaciones, al delimitar y reafirmar el control sobre un área geográfica determinada. Estos programas de supervivencia formaban parte de una acción política territorial que trataba de ejercer un tipo de control sobre un área geográfica: los barrios de Oakland, que después comenzaría a expandirse. En sus  tres primeros años de existencia habían fundado ya alrededor de 30 organizaciones locales y se calcula que podrían haber llegado a tener unos 5.000 militantes.

El Partido de las Panteras Negras partía de un rotundo rechazo a la idea mitológica del retorno a Africa, materia común del nacionalismo negro norteamericano, y a lo ellos llaman “nacionalismo cultural” de forma despectiva. Abogaban por la liberación de y en el territorio de los Estados Unidos. Aunque en su programa de 10 puntos se defendía el derecho a la autodeterminación y a la creación de Estados negros independientes a los EE.UU, en agosto de 1969, el líder máximo de los Panteras Negras, Newton, se refiere a la población negra de Norteamérica como una “minoría nacional” e, indiferenciadamente, como una “minoría étnica”, planteando lo inviable de una Norteamérica negra segregada,vecina de un resto de Estados Unidos capitalista e imperialista.

Así pues, se afirma que debe haber un revolución en el país, dirigida también por blancos, acompañada de una liberación negra. Se aceptaba que no se podía triunfar solo en la colonia, porque sería “cortar un dedo de una mano”, y esta seguiría funcionando.. La revolución nacionalista negra había de formar parte de una revolución blanca más amplia. Newton afirma que “estaban fundamentalmente interesados en una cosa, en liberar a todo el pueblo de todas las formas de esclavitud, con el fin de que cada hombre sea su propio dueño. Todos los miembros de la clase trabajadora deben apoderarse de los medios de producción. Aquí, naturalmente, se incluye al pueblo negro”.

En esta línea, en julio de 1969 se patrocina una Conferencia Nacional en Pro de un Frente Unido contra el Fascismo en Oakland, en el que se crearon comités locales para combatir el fascismo. Alrededor de un 90% de los asistentes a esta conferencia eran blancos. Chairman Seale, uno de los participantes más activos del partido, defendió la creación de un Frente de Liberación Norteamericano integrado por todos los pueblos de EE.UU, hacia la construcción de un partido nuevo, un Partido de los Trabajadores. Esta influyó en la dimisión de Stokely Carmichael, quien acusó al partido de contribuir a la sumisión de los negros a los blancos por su alianza con radicales blancos.

El fin de lo efímero

El ocaso del Partido de las Panteras Negras está relacionado con lo que Tarrow llama amenazas políticas. El autor hacer una distinción entre la supresión y la represión, ambas por parte del Estado. La supresión es la prevención de la disidencia mediante un control social u otras medidas destinadas no solo a penalizar la movilización, sino a impedir que aparezca. Según Gamson, “la supresión es un destino más probable para los movimientos que exigen cambios fundamentales y amenazan a las élites que para aquellos que solo demandan mejoras”. Aplicado a las Panteras Negras, es de resaltar la criminalización del colectivo por parte del Estado. En 1969, el entonces director del FBI, John Edgar Hoover, estableció que las Panteras Negras y otros grupos subversivos constituían la mayor amenaza para Estados Unidos y también declaró que había que acabar por todos los medios con el programa comunista de desayunos para los niños.

La represión del Estado se basa en la coerción física, y estuvo muy presente durante la vida del partido. En agosto de 1967,J. Edgar Hoover utiliza el llamado programa de contrainteligencia COINTELPRO, que había sido creado diez años antes, con el objetivo de demoler organizaciones contrarias al sistema y que a lo largo de su existencia se empleó contra grupos diversas agrupaciones (como por ejemplo, el Partido Comunista). Sus procedimientos se basaban en la infiltración de agentes, la promoción de enfrentamientos, sobornos y corrupción a dirigentes, además de generar la división interna, y emitir información falsa para distorsionar la imagen del grupo y de sus militantes.

En 1969 Bunchy Carter y John Huggins, jefes de la organización en Los Ángeles, fueron asesinados por el grupo Inited Slaves. Se desencadena una persecución generalizada contra los Panteras Negras en prácticamente todas las ciudades donde tenían presencia. Sus oficinas y locales fueron registradas por agentes del FBI y se detuvo a muchos militantes, algunos de los cuales murieron al resistir. El FBI acusó formalmente a 21 de los detenidos. Tras dos años de cárcel en espera de juicio, todos ellos fueron absueltos y puestos en libertad sin cargos.

A partir de 1970 el Partido de las Panteras Negras comenzó a dividirse en facciones que se enfrentaron entre sí, frenando la actividad de la organización. Ni pan, ni vivienda, educación, vestimenta. Tampoco justicia. Solo un rostro negro dirigiendo el país, un rostro de esos que, como dijo Stokeley Carmichael, por el hecho de ser negro no representa los intereses de su colectividad. La estructura de poder sigue intacta.

Cristina Barrial Berbén
Asturiana en Argentina. Entre disparar y escribir elegí lo segundo: no entiendo el periodismo si no es militante. Sur y Este como puntos cardinales.

Un comentari

  1. Andrés Chávez

    Malcolm X fue asesinado por miembros de la Nación del Islam, es decir, por negros. No por blancos como parece suponerse a menudo y también en este artículo.

    Farrakhan dijo que “Alá castigará a Malcolm con la muerte” supiestamente por haber traicionado a Elijah Muhammad. Luego los negros le dispararon y lo asesinaron.

Deixa un comentari

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *

*